Temas Especiales

25 de Nov de 2020

Cultura

Bandas de guerra, pura mística

Son un fenómeno popular, cultural y musical de Panamá. Están conformadas por egresados de las escuelas oficiales del país

Se escucha el redoble del tambor y un niño de 10 años, que se mueve a ese ritmo, le dice a su padre: allí viene la banda Centenario, ¡que prity !

Aunque las bandas de música de las escuelas dan el 100% durante los desfiles patrios, son las bandas de guerra, mejor conocidas como bandas independientes, las que dan el toque sabroso durante las fiestas patrias por sus interpretaciones de canciones patrióticas, la salsa, el merengue y hasta el típico.

Son éstas las que todavía guardan la tradición de ‘las bandas de guerra’, que no son lo mismo que las bandas musicales.

Las bandas de guerra guardan las formas marciales o militares con redoblantes, platillos anunciando, no la llegada de un pelotón, pero sí la entrada al mes patrio con ‘las dianas’ de los bomberos a partir de las 12:01 p.m. del 3 de noviembre.

¿CÓMO NACIERON ESTOS FENÓMENOS MUSICALES?

Juan Polo de la banda ‘Centenario’ cuenta que siempre formó parte de la banda del Instituto Nacional y al graduarse en los años 70, se sintió perdido, ya que para él tocar el redoblante era más que un entretenimiento, era una instancia de creatividad. Con sus compañeros sacaba tonadas, ‘intentábamos sacar canciones y así pasábamos nuestras tardes de ocio, haciendo música’.

‘Fue así que en mi vida universitaria ingresé a la banda ‘El Hogar’, que fue pionera en cuanto a bandas independientes se refiere. Necesitaba seguir tocando, además desfilando, las fiestas patrias se viven en serio el fervor a tu tierra. Hoy tengo más de 40 años y sigo desfilando’, detalló Juan Polo.

LA DECANA DE LA INDEPENDENCIA

La historia de las bandas de guerra fuera de las instituciones escolares data de 1953 con la banda ‘El Hogar’ fundada por el profesor Armando Sánchez, grupo que tuvo que enfrentarse a muchas prohibiciones del Ministerio de Educación para poder desfilar, hasta los años 90, cuando se flexibilizaron las normas educativas.

Le siguió la banda independiente de Colón, también formada por exalumnos de los colegios que querían seguir haciendo música.

Después, nacieron decenas de independientes, como: Búho de oro, Centenario, Apocalipsis, Belisario Porras, Panamá para Cristo, San Miguel Arcángel, Súper banda de Colón, Mega banda, Veteranos de Chiriquí, Banda independiente de Aguadulce y Generación 2000.

En fin, según la Federación de Bandas Independientes de Panamá (FENABIP), existen 47 bandas independientes en todo el país.

Lo que más gusta de estos grupos musicales es su fuerza al tocar y la mezcla con tonadas alegres, como salsa y merengue, siendo así la fusión perfecta entre lo marcial y la cultura popular panameña, tal como lo describe el profesor Aki, vicedirector de la Banda independiente de Aguadulce, una experiencia musical que nace en 1996 y que hoy sigue presentándose en cada noviembre panameño.

‘La nuestra es una banda familiar, aquí llegan niños, adultos, hombres y mujeres. Por amor a los instrumentos. Nuestras actividades la solventamos de forma colectiva, con rifas, matanzas o patrocinios de alguna institución o empresa solidaria’, detalló el organizador de la banda aguadulceña.

‘Nuestra banda cuenta con 150 músicos profesionales, te imaginarás que los traslados y la ropa para marchar es un gasto importante, sumándole las practicas que comienzan desde marzo, todos los fines de semana. Realmente el que está en una banda independiente es por amor a la música y a su patria’, aseguró Aki.

No hay duda que éste es un fenómeno netamente panameño, el cual ha traspasado fronteras con sus formas musicales, muchas de las cuales viajan a Nueva York a presentarse en los desfiles que organiza la comunidad de panameños de esa ciudad.

Las bandas de guerra panameñas también influyeron en las costarricenses, quienes han creado las suyas con características parecidas.