Temas Especiales

25 de Jan de 2021

Cultura

Celebración de vida en la ruta de la muerte

Hace dos años David Ossa inició una travesía que lo llevaría a Amsterdam, Polonia e Israel

Hace dos años David Ossa inició una travesía que lo llevaría a Amsterdam, Polonia e Israel junto con sus compañeros del Colegio Isaac Rabin.

Como estudiantes graduandos —y miembros de la comunidad judía de Panamá— cumplirían la tradición anual de realizar la Marcha por la Vida en conmemoración a las víctimas del Holocausto.

Cada 27 se enero la ONU rinde tributo a los 6 millones de judíos asesinados por el régimen nazi durante la Segunda Guerra Mundial, al ser esta la fecha en que las tropas soviéticas liberaron el campo de concentración y exterminio de Auschwitz-Birkenau. Aprovechando esta fecha, Ossa quiso compartir su experiencia.

TRES KILÓMETROS DE TRIBUTO

La Marcha por la Vida se instauró en 1988 y desde entonces más de 220 mil personas de 52 países han participado, para recorrer los tres kilómetros que separan a Auschwitz de Birkenau.

‘Jóvenes de todo el mundo hacen esta marcha por la vida, como una contraposición a la marcha por la muerte del Holocausto', explica Ossa, aclarando que en el evento pueden participar personas de cualquier edad y creencia religiosa.

Adicional a la marcha, como parte del itinerario de dos semanas, Ossa y sus compañeros visitaron una variedad de locaciones relacionadas al Holocausto, empezando por la casa de Ana Frank en Holanda. Luego se trasladaron a Polonia donde visitaron el bosque de Lupujova y el campo de concentración de Treblinka en Varsovia. También pasaron por Cracovia, y los campos de concentración de Majdanek y Auschwitz.

‘No me esperaba nada de lo que experimenté', recuerda Ossa sobre el emotivo viaje. ‘No es lo mismo estudiarlo que estar parado dentro de una cámara de gas, ver los crematorios donde metieron a los cuerpos, los ghettos y las verdaderas condiciones en que vivían'.

La última fase del viaje ocurre en Israel, en donde se lleva a cabo una segunda marcha, esta vez en honor a los sobrevivientes. ‘Es mucho más como una celebración a la vida', cuenta. ‘Es grandísima, y la gente está saltando y bailando'.

UNA CRUDA REALIDAD

Las experiencias que más lo impactaron se dieron durante la visitas a Majdanek, pues considera que se mantiene muy intacto, a diferencia de otros campos de concentración que tienen un ‘aire a museo'.

‘Te dejan entrar como si fueras otro prisionero... en las cámaras de gas, la ropa y zapatos de los prisioneros todavía están allí', describe. ‘Se pueden ver los rasguños en la pared, la coloración en el techo por el Zyklon B (un fumigante insecticida)...'

En el mismo complejo visitaron un monumento que consiste en una pila de cenizas. Al enterarse de que se trataba de restos de las víctimas que no habían podido desecharse antes de que llegaran los aliados, quedó sin habla. ‘Es muy feo', sostiene.

EXPERIENCIA QUE SANA

A pesar de haber visto con sus propios ojos el sufrimiento del pueblo judío durante el Holocausto, Ossa mantiene que la experiencia es sanadora. ‘Cuando uno estudia lo que pasó empieza a sentir cierto desprecio hacia la maldad de la humanidad', manifiesta. ‘Luego la Marcha por la Vida te da la oportunidad de apreciar la vida, tu familia, la historia...'

El joven agrega que el viaje generó en él y sus compañeros un cambio interior. ‘Queremos llevar el mensaje a otras generaciones para evitar que esto vuelva a pasar, no solamente para el pueblo judío sino para toda la humanidad', expone.

Como mensaje a la juventud los exhorta a aceptar las cosas buenas que tienen para ofrecer las personas de otros orígenes o culturas, en lugar de enfocarse en las diferencias que los separan.

‘No se dejen llevar por resaltar cómo una persona es diferente a otra, sino por cómo podemos trabajar juntos para aportar algo nuevo en el futuro', concluye. ‘La tolerancia es un estabilizador y a través de ella podemos encontrar las puertas abiertas en muchos caminos'.

==========

‘No se dejen llevar por resaltar cómo una persona es diferente a otra, sino por cómo podemos trabajar juntos para aportar algo nuevo en el futuro'

DAVID OSSA