La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Cultura

‘La homosexualidad no es una preferencia, es una orientación'

Álvaro y Guille presentan ‘Estos dos manes', una iniciativa tecnológica que invita a la inclusión, la tolerancia y ataca la desinformación

Álvaro abre la puerta de su consultorio en el piso B de Royal Center. Rezuma valentía. ‘Ahora conocerás lo que tanto queremos resaltar', dice. Guille llega a la cita con unos minutos de retraso. Nos saluda. ‘¿Cómo estas?', le pregunta a Álvaro. ‘Feliz de que estés aquí'. El primero es psicólogo y el segundo, actor, comunicador y bailarín. Afirman vivir en ‘un país salpicado de prejuicios y desinformación'. Por ello, hoy presentan su iniciativa ‘Estos dos manes', una serie de videos publicados en Youtube en los que cuentan sus experiencias, su vida. El espectro conservador sale por la puerta. Se destapan y conversan. Se imaginan un mundo más tolerante y comprensivo.

‘Hace dos años inició esta propuesta. Desde que comenzamos a ventilar nuestra relación en las redes (como cualquier persona en tiempos de Instagram y Facebook), nos comenzaron a preguntar sobre cómo manejamos los temas de exclusión, identidad sexual, intersexualidad y discriminación en el país', cuenta Álvaro, con un tono de voz que sentencia cada frase.

Además, destaca que, a raíz de ello, descubrieron que existe un vacío informativo en tópicos como estos. Deciden volcar (con asesoría de expertos y especialistas) videos joviales e interactivos que guíen a esas personas inquietas y desorientadas.

Estos dos chicos se conocieron en un gimnasio, realizaron juntos algunos trabajos de comunicación y ahora conforman un dúo que instruye a través de la tecnología.

Álvaro y Guille son de ideas afines. Un complot perfecto. Por horas, dejan a un lado su profesión y se transforman en youtubers. Sus espacios digitales tienen hasta 100,000 visitas y comentarios. Puntualizan que con este proyecto se convierten en la voz de ese grupo minoritario, apartado y ‘demonizado'. Con ello, pretenden defender los derechos humanos de la comunidad LGTB (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales).

‘La homosexualidad no es una preferencia, es una orientación', sentencia Álvaro, y acota: ‘en este tema de diversidad sexual es muy importante usar las palabras correctas. Porque decir preferencia implica que tú puedes elegir, y la verdad es que ninguno de nosotros puede escoger. Un ejemplo: tú prefieres el helado de chocolate al de vainilla, pero te pudieses comer los dos, ¿no?'.

En este mismo escenario, denuncian ser maltratados, no solo en el ámbito social, sino también en el jurídico. ‘Afuera existe un discurso de odio por parte de fundamentalistas, algunos grupos religiosos y políticos', destaca Guille y habla con voz decepcionante que siendo él un cristiano practicante, para su iglesia, ser un hombre gay es motivo de rechazo. ‘Fuimos un domingo al templo y el pastor de turno hizo comentarios excluyentes y lastimosos', apostilla.

‘Hay mucha gente que se quiere dejar la venda puesta. Ese discurso de rencor hace que las personas no quieran salir. No quieran contar su historia. Y eso es lo que hace más daño a la comunidad', declara.

En Panamá se ha visto a la primera dama desfilar en la marcha por el Día Internacional del Orgullo Gay el año pasado. También, se ha publicado la Ley 7 del 14 de febrero de 2018, que sanciona penal y civilmente el hostigamiento y acoso sexual que, según el especialista en derecho laboral Javier Méndez, pudiera contemplar ‘algún tipo de protección a la discriminación', debido a que ‘no evidencia limitante de sexo, ni orientación sexual'. Sin embargo, ni para Álvaro ni para Guille es suficiente.

‘Panamá es conservador por la ignorancia. Es una combinación peligrosa: desinformación con discurso de odio. Por ello, mucha gente ve a un homosexual, caminando por la calle, y lo golpea, le grita insultos. Y cuando se hace la denuncia, muchos funcionarios se hacen de la vista gorda', manifiesta Guille.

En tal sentido, ‘María' (nombre ficticio) relata un episodio difícil en su vida. ‘Iba en mi bicicleta, tranquila. Iba por el Causeway, como de costumbre. De repente, escuché burlas, risas irónicas... Volteo y siento que una moto se me viene encima. Me deja en el asfalto. Y aquí estoy con un brazo roto. Pero esto no quiebra lo que soy. Soy transexual, sí. Nací siendo hombre, pero me siento mujer. Por mi apariencia soy hoy, una víctima', cuenta.

Guille, Álvaro, María y parte de la sociedad aspiran a que los nuevos gobernantes de nuestro país promuevan la inclusión y permitan el matrimonio igualitario. ‘El estereotipo es causado por la desinformación', matiza Álvaro. Mientras tanto, Guille añora: ‘Me gustaría que mi boda fuese en Panamá, en la playa, en algún lugar que sienta que es mi tierra. No se vale dejar a la gente que uno ama, separarse para vivir en paz. No se vale salir de tu país y formar una familia, simplemente porque tu nación no lo reconoce. Esta lucha no es sólo por nosotros, no es una lucha egoísta'.

En cuanto a qué plantearía para cambiar la educación de los niños y criarlos en un mundo de diversidad, Guille considera que ‘debería conversarse abiertamente sobre los diferentes tipos de familia. Esto no sólo ayuda a aceptar la diversidad, sino a prevenir bullying o sentimientos de inadecuación en niños que por distintas razones sean criados por papás solteros, mamás solteras, abuelas, tíos...', señala y acentúa que ‘lo importante es comprender que la buena crianza no sólo puede darse en hogares de papá y mamá, sino que depende, principalmente, de la salud mental y emocional de los adultos que cuidan al niño'.