Temas Especiales

23 de May de 2022

Cultura

La poesía sonora de Mar

La artista multidisciplinaria Mar Alzamora presentó recientemente cuatro pistas como un homenaje a la ciudad de Panamá. Se trata de poesías sonoras elaboradas con voz, contrabajo, citar, platillos y paisajes sonoros de nuestra ciudad

Como artista multidisciplinaria, Mar Alzamora buscó la manera de mezclar en una sola obra, todas las disciplinas en las que trabaja. Como instrumentista, participa en un grupo de cámara dedicado a la música contemporánea. Como poeta, ha hecho varias publicaciones. También ha realizado algunas obras en el campo de las artes visuales. En cuanto a los paisajes sonoros, estos empezaron a interesarle desde que estaba estudiando para su grado de licenciatura en Estados Unidos.

‘En ese momento tuve la oportunidad de trabajar con una musicóloga que estaba empezando a desarrollar el tema de ecología acústica y paisajes sonoros entre sus estudiantes', recuerda.

Y es que la música del siglo XXI contempla una variedad de movimientos que van desde la música concreta, los paisajes sonoros, el deep listening (sonidos internos, sueños, meditación) e incluso el silencio como música. Cada una de estas corrientes despertaría la curiosidad de Mar, quien al estar de vuelta en Panamá, tuvo la oportunidad de participar en un taller dictado por el profesor Elcio de Sá, denominado ‘Plásticas sonoras'.

‘Siempre menciono ese taller porque fue fundamental para que yo pusiese conectar nuevamente con el entorno artístico y creativo en Panamá. En ese taller trabajamos el tema de la experiencia sonora a través de cualquier objeto, no necesariamente del entorno sonoro. Cualquier objeto es una herramienta para la creación sonora, porque no necesitas tener un tono o armonía, trabajas con el timbre el color o la intención...', destaca.

Más adelante, Alzamora tomó una certificación de deep listening, comunidad de la que se siente parte. ‘Me di cuenta que eso era lo que estaba buscando, porque esta comunidad enmarca el sonido desde otro punto de vista: desde los sueños, los sonidos internos, los recuerdos, la meditación, todo se integra como parte de un todo, incluso herramientas musicales para que personas con discapacidad puedan ser parte de la experiencia de crear', explica.

Esta certificación le dio las herramientas necesarias para utilizar las caminatas sonoras y los paisajes sonoros como forma de creación. ‘Ese mismo año empecé a hacer mis caminatas, en ese momento como elementos de creación, y muy esporádicamente para el publico, pero mi participación en la Bienal Centroamericana de 2016, donde fui invitada a participar en la parte sonora, fue lo que empezóa abrirme otras puertas porque empecé a relacionarme con curadores y otros artistas sonoros latinoamericanos', relata la artista.

Hasta ese momento, Alzamora había estado conectada excclusivamente con la escuela de Estados Unidos, pero ya en contacto con artistas de la región, tiene la oportunidad de extender su red de contactos y dedicarse a una investigación un poco más profunda que la lleva a decidir crear un EP que una su identidad transdisciplinaria como artista. ‘el proyecto de poesía sonora me permite trabajar desde muchos puntos de vista sin tener que sacrificar ninguna de las disciplinas, desde las que me gusta crear', asevera.

Estos 4 tracks son la suma de todo el trabajo que he estado realizando de investigación artística, de todo el trabajo de experimentación y también es un homenaje a todos los artistas que han sido una referencia para mí'.

El proyecto fue lanzado en El salón de la Poesía de la Feria Internacional del Libro de Panamá, organizada por el Festival de poesía Ars Amandi.

Este trabajo está basado en las caminatas sonoras que hago en la ciudad y donde básicamente lo que hago es caminar y estar muy pendiente del entorno', detalla. Para este proyecto en particular Alzamora salió a grabar el medio donde se desenvuelve diariamente y escogió los sonidos que para ella, identifican a la ciudad de Panamá. ‘El tema sonoro lo he estado vinculando mucho a los estudios urbanos, cómo la ciudad se revela a sí misma frente a nosotros, cómo nosotros somos parte de esta ciudad y somos parte de la historia de esta ciudad y esto depende de cómo contamos la historia y cómo absorbemos la ciudad porque todo lo hacemos de una forma distinta.

Alzamora hace hincapié en que cada uno de nosotros escucha a la ciudad de una forma muy particular y distinta. ‘Yo me centré en esos sonidos que usualmente quedan enmascarados por el sonido urbano: Queda enmascarado el sonido del mar, ese sonido está prácticamente anulado en la ciudad y eso se ha convertido en una obsesión para mí. Así como el mar aparece en este trabajo sonoro, también lo hacen los sonidos de los pájaros que quedan enmascarados en ciertas horas. Aparecen sonidos de niños, sonidos humanos que muchas veces quedan ocultos bajo muchos otros. ‘Estos sonidos que están en el aire, que no percibimos con nuestros oídos pero sí con nuestros cuerpos o con la vista, están incluidos en este trabajo, desde las caminatas sonoras a nivel de estudios urbanos'.

‘Tenemos a la ciudad de fondo porque es la gran musa de este disco que es muy urbano en cuanto a los sonidos de la ciudad. Y fue como conversar con la ciudad: el poema ya conversa con la ciudad de una manera u otra, los instrumentos se convierten en una voz que narra desde otro lado esa misma historia. Tenemos tres partes: la música, la poesía y los paisajes sonoros que crean una amalgama, que están conectados para que cada uno tenga un espacio particular y cada uno pueda contar su propia historia'.

El EP de poesía sonora consta de voz, contrabajo, citar, platillos y los paisajes sonoros.como un instrumento más. Los tracks se llaman ‘Sin retorno', ‘Antipajareo', ‘Fuegos fatuos' y ‘26 puntos suspensivos'. Contó con la participación del productor musical Aniel Mejía y de My Ram Music Project, además de Alzamora.

‘Fue muy interesante trabajar con Aniel Mejía como productor, porque Aniel trabaja con muchos proyectos audiovisuales y el tema de la poesía es tener la imagen. Además, Aniel es un gran lector, y habíamos estado conectados porque Aniel había estado leyendo mi poesía. Nos conocemos desde hace algún tiempo, conocíamos nuestras personalidades y lo más rico de estas producciones independientes es que uno puede conversar, negociar y llegar a acuerdos. Grabamos, lo escuchamos y lo escuchamos en un par de días para ver si funciona como pensamos', comenta.

Ram participó, interpretando el citar, instrumento de la India utilizado para música tradicional y otros aspectos de música electrónica, pero que en este tipo de proyecto, su uso es completamente diferente. ‘Fue un aprendizaje el poder trabajar en esto. Usualmente cuando tocas estos instrumentos de India el sonido se mantiene constante, pero acá el timing no es como cuando haces música sino que va con la emoción de la poesía', reconoce Ram. ‘Curiosamente acá era una conversación, entonces no es que llevas un patrón y vas a tocar algo ya establecido, sino que estás a la escucha constante para poder responder', agrega.

‘El citar se utilizó en Antipajareo porque por la calidad del sonido y la vibración del instrumento era un perfecto contrapunto a los pájaros del paisaje sonoro y un contraste con el sonido del contrabajo, que es mi instrumento, mi compañero desde el inicio de la carrera. la voz la utilicé con técnicas extendidas, no un canto clásico sino uno más rudimentario, agreste', contó.

Este EP es más bien de música incidental, muy basado en la improvisación, pero en la improvisación guiada, y la música incidental es un género de la música contemporánea donde como dice Ram, no es que hay una partitura establecida sino instrucciones. Uno va siguiendo las instrucciones dependiendo de la combinación de músicos que haya', explica Alzamora.

‘Entre los tres, creamos el diseño sonoro para esos poemas, fue una experiencia muy linda. He trabajado con la grabación de piezas pero este es el primer proyecto de esta índole que realizamos y me ha encantado. Estoy muy sorprendida del resultado que fue muy orgánico, hubo mucho cariño en el trabajo. Conectamos mucho entre nosotros y la idea es que todos los que lo escuchen también se conecten', acota.

La presentación constó de dos partes: la primera detalló el proceso de creación del EP, qué significa y por qué se escogieron los instrumentos utilizados para la producción. Luego fueron presentados las 4 piezas tanto en los tracks como en vivo. ‘El trabajo d e estudio es muy diferente a un escenario, usualmente nos presentamos en escenarios, el proceso no es el mismo y la interpretación no tiene que ser igual en vivo que en la grabación. Es muy flexible'. Al final, Alzamora dirigió una meditación sónica para ilustrar a los asistentes de cómo se lleva a cabo esta parte del proceso creativo.

‘El proyecto de poesía sonora me permite trabajar desde muchos puntos de vista sin tener que sacrificar ninguna de las disciplinas, desde las que me gusta crear

MAR ALZAMORA

ARTISTA MULTIDISCIPLINARIA