Temas Especiales

10 de Jul de 2020

Cultura

Un sendero con grandes satisfacciones

Los senderos del arte, muestra de 32 artistas emergentes dirigidas por el maestro Iván Delgado se inagurará mañana en la Casa Matriz del BN

La obra pictórica del maestro Iván Delgado no es desconocida. El pintor ecuatoriano, que hizo de Panamá su hogar hace más de 40 años se ha especializado en escenas tradicionales panameñas escenas de la campiña, empolleradas y personajes de comunidades indígenas.

‘En el interior están los custodios reales de las tradiciones, las costumbres, el folclor. Por allá es donde me enfoco siempre. Tanto la gente como sus tradiciones son mucho más auténticos', asegura.

Delgado se considera un amante del folclor de los pueblos. ‘Soy un convencido de que la verdadera cultura del pueblo no está en las grandes ciudades. Por lo metrópoli que son, por la injerencia de culturas foráneas se llega a desvirtuar la identidad del pueblo', insiste.

Sin embargo, en los últimos años no hemos visto mucho de su trabajo. ‘Es que el tiempo no me da. Hay una especie de conflicto entre mis obras y yo, mis obras cada vez me exigen más tiempo y como soy un perseguidor del perfeccionismo, —que nunca alcanzo—, soy más meticuloso, más detallista', explica el pintor.

Pero además, confiesa el artista, que hoy mira las cosas desde un prisma distinto. ‘Uno pintaba para cobrar y subsistir, ahora pinto por placer, porque siento la pasión de hacerlo y el tiempo no cuenta'.

Su más reciente exposición se llevó a cabo cinco años atrás, conmemorando su 40 años de arte en Panamá, por lo que consideró prudente

Presentar una muestra, pero decidió sumar esta iniciativa a una actividad en la que ha estado haciendo buena inversión: la enseñanza del arte.

‘El artista es por naturaleza, una persona necia, con sus sentimientos por delante, va siempre diciendo esto soy y esto es lo que quiero decir',

IVÁN DELGADO

ARTISTA PLÁSTICO

‘Comenzó como una experiencia casual, ahora se ha convertido en casi una pasión por el resultado que veo en mis alumnos. Me sorprende la capacidad que ha estado escondida dentro de cada uno de estos estudiantes y que no sabían que la tenían', afirma.

Delgado ofrece cursos libres en su taller en los que se reunen unos 50 estudiantes en grupos reducidos, que se reunen a lo largo de la semana.

‘No me interesa tener cantidad, me interesa personalizar la enseñanza, me interesa que cada alumno dé lo mejor que tenga, cónsono con lo mejor que tengo yo para darles', dice el artista.

Para Delgado, el único requisito que pone como condicionante a sus estudiantes es que ‘tiene que ser una persona que va a tomar esto en serio, que realmente le apasione, que esté dispuesto a dar todo y entregarse por completo a mi sistema de enseñanza', detalla.

Sus clases constan de hora y media intensiva de trabajo. Luego hay a un receso para tomarse un cafecito y escuchar música. ‘Allí comienza la parte interactiva, comienzan a criticarse entre sí, a hacer observaciones de las críticas de sus compañeros, y así desarrollan su capacidad visual', destaca Delgado.

En un principio, el maestro selecciona temas con los que desarrollarán tareas específicas. ‘Los primeros temas los pongo yo, empiezan con dibujo, blanco y negro, luego el uso del color. ya cuando están caminando en el mundo del color, entonces escogen sus temas', agrega.

El maestro considera que gran parte del éxito de sus alumnos es que ‘cada quien tiene su tiempo de calidad en el que yo puedo enseñar y ellos pueden asimilar los conocimientos'.

LOS SENDEROS DEL ARTE

Hay muchos motivos para organizar esta muestra pictórica pero lo más importante para el maestro Delgado es es sacar a la luz, los talentos que se han descubierto. ‘Hay mucho talento y cada una de mis estudiantes está aportando a su manera a la cultura. Somos personas que estamos diciendo ‘esto lo estoy haciendo por mi país', pero también esperamos una respuesta por parte del gobierno o las instituciones que tienen que ver con el arte, un aporte que en realidad es muy escaso. Los artistas siempre están buscando una oportunidad, pero no por eso no dejan de estar produciendo', argumenta Delgado. Y es que, según el pintor, ‘el artista es, por naturaleza, una persona necia, con sus sentimientos por delante, va siempre diciendo esto soy y esto es lo que quiero decir, lo que quiero mostrar'.

Destaca Delgado que de sus 50 estudiantes, solo dos son varones. ‘La mujer, con su intuición innata, tiene más fácilidad para captar esas cositas que a simple vista no vemos', dice convencido.

De este grupo, los que llevan más tiempo dedicado al arte, treinta y dos noveles artistas, están presentando sus trabajos junto con su maestro.

‘Nuestra propuesta es mostrar lo que cada persona está en capacidad de hacer cuando tiene una guía a decuada', dice el pintor. La muestra constará de trabajos sobre rostros y definición anatómica, por parte de los más experimentados del grupo, mientras que los más novatos presentarán bodegones, paisajes, aves; un sendero muy sutil para entrar a conocer el mundo del arte.

La exposición se llama ‘Los senderos del arte', una manera contundente de establecer que no hay un solo camino.

‘Comencé a dictar clases pensando que sería muy sencillo. Para mí es muy fácil pintar, con la academia y los años de experiencia, pero cuan diferente es tratar de transmitir esos conocimientos a otra persona. No es fácil enseñar, hay que escoger palabras, método adecuados. Uno puede se buen artista pero no necesariamente buen profesor. Hay que trabajar mucho para encontrar el canal adecuado', dice.

El maestro ha decidido seguir este camino pues ‘toda persona necesita que se el abran las puertas, este es un camino que no es fácil y hay gente que no tiene la oportunidad. Cosas como estas gratifican mucho. La ilusión de mis alumnos al terminar una obra es ilusión mía también', concluye