Temas Especiales

28 de Nov de 2020

Cultura

Cartagena, 45 minutos desde Panamá

Cartagena de Indias está protegida por un cinturón de murallas, con el mar Caribe a sus pies y adornada con una portentosa arquitectura colonial

Disfrutar de unas las ciudades más bellas de América del Sur, acordonada por un cinturón de majestuosas murallas que evocan la fuerza de la historia hispánica y que le dan a un aire místico y poderoso al paisaje caribeño es sencillo y está a solo 45 minutos de Panamá.

Cartagena de Indias está protegida por un cinturón de murallas, con el mar Caribe a sus pies y adornada con una portentosa arquitectura colonial. Casonas, plazas, monumentos y balcones que impregnan al visitante con un grato aire de misticismo.

Plaza de la Paz

La ciudad saluda a sus visitantes con una cálida brisa marina, desde sus miradores estratégicamente ubicados a lo alto de la ciudad, brinda a los visitantes una placentera visión de sus acogedoras mansiones restauradas y que conservan lo atractivo de la arquitectura colonial.

El centro histórico que encierra las murallas de Cartagena es el alma de la ciudad, que le sirvió de inspiración a Gabriel García Márquez, ganador del premio Nobel de Literatura en 1982 para imaginar sus más reconocidas, al punto de ser uno de los más fructíferos escritores latinoamericanos .

En el recorrido para palpar la historia de siglos en calles empedradas, se puede explorar el Castillo de San Felipe, asombrarse con un recorrido por iglesias antiguas y, cerca, hasta nadar en sus cálidas playas que rodean la ciudad.

Que mejor placer para el viajero que recorrer las calles y observar los tesoros coloniales, el Palacio de la Inquisición y la Torre del Reloj son un ejemplo de éstas obras que guardan en sus paredes y su entorno, siglos de la historia de este país.

Todo esto acompañado este recorrido histórico acompañado de una placentera brisa cálida y tranquila que nos conduce al recorrido por plazas coloniales y parques naturales, guardianes de sus momentos y los más exóticos tesoros naturales. Disfrutar de todo esto es ahora más fácil, Cartagena está a 45 minutos saliendo desde aeropuerto Panamá Pacífico. Wingo, una aerolínea de bajo costo, viaja dos veces a la semana.

La gastronomía es también parte de la fiesta en la ciudad. Las alternativas se multiplican para los viajeros que buscan experimentar sabores nuevos y exóticos de la cocina local e internacional. Desde una sencilla y exquisita arepa de huevo, que cae bien a cualquier hora del día, hasta la más irreverente combinación de sabores que hacen de cualquier plato un manjar.

Las opciones de alojamiento son diversas. Es posible escoger tradicionales hoteles coloniales o exclusivos que proporcionan una experiencia única por sus detalles y servicios personalizados. Los hoteles pueden ser dentro de la ciudad amurallada o tal es el caso de Holiday in express ubicado en Bocagrande, uno de los barrios más lujoso de la región, hay cientos para escoger de acuerdo a la capacidad del viajero.

Un plato tradicional.

Cartagena de Indias entrega todo el encanto de su historia y el legado de ancestros que la hicieron grande y la convirtieron en uno de los destinos turísticos más importantes de Colombia.

Esta ciudad es un museo al aire libre por sus tesoros coloniales, pero tiene mucho más ofrecer por su permanente muestra de cultura e historia. También es un destino de sol y playa, deportes acuáticos y artesanías, entre otras opciones para los viajeros.

Caminar por el Centro Histórico, un rincón y caribeño acordonado por imponentes murallas que atesoran plazas, monumentos y casas restauradas del siglo XVI. Es un lugar perfecto para tomarse una una copa de buen vino, un trago de bebidas locales o los más exquisitas combinaciones de bebidas internacionales, acompañado de una cena maravillosa, todo con un marco de sus edificaciones arquitectónicas que preservan la historia de una nación viva. A su gusto puede elegir entre recorrer sus estrechas callejuelas adoquinadas a pies, en carretas tiradas por caballos o bicicletas.

La magia de Cartagena, Colombia reposa en los cimientos de sus fortificaciones, la calidez de su gente, la riqueza material de su arquitectura y las infinitas expresiones culturales de un pueblo aguerrido y valiente.

Esta ciudad evoca romanticismo que se envuelve con las fascinantes anécdotas narradas por los residentes que entre las esquinas y al borde las murallas, te llevan de la manos por los siglos de historia que aguardan estas paredes.

En días de sol, Cartagena de Indias vibra con el color de sus fachadas y la brisa del mar llega para refrescar un intenso recorrido por los callejones de la ciudad antigua.

Bocagrande, exclusiva área de Cartagena.

Los monumentos se levantan solemnes, antiguos claustros, iglesias, baluartes y vestigios de cruentas batallas son el testimonio de hombres y mujeres invencibles que concedieron libertad a la “ciudad heroica”.

Al caer la noche, Cartagena es cálida, irradia luz propia, cobra vida y se transforma. Crea una atmósfera única que enamora a sus huéspedes y los transporta a tiempos olvidados sobre un carruaje guiado por caballos.

Desde las murallas, con una hermosa vista al mar que genera una euforia que crece y una fiesta interminable que te acompaña a esperar la llegada de los primeros rayos de sol para llevarse consigo el misterio de la noche.

Así es Cartagena de Indias, Colombia. Una ciudad que relata su pasado, entrega historias fascinantes y renace con el tiempo.