La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Cultura

Lección del té y la sensibilidad de lo efímero

Hablar del té verde y la ceremonia de esta bebida es referirse a la cultura misma del Japón. .

La estética y la funcionalidad vigentes en la preparación y presentación de los platos. Giovanni Baez

Hablar del té verde y la ceremonia de esta bebida es referirse a la cultura misma del Japón.

El té verde aparece en el día a día de la población y pasó a ser una bebida de las cortes a una bebida de ritual.

Lección del té y la sensibilidad de lo efímero Shutterstock

La bebida encierra historias de las altos japoneses desde el apogeo cultural del siglo XII. Tiene un significado especial en la cultura budista y un ritual de ceremonia que contrasta con la rugosidad de las tazas y tetera.

El té verde, tan difundido en todo el archipiélago japonés, tiene sus orígenes en Asia continental. Los primeros en degustarlo fueron los monjes budistas que, entre los siglos XI y XV, viajaban a China para estudiar la filosofía y la religión; y al descubrir las propiedades medicinales del té, deciden llevarlo a Japón para beberlo con frecuencia como parte de sus tradiciones.

Durante la era de los shogunatos, un histórico líder japonés sufrió el fortunio de que su preciado set de tazas de la China fue roto. Con el interés de mantener su valorado juego de té pidió que fuese reparado. Pero, al recibir las tazas enmendadas e inconforme con el resultado, el gobernante pidió a sus artesanos arreglarlo. Así nació un arte de enmendar barro y porcelana que encierra una estética y profunda filosofía: wabi sabi.

Este término traducido es la estética de la imperfección que permea en la tendencia artística del minimalismo de la naturaleza.

Wabi sabi utiliza laca y pigmentos como pegamento y adorno para crear un agradable impacto visual en el objeto enmendado que le suma belleza y expresión al objeto, utiliza también el impacto ambiental en los objetos, y una simplicidad en el arte, que nos enseña apreciar la imperfección.

Es una estética que también se convierte en parte de una filosofía o una manera de ver la vida: que todo tiene su tiempo, que existe belleza en la imperfección y que a su vez las cosas no tienen que regresar a su manera anterior, aceptar el cambio.