Temas Especiales

06 de Jul de 2020

Cultura

Las entregas a domicilio, sin alto riesgo de contagio del Covid-19

Pese al pánico global por contagiarse del nuevo coronavirus a través del contacto con productos, el riesgo de contraer la enfermedad es bajo cuando se habla del 'delivery' de ciertas empresas. Aún así, los lineamientos de seguridad son cumplidos en compañías como Amazon

Aun cuando los comercios están cerrados, la tecnología se muestra como el músculo fortalecido al momento de buscar entre catálogos los productos esenciales –y algunos que sacian nuestros caprichos– que son necesarios para la cotidianidad. Sin embargo, proteger nuestro espacio sigue siendo una prioridad, por lo que la desinfección de los paquetes y artículos debe hacerse de manera correcta desde el comercio hasta la llegada a la puerta del cliente.

Las empresas que realizan entregas a domicilio deben cumplir con la provisión de utensilios de desinfección y limpieza para los empleados.Pixabay

Como clientes, muchas veces confiamos de la seguridad que nos brinda el comercio, lo que es significativo en momentos de incertidumbre, por lo que el punto de partida para la protección y seguimiento de medidas de seguridad sanitarias está en las manos de quienes producen los artículos, sean tecnológicos, textiles o alimenticios.

Al comprar un producto, su camino hasta nuestros hogares es largo y puede estar expuesto a diversos tratos, lo que puede incrementar la adhesión de partículas de toda clase que de una u otra manera pueden llegar a nuestras manos sin que nos demos cuenta. Con la confirmación de que el coronavirus puede sobrevivir hasta tres días sobre ciertas superficies como cajetas, plásticos y metales, los pedidos online se encuentran en tela de duda sobre su limpieza.

Ahora, los servicios de delivery de alimentos son los que más se han preocupado por dejar saber a sus usuarios que los repartidores llevan consigo gel alcoholado, mascarillas y guantes, así como la opción de dejar el paquete frente a la puerta o esperar dentro del auto de servicio para garantizar la menor posibilidad de contagio posible. Si se busca una inspección detallada del paquete, se deberá evaluar con qué tipo de paquete estás tratando.

Si se recibe una caja de cartón, su manipulación debe ser con guantes (de ser posible) y con toallitas húmedas desinfectantes y colocarla en un lugar seguro al aire libre, como un patio trasero, patio o balcón, durante 24 horas, según recomienda el medio web Komando. Si se trata de un paquete o bolsa de plástico, dejarlo en una ubicación segura por hasta tres días será lo mejor, luego, lavarse las manos inmediatamente.

Los artículos en su caja deben ser limpiados también antes de tocarlos sin guantes, luego tirar todos los empaques, guantes y todo lo externo que podría estar infectado –aún después de haberlo limpiado–, luego se debe lavar las manos nuevamente. En ese momento su pedido estará limpio y listo para utilizar. Aún así, hay compras alimentarias que se deben abrir enseguida, por lo que el proceso debe hacerse rápidamente y lavar directamente los alimentos como vegetales, frutas o conservas con jabón al momento de sacarlos de sus bolsas; repetir el lavado de manos y evitar tocar a miembros de la familia por al menos 20 minutos.

De cumplir con las medidas “el riesgo de contraer el virus causante de la Covid-19 por contacto con un paquete que haya sido manipulado, transportado y expuesto a diferentes condiciones y temperaturas es bajo”, confirmó la Organización Mundial de la Salud (OMS). Por su parte, la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos publicó un estudio en su página web donde aclara que “no se ha detectado posibilidad de contagio de coronavirus a través de paquetes de entrega a domicilio o comidas”.

La médica infectóloga y coordinadora de Helios Salud, Romina Mauas (MN 100075) explicó a Infobae: “La comida no es una vía de transmisión efectiva para el virus. A pesar de esto, tanto el lugar que prepara la comida como el que lo entrega deben tomar las máximas precauciones posibles en cuanto a la higiene”.

Prevenciones de compras 'online'

Amazon, una de las compañías insignia de las compras por internet, se ha dedicado a probar que sus regulaciones sanitarias son correctas para la tranquilidad de sus clientes y no ha parado de vender durante la pandemia; en todo caso su producción diaria de paquetes se ha incrementado en tan solo tres meses.

Según un estudio de The New England Journal of Medicine el coronavirus puede vivir en la superficie de cajas de cartón por 24 horas si no se desinfecta.Pixabay

Su última revisión de volumen de mercancía bruta (Gross Merchandise Volume o GMV por sus siglas en inglés), –es decir, cuánto vende Amazon en cada uno de sus sitios web–, rondó los 335,000 millones de dólares en 2019, lo que podría significar una cifra duplicada en tiempos de pandemia dado que la logística del sitio web registra 650 pedidos por minuto, según un comunicado de prensa del marketplace.

Jay Carney, vicepresidente senior de asuntos corporativos globales de Amazon, confirmó a CNN: “Estamos aprendiendo sobre la marcha, como todos”, dijo, “estamos consultando con expertos médicos para obtener la mejor información que podamos”. Así mismo, indicó que las personas no deberían preocuparse por estar en riesgo de infección por las entregas de Amazon.

“Nuestro consejo para los clientes es tomar las precauciones que consideren adecuadas para ellos”, explicó Carney, puesto que Amazon se refugia bajo el reporte del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), que expresa la baja probabilidad de que el virus pueda sobrevivir mucho tiempo en tránsito; de igual manera, un estudio en The New England Journal of Medicine indicó que el virus “puede vivir en cartón hasta por 24 horas”, por lo que mantener las medidas de desinfección sigue siendo necesario

Este protocolo de protección debe seguirse para cualquier compra por internet y servicio de mensajería internacional como para Amazon, DHS, FedEx, Purolater, UPS, USPS, entre otros. El CDC aconseja a los usuarios en su reporte online mantener la distancia con los repartidores –o solicitar que el paquete sea entregado a la puerta de la casa o en un lugar seguro para su recolección–, y para los repartidores anota: “Llevar toallitas desechables de limpieza y desinfectantes, si están disponibles, y una bolsa de basura en el vehículo. Limpiar y desinfectar las superficies frecuentemente tocadas del vehículo de entrega (particularmente si se comparte) al comienzo y al final del turno. Estos incluyen el volante, la palanca de cambios, las palancas de señalización y las manijas de las puertas. Limpiar los bolígrafos, portapapeles y blocs de firmas electrónicas después de cada uso con el público si se comparten al realizar una entrega”.

¿Y para los jefes? El CDC en su guía de consultas destaca que lo más importantes es “tomar medidas rápidas de sanidad en caso de detectar un empleado contagiado del Covid-19”, así como implementar licencias por enfermedad flexibles y políticas prácticas de apoyo. El sitio web enfatiza que se debe “animar activamente a los empleados enfermos a quedarse en casa”, designar un encargado para que sea responsable de responder a las inquietudes de Covid-19 y asegurarse de que los empleados sepan quién es esta persona y cómo comunicarse con ella.

Para evitar la propagación u otras enfermedades como la influenza, la entidad de prevención insiste en que cada empresa –aún más restaurantes o tiendas de conveniencia– debe proporcionar toallitas desinfectantes desechables o alternativas adecuadas para que los empleados puedan limpiar las superficies comúnmente tocadas, brindar capacitación a los empleados sobre las instrucciones de uso del fabricante y opciones de basura sin contacto para el camión de reparto.

Si el cliente busca asegurarse de que el paquete haya sido descontaminado antes de salir de la fábrica o tienda, se le recomienda realizar llamadas directas a las autoridades competentes de dicha localidad. En todo caso, la protección individual se debe llevar a cabo aun cuando el paquete haya sido entregado en buenas condiciones para eliminar todo riesgo de contaminación.

Amazon realiza más de 650 pedidos por minutos enviados internacionalmente.Pixabay

Mientras no se puedan abrir los comercios y entrar a la “nueva normalidad” de compras –que podría durar algunos meses más en Latinoamérica–, seguir los lineamientos de seguridad es la mejor apuesta para disminuir la curva de contagios en la región, aún más teniendo en cuenta el viaje que realizan los paquetes de compras. Sin embargo, el pánico debe ser mínimo pues el riesgo de contaminación sigue siendo bajo.