20 de Feb de 2020

Cultura

Reencuentro con el encantamiento

A partir del 19 de noviembre, el pintor Rodolfo Justine estará presentando sus obras nacidas durante el ‘trance estético' de la creación

El pintor Rodolfo Justine nació el 16 de agosto de 1967 en la ciudad de Panamá. Desde temprano comenzó a pintar, y así lo siguió haciendo hasta que en 1985 tuvo su primera exposición en grupo, seguida de su primera individual en 1992. Luego, su actividad pictórica cayó en una pausa de 10 años. ‘Una serie de circunstancias artísticas, estéticas, existenciales me llevaron a re-pensar la pintura y a refrescar mi relación con mi arte', comentó el artista.

El próximo 19 de noviembre Justine presentará ‘Encantamientos olvidados', en lo que será su primera exposición individual desde 1995. La muestra se mantendrá en exhibición hasta el tres de noviembre, en Xpo - Arte Galería. ‘A veces se siente como un momento de crecimiento personal y madurez a nivel de las ideas y de los discursos estéticos y de encontrar nuevos argumentos para volver a soñar la pintura. Distanciarse, mirarse de lejos a veces es una gran herramienta', explica Justine.

El pintor formado en Río de Janeiro, Brasil y Estados Unidos asegura que ‘Encantamientos olvidados' es un exposición ‘más madura, que integra más elementos de míos como persona, artista y ente que busca la trascendencia'. Comparándola con Adoradores del fuego , exposición que calificó de ‘muy íntima, muy personal y llena de misterios', sus nuevas obras tratan ‘de rescatar el expresionismo mágico con nuevos lenguajes e ideas que definen mis circunstancias hoy'. ‘Diría que es más completa y diría que es muy como la pensé desde un inicio'.

Asimismo, asegura que en esta muestra ‘hay pocos papeles y más telas, que se beneficiaron de esa libertad que logré con el papel'.

Entre los elementos recurrentes del pintor se encuentra el mar, al que Justine define como un ‘elemento fundamental' y ‘lleno de misterios'. ‘Lo transoceánico forma parte intrínseca de ser panameño, es cómo llevamos lo multirracial y multiétnico en la sangre'.

Este conjunto de pinturas representan ‘un punto de partida y de plenitud' para el pintor, quien define a su proceso creativo como ‘trance estético'. ‘Es el momento en el que surge la idea, surge el cuadro de mi mente y en ese momento se entabla una forma especial de traducir sentimientos, ideas, mensajes'.

Con la finalidad de que el ‘público sienta o participe del ‘trance' y se viva la obra, se sienta y se respire', Justine experimenta con diferentes formas y colores. ‘Técnicamente serían medios y pigmentos de distintos orígenes sobre soportes tipo papel, tela y soportes fijos; que es lo que vendría siendo el concepto de ‘técnica mixta'. ‘En cuanto a la filosofía o discurso plástico, artístico; diría que mi pintura es una intersección del mundo de los sueños, de realidades, deseos, anhelos, donde existen personajes, la mayoría mujeres, que como Beatriz conduce a Dante al inframundo; estos personajes femeninos nos llevan al intra-mundo. Nos ponen de cara con nosotros mismos y todo eso que nos llena, nos define y que muchas veces es un encantamiento olvidado', expone.

El mensaje, que recibe y que transmite al mismo tiempo, convertido en médium de sí mismo, es estético. Lo traspasa al papel, al que considera como su ‘gran cómplice' artístico.

Justine ha participado en exposiciones individuales como ‘La Fuerza del espíritu' (1992), en Imagen Galería de Arte; ‘Los diálogos del alma', Anonimous Galería de Arte (1993); ‘Las posibilidades del silencio', galería de arte, (1995); ‘Encantamientos Olvidados', Xpo- Arte Galería. Asimismo, ha participado en diferentes exhibiciones colectivas en Panamá, Colombia, Santo Domingo, Estados Unidos y Ecuador.

==========

‘Lo transoceánico forma parte intrínseca de ser panameño, es cómo llevamos lo multirracial y multiétnico en la sangre',

RODOLFO JUSTINE

ARTISTA PLÁSTICO