Temas Especiales

15 de May de 2021

Cultura

Discuten errores de los sindicatos de artistas

Durante el lanzamiento de la Unión Panameña de Profesionales de las Artes (UPPA), el pasado miércoles, se señalaron debilidades de grupos sindicales anteriores, entre estas: la falta de requisitos para estar sindicado, la antigüedad de las leyes y la poca representatividad

A juicio del destacado músico panameño Pedro Azael, el principal problema que han tenido hasta ahora los tres sindicatos de músicos y artistas ha sido la falta de selectividad al momento de sindicar a los profesionales de este campo.

‘No estoy diciendo que se limite la entrada, sino que se necesita unos requerimientos más estrictos que los sindicatos anteriores', pronunció Azael el pasado miércoles, en el bar Sparkles del Hotel Miramar, durante la presentación de la Unión Panameña de Profesionales de las Artes (UPPA), una nueva organización de corte sindical, que tiene como presidente al pianista Esteban Goddard.

UPPA es el cuarto sindicato creado por artistas panameños. Los otros son el Sindicato de Trabajadores de la Música, Artistas y Similares de Panamá (Sitmas), la Unión Nacional de Artistas de Panamá (UNAP) y el Sindicato de Trabajadores del Arte de Panamá (Sitap).

Azael recalcó que la función elemental de un sindicato es regular, en principio, las relaciones entre unos obreros y unos patrones, pero para eso debían existir ambas partes. ‘El Sitmas y la UNAP se convirtieron en sindicatos de desempleados. Había un montón de artistas afiliados allí que no tenían patrones que los estaban abusando ni les estaban dejando de pagar... Habían músicos que la última fiesta en la que tocaron probablemente fue en el Teatro Cecilia, que cerró hace años', subrayó el compositor con más de tres décadas de trayectoria, quien aclaró que no conocía al tercer sindicato mencionado antes, Sitap.

Ante esta realidad —la de músicos inactivos que continúan beneficiándose de un sindicato— UPPA tiene contemplada la creación de un carnet que identifique como artista a cada sindicado, para el cual deberá reunir una serie de requisitos que permita nivelar el desempeño de los agremiados.

Asimismo —según detalló el secretario de la UPPA, el trompetista René Rivera—, se plantea reforzar la educación y profesionalización de los artistas en Panamá a través de talleres y charlas.

FALTA DE LEGISLACIÓN

Otra debilidad que se identificó durante la conferencia de prensa del miércoles fue la poca iniciativa de los sindicatos en el ámbito legal. Según Alberto Bazán, exsecretario general de la UNAP, dicho sindicato sí armó un proyecto de ley en base a la ley del músico peruano y del músico argentino, pero quedó engavetado en la Asamblea Nacional.

El vicepresidente de la UPPA, el cantautor Manuel Araúz, recordó, por su parte, que si bien la Constitución y el Código de Trabajo contemplan al artista panameño, la norma por la cual se ordenan todos los espectáculos de artistas es la Ley 86 del 22 de noviembre, que fue promulgada hace 58 años.

‘Aunque es algo que está pasando internacionalmente, desde hace varios años en Panamá la música ha caído muchísimo. Y esto pasa, principalmente, por un punto clave: las leyes en Panamá están desfasadas. Aquí casi no hay protección para el artista en nada. Y como sindicato, uno de los compromisos que tenemos es el asunto legal', dijo Araúz, quien matizó que la actual ley sirve solo para que el artista nacional abra un concierto y se lleve cierta cantidad de dinero ‘si es que' se lo llegan a pagar.

REPRESENTATIVIDAD

Ambas problemáticas se suman a la resistencia que tienen los demás sindicatos de vieja data a los cambios que el mundo actual presenta.

‘Están cimentados sobre estructuras obsoletas que hacen que la comunidad artística panameña no se sienta plenamente representada con sus directivos actuales, quienes en muchos casos tienen más de 40 años en las juntas directivas sin ningún tipo de relevo generacional', manifiesta la UPPA en una nota de prensa sobre su lanzamiento.

En la línea de la representatividad, César Robles, director de teatro y diseñador de iluminación, advirtió que la unión de los artistas de otras ramas, aparte de la música —el 75% de los inscritos en la UPPA son músicos—, dependerá de la credibilidad que logre este organismo jurídico, directamente relacionada con la transparencia en sus operaciones.

Igualmente, Robles consultó si la UPPA, al hablar de ‘profesionales de las artes', tiene contemplada solo la admisión de artistas o también de profesionales de la parte técnica de las artes, como ingenieros de sonido, diseñadores de escenarios e iluminadores, entre otros.

‘Nosotros necesitamos de ustedes. Si no se suman, no podemos conocer todas las necesidades del sindicato. Aunque la ley está desfasada, hay un artículo donde se tipifica todas las actividades artísticas', respondió la tesorera de la UPPA Sidia Rodríguez, quien coincidió con los demás miembros de la junta directiva: el nuevo sindicato pretende agrupar a los protagonistas de todas las artes.

‘Aunque es algo que está pasando internacionalmente, desde hace varios años en Panamá la música ha caído muchísimo. Y esto pasa, principalmente, por un punto clave: las leyes en Panamá están desfasadas',

MANUEL ARAÚZ

CANTAUTOR, VICEPRESIDENTE DE UPPA

ORGANIZACIÓN SINDICAL

La UPPA se creó formalmente este 2018

La Unión Panameña de Profesionales de las Artes se creó mediante la resolución dos de 7 de febrero de 2018.

Está inscrita en el libro de registro de las Organizaciones Sociales del Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral.

Actualmente existen otros tres sindicatos de artistas: Trabajadores de la Música, Artistas y Similares de Panamá (Sitmas), la Unión Nacional de Artistas de Panamá (UNAP) y el Sindicato de Trabajadores del Arte de Panamá (Sitap).