27 de Nov de 2021

Cultura

Red de museos: encuentros de historia, educación y esparcimiento

Debo admitir que hasta el 2016 no sabía, como muchos de ustedes, que en Panamá algunos centros se hubiesen unido para fomentar cultura, educación, tradiciones, respeto al ambiente y turismo

Hija, ¿qué hacemos mañana? Papá, ¿me llevas al museo? ¿Vamos a conocer ese centro de visitantes?

Esta es la esperanza que tengo al escribir el primer artículo de esta sección cultural que tan generosamente los amigos de La Estrella de Panamá han puesto a disposición de la Red de Museos y Centros de Visitantes de Panamá.

Me gustaría que los artículos que se publiquen en estas páginas por espacio de un año cambien la forma en que muchos ven los museos y los centros de visitantes: no son lugares aburridos, no trabaja en ellos gente antipática que lo sabe todo, no hay polvo por todos lados y, sobre todo, no son lugares en donde las personas se fastidian. Al contrario, a través de los años estas instituciones han actualizado su forma de presentarse para convertirse en lugares de esparcimiento, en sitios en donde el reloj se detiene desde el momento en el cual me catapulto a otras dimensiones, a lugares lejanos, a cuentos vividos y a experiencias estudiadas.

Muchos se sorprenden de la cantidad de lugares de esparcimiento de este tipo en la República de Panamá. Debo admitir que hasta el 2016 no sabía, como muchos de ustedes, que en Panamá algunos centros se hubiesen unido para fomentar cultura, educación, tradiciones, respeto al ambiente y turismo.

Esta red nace en 2008, gracias a la visión de Charlotte Elton, quien, junto al Patronato Panamá Viejo, Explora, Parque Natural Metropolitano, Fundación Avifauna, Centro El Tucán de la Asociación Centro de Estudios y Acción Social Panameño (Ceaspa) en Achiote, el Smithsonian Tropical Research Institute (STRI), el Parque Municipal Summit, el Biomuseo, el Museo del Canal, el Centro de Visitantes de Miraflores, personal de Áreas Protegidas de la Región Interoceánica y la Biblioteca Nacional de Panamá, vislumbra que la colaboración entre las instituciones crea sinergias y mejora el potencial de acción de cada uno de los miembros.

Originalmente participaban los centros de visitantes y museos de la región interoceánica, ya que compartían un espacio geográfico con recursos naturales donde cada uno daba a conocer algunas historias.

Actualmente, en la Red participan alrededor de cuarenta instituciones y varios profesionales de toda la república, quienes se apoyan en fomentar los temas arriba mencionados. Han creado sinergias, han capacitado de forma cruzada los guías de sus instituciones, han compartido problemas y soluciones, han elaborado un directorio publicado en 2010, de manera que el visitante pueda tener idea de todo lo que nuestro país puede ofrecerle.

Un logro importante fueron los dos congresos sobre educación y museos que se realizaron en Ciudad del Saber, cuyas conferencias se pudieron colgar en la web para beneficio del mundo.

En 2018, los miembros decidieron que era hora de dar un pasito más, ya que las ideas son muchas y así mismo, la necesidad de poder recibir financiamientos y donaciones. Por ello, aprovechando la oferta de una colaboración pro-bono de un renombrado bufete legal panameño, los miembros emprendieron el camino hacia la obtención de la personería jurídica.

Una de las colaboraciones efectuadas recientemente, además de la gran oportunidad que la revista Panorama y el diario La Estrella de Panamá nos han brindado de publicar artículos, es la tenida con la Secretaría Nacional de Ciencia y Tecnología (Senacyt), en octubre del 2018: en ocasión de la Feria del Ingenio Juvenil, de CILAC y APANAC, se nos brindó a los museos y a los centros de visitantes la oportunidad de presentarnos a través de unos afiches y con una presencia física en el lugar.

La reacción común de los que se acercaban era de sorpresa: ‘no sabía que en Panamá teníamos tanto por ver; no conozco ni la mitad de lo que veo'.

Personalmente, al entrar en esta Red en el 2016, me sorprendió ver que, no obstante el gran defecto que nuestra política genera en la cultura, había un buen grupo de personas activas que impulsaban igualmente todos estos temas de forma voluntaria. Para preparar recientemente una charla a estudiantes universitarios, busqué información y quedé sorprendida de cuántas acciones de mejoramiento son posibles en nuestro país en estos ámbitos. Solo para darles un par de ejemplos, en la página web de Ibermuseos (Museos Iberoamericanos) aparece que ‘Panamá no cuenta con una definición de museo por Ley'. Esta es la información que se lee a nivel mundial sobre la situación museística de nuestro país. En dicha página no aparecen museos panameños registrados.

En la página de la Fundación Instituto Latinoamericano de Museos y Parques hacen mención a nuestro segundo congreso de educación y museos, mas en las páginas de las instituciones culturales y de educación de nuestro país no se toca el tema.

Les dejo una tarea: accedan a la página de la Autoridad de Turismo de Panamá (http://www.atp.gob.pa) y coloquen en la parte superior, en donde se activa la búsqueda, la palabra ‘museos'. Lo que me esperaría como potencial turista, que muy curiosamente verifico lo que puedo visitar en Panamá en cuanto a museos, es que se me abriera todo un mundo de posibilidades sobre qué ver, dónde, cómo llegar y cuánto pagar. Pues quedarán heridos en sus expectativas.

Hay mucho por aprender y mejorar. ¡Mano a la obra!

Espero que, como sucedió con mi persona, queden entusiasmados en ver las bellezas patrimoniales, culturales y naturales que nuestro país ofrece. Con el de hoy se inicia una serie de artículos que darán a conocer los diferentes centros y que analizarán los temas culturales desde el punto de vista de los centros de visitantes, de los museos, de los especialistas en museología y las ramas afines.