Panamá,25º

19 de Nov de 2019

Cultura

Íntima integridad

“Si desnudas una gota y la dejas en su piel, sigue siendo el cristal que te hace ver a través de ella”, Enrique Bumbury

Una persona íntegra tiene valores y principios; se relaciona con honestidad, honradez, lealtad, veracidad, respeto por los demás.Shutterstock

Quise comenzar con esta frase inspirada en un pequeño verso de Enrique Bumbury, quien fuera vocalista de Héroes del Silencio, porque la verdad es que, falta hace en el mundo, ser tan cristalinos como una gota y explotar un valor tan necesario llamado integridad.

Pero… ¿y qué es? Pues para mi es: lo que haces, eres, piensas y dices alineado en la misma vía.

También creo, que es la lealtad para con quienes no están presentes construyendo la confianza de los que sí están. Recuerda este detalle, la integridad del hombre se mide por su conducta, no por sus profesiones y por si no lo sabías, el denominador común del líder, es la integridad.

En el mundo hay detractores para este valor y si la elegiste como forma de vida, tendrás tu club de anti-fans.

¡Pecado! gritarán algunos, cuando de tu boca salga dicha palabra, sin embargo, la integridad te llevará lejos en tu vida personal y profesional.

Una persona íntegra tiene valores y principios. Se relaciona con honestidad, honradez, lealtad, veracidad, respeto por los demás y por sí mismo(a), autocontrol emocional, confiabilidad.

Una persona íntegra, es una persona digna de confianza. Es quien atrae a los demás con una mirada clara, limpia, real y honesta. Es una persona intachable e invencible. Todo lo contrario a lo descrito anteriormente, te llevará a… la cárcel, a la soledad, a ser temido(a) por los demás y sobre todo a la autodestrucción de tu ser ante la sociedad.

Con la integridad, podrás dormir satisfecho con una conciencia tranquila. Tendrás una excelente reputación personal, laboral, profesional, familiar, y lo que es mejor, ampliará tu círculo de influencia y amistades porque serás un marco de referencia… un líder

Recuerda, "la mentira tiene las patas muy cortas".

Hay personas que se han acostumbrado a mentir, y mienten en todo momento, circunstancia y lugar.

¿Crees que una persona que se habitúa a mentir es una persona digna de confianza para los demás? Evidentemente NO.

Así que, mi recomendación es la siguiente: Si quieres ser una persona íntegra acostúmbrate a no recurrir a la mentira, ni siquiera, para tratar de salir de una situación incómoda. No merece la pena perder tu credibilidad y confianza ante los demás y hoy con las redes sociales, es más fácil destruir las mentiras y encontrar quien la exprese.

La integridad no tiene doble cara, por ende, no puedes ni debes rodearte de personas de dudosa moral, no te conviertas nunca en la clase de persona que dice "haz lo que digo, pero no lo que hago", porque no eres creíble ni para ti mismo.

La integridad no es estúpida, no te vende comodidades momentáneas a sabiendas de que no te las mereces. Nadie disfruta lo que no sudó, lo que rápido viene rápido se va.

Debes estar consciente de algo, la plata mal habida y los logros sin reflejo, se harán agua en tus manos.

No vendas lo que no conoces, no copies lo que no te conviene, no repitas lo que no te convence y no sigas al que no te valora o nutre tu ser. Como lo expresaría Joaquín Sabina: “No hay nostalgia peor que añorar lo que nunca existió”.

Si bien es cierto que la integridad es uno de los valores más difíciles de mantener, también es muy cierto que, como dice Gabriela Mistral: “Los días más felices son aquellos que nos hacen más sabios” y con la integridad de la mano, esos días pueden ser eternos.

Te dejo con este pensamiento personal: si tienes integridad, tienes un excelente valor, sin embargo, si a ese valor le sacas provecho, tienes un invaluable tesoro.