Temas Especiales

23 de Jan de 2021

Cultura

Panamá celebra la francofonía

Mañana se festeja el Día Internacional de la Francofonía. Con una noche de cata y moda, la Alianza Francesa culmina la festividad

Desde 1998, cada 20 de marzo se celebra el Día Internacional de la Francofonía. En Panamá, la fecha que conmemora la lengua y cultura francesa en todo el mundo y abarca el mes de marzo culminará con una noche de cata y desfil e de moda.

Aunque la Francofonía se celebra desde hace mucho tiempo en Panamá, este es el tercer año que se realiza una programación de eventos durante todo el mes, señaló Sylvia Benassy, directora general de la Alianza Francesa, Panamá, organización que promueve el idioma francés y la cultura francesa en el mundo.

Agregó que la francofonía también es un espacio donde los países miembros o no del Organismo Internacional de la Francofonía (OIF) intercambian cultura.

En el trascurso del mes, las doce embajadas que festejan el cuadragésimo octavo aniversario de la celebración de la lengua francesa han presentado muestras culturales.

Como en años anteriores, los actos culminarán con la Noche de Cata, ‘un evento de entrada libre, donde habrá degustación de comidas y bebidas de los países de la francofonía', apunta Benassy.

Durante la Noche de Cata, que será el 23 de marzo en la Alianza Francesa, se presentará el desfile de moda con el diseñador haitiano Jean Mackens Rivierre junto con los modelos de la agencia Tania Hyman.

Mackens exhibirá la colección Elegancia II, inspirada a través de una mujer atrevida, sofisticada y segura de sí misma. La colección está caracterizada por sus cortes sirena, asimétricos y marcando la silueta de la mujer.

20

RESTAURANTES

A nivel nacional (17 en la capital y 3 en el interior) participan en la cena francesa más grande del mundo, que reúne a 3 mil locales de comida.

El rojo, negro, ladrillo y naranja son los colores usados en la colección que se caracteriza por las telas incrustadas de piedras de mallas transparente, cibelina, de podesua, de chiffon de seda, guipur, telas brocadas y seda.

‘La franconía invita a Panamá a que descubra la riqueza cultura de varios países miembros del OIF en un espíritu de encuentros y de intercambios entre las culturas, las lenguas y las ideas, bases de un desarrollo de toda la sociedad', apunta Benassy.

En este orden, la embajada de Canadá en Panamá presentará hoy, lunes 19 en el teatro La Plaza ‘Hochelaga, tierra de almas', cinta que proyecta cómo una tormenta azota Montreal provocando un espectacular hundimiento en el estadio Percival Molson durante un partido de fútbol. El juego se interrumpe. Y, en unas horas, el estadio se convierte en un sitio arqueológico protegido, donde siglos de historias ocultas se revelan. El arqueólogo Mohawk Baptiste Asigny inicia excavaciones que lo llevan a descubrir las muchas generaciones que ocuparon este lugar y sus secretos enterrados. Baptiste está decidido a encontrar lo que siempre ha buscado: el rastro de la aldea de Hochelaga, donde sus antepasados iroqueses recibieron al explorador francés Jacques Cartier, en 1535.

Como parte de las actividades que se realizan a nivel mundial, Panamá también se une a la Gout France, la cena francesa más grande del mundo con 3 mil restaurantes participantes.

A lo largo de la semana, veinte restaurantes en la ciudad y en el interior propondrán un menú francés con sabores locales, El día miércoles 21, los restaurantes presentarán el menú francés.

MÁS SOBRE LA FRANCOFONÍA

La palabra francofonía apareció hacia el fin del siglo XIX, para describir el conjunto de las personas y los países que utilizan el idioma francés.

La primera organización francófona nació en 1926, con la Asociación de los Escritores de Lengua Francesa. Siguieron otras asociaciones, como la de los periodistas, en 1950, y luego, en 1960, la primera institución intergubernamental francófona vio la luz con la Conferencia de los Ministros de la Educación que reagrupaba al principio quince países.

En 1970, los representantes de 21 Estados y Gobiernos, crearon la Agencia de Cooperación Cultural y Técnica (ACCT). El proyecto francófono evolucionó sin cesar después, hasta 2005, con la creación del OIF.

El OIF tiene como misión dar cuerpo a una solidaridad activa entre los 84 Estados y los Gobiernos que lo componen (58 miembros y 26 observadores).

Su objetivo es contribuir a mejorar el nivel de vida de sus poblaciones ayudándolas a hacerse los actores de su propio desarrollo.