27 de Feb de 2020

Cultura

Más que el ‘shot’ , limón y sal

Xuvia tiene como misión predicar la cultura tequilera; su correcta forma de beber el licor mexicano y sus diversas formas de maridaje

Ubicado en el Ocean Mall de Costa del Este se encuentra Xuvia, un lounge que llegó a Panamá para difundir la cultura tequilera. Nick Polit y su hijo Alex Polit son los encargados de esta responsabilidad. Aunque no son mexicanos, vivieron gran parte de su vida en la nación norteña, donde conocieron y aprendieron a amar muy bien el maravilloso mundo del tequila.

La bebida extraída de agave va más allá de un shot acompañado de limón y sal. En realidad el líquido es digno de ser saboreado por el paladar; así como el olfato tiene derecho a percibir sus diversas notas. Y qué mejor lugar para vivir ese ritual que en Xuvia, local que cuenta con 150 etiquetas de tequila, la colección más grande Centroamérica hasta el momento, según el Consejo Regulador de Tequila.

Desde los particulares sabores hasta la forma de sus botellas son parte de los factores que han motivado a los Polit a adoptar los variados tipos de tequila.

Es que al tratarse de un licor tan artesanal, esa virtud muchas veces se mantiene hasta en las curiosas botellas que lo resguarda. Algunas son trabajadas a mano y únicas, diseñadas por artistas mexicanos, quienes aplican diversas técnicas como la del vidrio soplado o aquellas que son decoradas a mano por reconocidos pintores.

Así como el vino, el tequila también también tiene reservas especiales, cuyas botellas son numeradas y hasta firmadas por los dueñas de las bodegas para que quede fe de la calidad y autenticidad del trago a beber. Xuvia, cuenta con varias con ese distintivo.

Los mezcales tienen su espacio en la vitrina de esta familia Polit. Y así debía ser, tomando en cuenta que don Nick es fanático del buen tequila y su hijo Alex de los mezcales, que están muy de moda.

Don Julio, Cazadores y Arette Gran Clase son algunas de las etiquetas que se pueden encontrar en Xuvia. Y en el Cazadores —por ejemplo— se puede degustar el blanco, el reposado, el añejo o el platino; lo que indica que tienen diversos maridajes.

En cuanto a los mezcales están los Danzante, Tinieblo y Zignum; igual que los tequilas, estos también se hallan en varias opciones, y los hay de tan buena calidad como cualquier otra bebida de alto nivel.

Con el amplio itinerario que han acumulado, los Polit también desean que las personas aprendan que esta bebida es un buen acompañante para buenos platos de comida. Para esto el lounge cuenta con una carta creada por el chef Simon Fowler. Como se trata de un profesional de la gastronomía de trayectoria internacional, cada cierto tiempo visita el local, mas sin abandonar su responsabilidad con el sabor de Xuvia.

Cabe aclarar que aunque se bebe tequila, el menú es internacional. Sí, hay algunos platillos mexicanos, pero bien se puede pedir comida peruana y hasta algo asiático, incluso francés.

Éste es un lugar para pasarla bien. Tiene música agradable, ambientes en interiores, la barra del bar y una fresca terraza. Para ir a tono con lo descrito las variedades de la carta fueron pensadas para compartir. Bien puede ir un grupo de amigos, cada quien pide una opción distinta y todos pueden comer del otro plato sin incomodar. Y por supuesto, preparan cocteles a base de tequila, entre ellos el Xuvia coctel.

Desde que se pone un pie dentro del local hay que olvidarse del shot, sí, hay que seguir pensando en tequila, pero ahora con la idea de verlo servido en una copa de tequila (diseñada para apreciar las características de la bebida), digna de un licor de alto nivel.