Temas Especiales

16 de Jan de 2021

Cultura

Dromómanos: periodismo de ruta

Salir de las redacciones hacia 8 países, 55 mil kilómetros y cientos de personas inolvidables

Descubrir América Latina, los colores de sus pueblos, las tradiciones y contradicciones de un continente que aún no se termina de contar es la tarea de miles de periodistas que apuestan a la crónica, como herramienta.

Por esto existen profesionales de la escritura que deciden tirarse al ruedo de lo desconocido y contar lo que hace la gente, no solo lo que dice. Esa es la historia de Dromómanos.

Del griego dromos, que significa carrera, Dromómanos es una productora de proyectos periodísticos, una experiencia de periodismo ambulante que nació en México DF en 2011.

Son tres en el equipo. Pablo Ferri, Alejandra Sánchez y José Luis Pardo. Ellos se conocieron cursando la maestría de periodismo del diario El País de España en 2009.

A principios de 2011 Alejandra, mexicana, José y Pablo, españoles, viajaron a México y empezaron a trabajar. ‘En diciembre compramos un coche, un pequeño vw de 2003 y salimos hacia el sur del continente’, contó Pablo.

AHORA O NUNCA

Así comenzó la ruta que se extendió a 18 países y con un tema en común que une dolorosamente a nuestra América: el narcotráfico. Ese era el hilo conductor del andar de Dromómanos.

‘Fuimos planificando sobre la marcha. Salimos de México DF un 20 de diciembre de 2011 y erramos en la ruta, ¡el primer día erramos en la ruta! Íbamos a Oaxaca y confundimos la carretera, por lo que tardamos el doble en llegar’, aseguró José.

Y agregaron que algunas veces planeaban mejor las cosas, a veces peor, ya que trabajar, viajar y convivir es una tarea que exige un compromiso y un esfuerzo tremendo.

Su riesgo, que tomó unos 55 mil kilómetros dio sus frutos hace 2 meses cuando fueron premiados con el Ortega y Gasset, por la serie de reportajes ‘Narcotráfico en el corredor centroamericano’, publicada en el suplemento Domingo del diario mexicano ‘El Universal’.

‘Nos encontramos con Guatemala sacudida por la violencia de Los Zetas, con pandilleros que quieren ser narcotraficantes en El Salvador, con una Honduras anárquica y con pescadores nicaragüenses que se convierten en traficantes por casualidad. Hemos visto Colombia después de los grandes cárteles y a traficantes que usan uniforme militar en Venezuela. Nos hemos adentrado a los plantíos de coca en Perú, a los de marihuana en Paraguay y a las crackolandias brasileñas’, contaron los periodistas.

Un fragmento de esa aventura habla de Panamá y de su innegable flagelo, la droga que pasa y queda en nuestro país. Un periodismo arriesgado, pero necesario, así lo definen sus protagonistas a continuación.

PÁGINA 3D