Temas Especiales

22 de Oct de 2020

Cultura

“Señorita Julia” llega a Las Clementinas

De la mano del proyecto teatral Actinio, un clásico del drama contemporáneo se toma un espacio alternativo dentro de la ciudad

Los martes por la noche es un momento de la semana en la que empieza a despertar la vida nocturna en el Casco Antiguo. La semana pasada, en un restaurante de este emplazamiento histórico, tres actores presentaban una lectura de guión de un clásico de August Strindberg, ‘La Señorita Julia'.

Se tenían previstos 30 puestos para la lectura. La habitación del café&bar estaba llena. ‘Nosotros queremos hacer una obra de teatro más cercana al espectador', dice el director de la pieza, Carlos Algecira, pedagogo teatral y actor, quien hace un tiempo había dirigido una temporada de microteatros en un espacio alternativo de Bethania, y los tres actores que proyectaban sus voces y expresiones corporales en Las Clementinas, habían actuado en las microobras.

‘Empezamos por investigar quién es Strindberg, leer sobre la época, qué pasaba en la época, qué pasaba en el arte de la época, qué pasaba en las costumbres de la sociedad en la época. Con esto, saber por qué el autor la escribió, a qué responde, y empezar a ver cómo Strindberg le habló a su época'.

Como conclusión de esta preparación para la obra surge el cuestionamiento, a través de esa obra, ¿qué puede decirle Strindberg a nuestra generación? ‘Nos dimos cuenta que muchas cosas todavía continúan', dice Algecira. ‘La obra habla un poco sobre el juego de poder entre las clases, entre la alta y la baja, los roces que existen en los conflictos de género, entre ser hombre y ser mujer'.

‘La Señorita Julia' dibuja la historia de una familia adinerada en la que la madre falleció y el padre queda viviendo solo junto a la hija, Julia.

La madre educó a Julia para que no sufriera por amor. Y, en la noche de San Juan, solsticio de verano —una noche que, como menciona Algecira, es la más larga del año, y que en la historia del teatro y del arte se han escrito muchas referencias a esta—, los criados están de fiesta. El padre de Julia sale y esta se infiltra en la fiesta de los sirvientes, donde se enamora del chofer de su padre.

ESPACIOS ALTERNATIVOS PARA EL TEATRO

‘Nos parecía interesante mostrar el proceso al público', dice Algecira refiriéndose a la elctura del guión, donde una cuarta participante leía las acotaciones para ubicar a los acudientes.

La lectura tenía como propósito no solo mostrar parte del proceso creativo de un montaje teatral, en el que Algecira explica convergen procesos de investigación sobre el oficio actoral, el significado de ser actor y el estar claro con qué herramientas se necesitan para el momento de subirse a un escenario, en este caso, una habitación dentro del restaurante Las Clementinas.

‘Mi interés ahora como director es explorar este tipo de espacios', dice el director de ‘La Señorita Julia'. ‘En el mundo se está gestando un movimiento de teatro hiperrealista y para hacerlo hay que romper con la barrera de que allá hay un escenario y acá está el público'.

De hecho, la pieza escrita en 1888 por August Strindberg es una obra de teatro realista, que además se desarrolla en un solo acto, una sola locación. En cuanto al montaje, el director afirma que los vestuarios están orientados hacia la década de los 20 en Panamá, para lo cual también sirve el entorno del espacio.

‘También pienso que es un reto más grande para los actores, el de buscar una verdad, tienes a los espectadores ahí, no hay grandes escenografías ni vestuarios que tapen tus malas actuaciones', advierte Algecira.

==========

18  DE NOVIEMBRE   Serán cuatro funciones, cada una con cupo para 20 personas. El boleto cuesta $30.00 e incluye la obra, una cena en el restaurante Las Clementinas y una copa de vino.