Temas Especiales

06 de Apr de 2020

Cultura

Liberar el cabello de ideas duras

Una exposición de fotografía que expone la belleza negra y aborda los prejuicios desde el espacio público.

Liberar el cabello de ideas duras
Liberar el cabello de ideas duras

Crecí viendo la publicidad de Lovely, con esa canción pegadiza, ‘Lovely libera tu cabello', mientras que la imagen dejaba ver una mujer negra con una sonrisa, que parecía, provocaba su melena lacia.

Por pedido propio pasé de mis rulos espectaculares, difíciles de peinar, a mi respectivo ‘alisado'. Tenía 6 años y me encantaba verme igual a la de la televisión, a medida que fui creciendo use los rizos debes en cuando. Setearse todas las semanas es un régimen incómodo pero necesario cuando te alisas el cabello. Los pasos: afro, moñitos, ‘alisado' son comunes en toda niña panameña negra.

¿Pelo duro?

Pasado los 70 donde el afro estuvo de moda, llegaron los años 80 y 90 donde lo ‘moderno' se volvió regla en cuanto a formas y estilos. La onda era estar todos iguales, siempre al ritmo de lo que demandaba el mercado. Cuerpos y mentes uniformes.

Hace unos 20 años una exposición del seteo era casi impensado ¿para qué hablar esto?, pues el fotógrafo Jaime Justiniani lo creyó apropiado, ya que la mayoría de la población tiene descendencia negra, siendo la belleza del cabello una preocupación constante de la mujer panameña.

Él se tomó el trabajo de estudiar el tema, la belleza de la mujer negra desde las manos de Nisla, la estilista más famosa de Rio Abajo. La cual peina, setea y trenza los mal llamados ‘cabellos duros'.

Así desde su lente y con mirada sociológica, muestra la belleza de las caras lindas de la gente negra' como lo cantó Ismael Rivera, todo, desde su instalación ‘Del Canrol, el seteo y los Moñitos', imágenes que se tomaron la vereda gastronómica de Río Abajo y retratan la mística del peinado afro y sus diversas formas. La misma estará en la vía hasta el 31 de mayo.

DE PEINADOS Y PREJUICIOS

Durante el mes de la Etnia Negra se celebra también el Día de las Trenzas, designado cuando se les intentó prohibir la entrada a niñas peinadas con trenzitas y moñitos a algunas escuelas. En adelante, organizaciones que luchan por el reconocimiento de lo afrodescendiente emprendieron una campaña que llegó a cuestionar el accionar de docentes que establecían que esos peinados no eran adecuados para la vestimenta escolar.

Damaris Ortega de 51 años cuenta que , la polémica le sigue pareciendo absurda y señala, ‘mi abuela me hizo mis moñitos durante toda la primaria y desde la secundaria hasta los 24 años use mi afro, después me alisé el pelo. ¿No sé qué tiene que ver el cabello con el aprendizaje? Yo hoy soy ingeniera agrónoma'.

Las opiniones de calle coinciden con la de las autoridades de la etnia negra, así lo explica Eunice Meneses, que forma parte de la Coordinadora de organizaciones negras de Panamá.

‘Es una situación que persiste a pesar de que se la ha combatido desde muchos espacios, pero hemos tenido diálogo con la Ministra de Educación, Marcela Paredes y se ha manifestado a favor de la campaña y es que el problema está en el imaginario de muchos docentesque piensan que las trenzas son un peinado alejado de la identidad del pueblo panameño, siendo una práctica individual, ya que el ministerio nunca lo prohibió', explicó Meneses.

Y agregó ‘ la ministra aseguró que ella iba a trenzarse el cabello en el mes de mayo para rechazar estas ideas'

Por lo que explica la dirigente, es un tema subjetivo, un rechazo que sobrevive en la mente de algunas personas, pero que debe ser procesado y abordado colectivamente. Deshaciendo los prejuicios de directivos y profesores. Para muchos es un tema delicado ya que una norma como está aplicada de forma aislada es perjudicial para los niños.

‘Es serio porque durante la infancia formas tus gustos y costumbres. Es una etapa sensitiva', asegura Meneses.

Este año la coordinadora de organizaciones negras busca extender la campaña de ‘lleva tus trenzas' del ámbito escolar al laboral, donde muchos denuncian situaciones y prohibiciones relacionadas con el afro, moñitos y canrol.

Las exposición de Jaime Justiniani, que se adentra en los procesos de ‘embellecer a las mujeres negras' es una forma de limpiar el camino de ideas retrógradas, desfasadas con este tiempo en el que se busca reafirmar los derechos culturales y de diversidad e identidad de los pueblos. Hoy se busca liberar las mentes de ideas duras para que ‘el cucús' se haga sentir.