Temas Especiales

08 de May de 2021

Cultura

‘El arte es una disciplina que debe valorarse igual que la salud y la educación'

Galeristas e historiadores reseñan el camino de las artes plásticas en Panamá. Entre rosas y espinas, la práctica artística ha evolucionado en el Istmo

‘El arte es una disciplina que debe valorarse igual que la salud y la educación'
‘El arte es una disciplina que debe valorarse igual que la salud y la educación'

La historia evalúa los logros de las civilizaciones por sus grandes obras de arte: la arquitectura monumental, las esculturas y las artes plásticas.

La belleza de una obra de arte está fuertemente asociada a su capacidad de generar emociones. Los artistas aportan maneras innovadoras y revolucionarias de ver el mundo y reinterpretar la naturaleza, con ingenio y carga emotiva.

La Estrella de Panamá se adentra en esta cualidad humana, que no se encuentra en ninguna otra especie del reino animal, recogiendo en tres entregas la visión y testimonio de los grandes maestros y académicos de la historia, sin dejar a un lado la voz emergente que ha ofrendado un toque singular al arte.

VARIACIÓN EN LA TÉCNICA, POR VOCES ACADÉMICAS

‘El artistas es un ser creador y dentro de su proceso creativo va incursionando en sus técnicas, utiliza diferentes materiales y así da forma, eso es una constante', asegura Arlene Lachman, directora de Fundación Arte Panamá y promotora cultural.

‘En términos generales', señala Orlando Hernández Ying, historiador del arte y museólogo, excoordinador nacional de museos del Instituto Nacional de Cultura (INAC), ‘hemos visto un cambio de los temas costumbristas y vernaculares, como los de Juan Manuel Cedeño (1915-1997) y Al Sprague (1938). Ahora contamos con Henry Bellido (1983), que a través de sus paisajes evoca de manera menos literal pero muy sofisticada nuestra identidad panameña. Aristides Ureña (1955) también lo hace de manera brillante y Rolo De Sedas (1973) de manera jovial y resonante'.

Por otro lado, agrega el especialista, ‘la abstracción de Guillermo Trujillo (1927- 2018) Alfredo Sinclair (1914- 2014), y Juan Manuel Cedeño (1915-1997) constituye un capítulo brillante, pero que llegó a su ocaso dando espacio a trabajos inspirados en lenguajes visuales de vanguardia, que nos recuerdan a los colores populares en la década de los 80, pero sin evocar nostalgia, como lo vemos en las obras de Gennaro Rodríguez Marino (1984) y Cisco Merel'.

Podemos también hacer hincapié, dice el historiador del arte, ‘en las composiciones limpias como las de Ana Elena Garuz (1971), Enrique Jaramillo Levy (1944), Emmanuel Moses, y Bryan Vergara (1985). Contamos con la genial ‘Olguita' Sinclair (1957), cuya obra se destaca con luces propias en el ámbito internacional'.

En su recorrido por la evolución de la ejecución de las artes plásticas en Panamá, el museólogo ubica en el plano surrealista los elegantes mundos mágicos de Braulio Matos (1968).

‘Vemos la incursión en medios digitales en la obra de Kourany y los videos de Harker y Conlon', dice.

El arte evoluciona como todo en la vida. Su objetivo ‘es representar no la apariencia externa de las cosas, sino su significado interior', señalaba el filósofo y científico de la Antigua Grecia, Aristóteles. Su evolución está estrechamente vinculada a las acciones y etapas de la humanidad.

‘Los 60 fue una década en la cual hubo cambios en el significado del arte', apunta Carmen Alemán, fundadora de la galería Arteconsult. Alemán, promotora cultural con 40 años de trayectoria, reseña el rechazo del art pop como un acontecimiento de relevancia para aquella época.

‘Hoy en día Andrew Warhola (conocido como Andy Warhol, artista plástico y cineasta estadounidense precursor del pop art ) es un héroe nacional y una figura mundial', dice Alemán.

Las artes, con recursos plásticos, reflejan algún producto de la imaginación del ser humano o su visión de la realidad. ‘Sueño con pintar y luego pinto mis sueños', afirmó el célebre Vincent van Gogh.

A lo largo de la historia se ha pintado sobre una variedad de soportes, cada uno de ellos con sus características (textura y absorción).

El lienzo es el soporte más extendido de la historia de la pintura, que permite grandes superficies sobre las que pintar con menos peso. Tanto el lienzo, como soporte de las artes pictóricas, como las imágenes a plasmar son de valor en la creación de la obra de arte.

‘En el lienzo ha habido cambios, pero los materiales clásicos siguen existiendo. En términos de pigmento el óleo es el rey desde que yo tengo memoria', asevera Alemán.

Agrega que ‘hoy hay un poquito de todo en las pinturas, antes eran imágenes más específicas. El enfoque artístico en esa época era trabajar con el mínimo de colores para lograr el máximo de tonos. Eso se mantiene'.

EL ARTISTA Y LAS REALIDADES SOCIOPOLÍTICAS

Como exploración de la belleza. Así define el arte Hernández. Según explica, la inclusión de una obra o un artista en el discurso de la historia depende, o bien de una manera revolucionaria de visualizar lo bello o de la creatividad del artista al exponer el momento histórico en la que la obra fue creada.

‘Dicho esto, debo comentar que me gustaría ver más artistas buscando valor estético pero sin estar totalmente al margen de las realidades sociopolíticas y la crisis de valores que está atravesando nuestro país', dice el excoordinador nacional de museos del INAC. Asegura que el único que hace hincapié en estos temas mas álgidos es el pintor Sergio Smith.

Las artes pueden ser usadas para argumentar, crear sentido de comunidad y nuevas empresas, para elaborar vocabularios visuales que forman parte de la identidad como nación. Sin embargo, las voces académicas denuncian que hace falta apoyo por parte del Estado para lograr un amplio progreso de las artes plásticas en Panamá y que sus beneficios, como el desarrollo cultural, lleguen a mayor cantidad de personas.

‘En el lienzo ha habido cambios, pero los materiales clásicos siguen existiendo. En términos de pigmento el óleo es el rey desde que yo tengo memoria'.

‘Necesitamos mas educación formal y accesible en las artes. Tenemos que educar al público acerca de la noción de que el arte no es cosa de ricos ni de burgueses, sino una forma de expresión propia de la condición humana', apunta Hernández.

Recomienda exportar a los artistas nacionales a través de embajadas y consulados. ‘Debemos darle más participación en proyectos públicos, como lo está haciendo Walo Araujo en la Ciudad del Saber y Alexandra Schjelderup en el Municipio de Panamá, por mencionar algunos', dice.

‘Los concursos del INAC y el Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral (MITRADEL) son buenas iniciativas públicas pero necesitamos más. Necesitamos fortalecer al Museo de Arte Contemporáneo con ayuda estatal. Si no conservamos lo que tenemos lo vamos a perder', enfatiza.

Mientras Lachman asevera que su ‘gran ilusión' en cuanto al desarrollo de las artes plásticas en Panamá radica en que ‘quien gane la presidencia de la República -elecciones 2019- sea una persona con gran sensibilidad hacia el ser humano. Que crea en la cultura no de palabras sino de acción, para que pueda meter las manos en el bolsillo del Estado, tomar presupuesto y dedicarlo a formar seres humanos a través del desarrollo de la cultura, entre ellas las artes plásticas'.

PRESUPUESTO: ESPINAS Y ROSAS DEL ARTE

El arte es una cualidad humana que genera emociones y sentimientos. ‘Su relevancia debe estar al mismo nivel que la salud y la educación', dice Hernández.

A mediados del 2017 la directora del INAC, Janelle Davidson, sustentó el presupuesto de la institución para la vigencia fiscal 2018, por un monto de 102 millones 288 mil ochenta y seis balboas.

A inicios de 2018 se aprobó el presupuesto de $39 millones al INAC para este año. En los últimos tres años, la asignación presupuestaria del INAC no supera los 43 millones de dólares.

‘Cierto es que se necesita más apoyo económico, pero la cultura en general del panameño también es uno de los grandes retos para el desarrollo del arte', indica Lachman, directora de Fundación Arte Panamá y gestora cultural.

‘La cultura en general es una gran espina de los artistas porque para tu poder apreciar el arte necesitas tener acceso al arte y vemos, por ejemplo, que en los colegios, la educación artística no existe en la formación de los muchachos y crecen con ese vacío', resalta.

Para contrarrestar estas carencias la gestora cultural se ha tomado la tarea de llevar el arte a diversos puntos de Panamá, a través de iniciativas impulsadas por la fundación que preside.

Los obstáculos en la evolución de las artes plásticas en Panamá no han sido suficientes para evitar logros. ‘El mayor de ellos es habernos colocado en el plano Latinoamericano y mundial con un lenguaje visual idiosincrático, pero a la vez de lectura universal', dice Hernández. Alerta, además, que si bien tenemos a Roberto Lewis, a los Sinclair, a Chong Neto, a Brooke Alfaro, y a Isabel de Obaldía, aun está por determinarse quien continuará llevando la antorcha en las décadas por venir.

‘Es un momento importante porque Panamá se abre cada vez mas hacia el exterior', plantea Hernández.