25 de Oct de 2021

Cultura

Crecer para siempre no es lógico

Hace varios años vengo trabajando el concepto de desarrollo sostenible. En su momento, cuando creamos el modelo SEI, deseábamos encontrar una forma de unir el hecho de querer ser empresarios y emprendedores, pero sin acabar con la gente y el planeta en el proceso.

Hace varios años vengo trabajando el concepto de desarrollo sostenible. En su momento, cuando creamos el modelo SEI, deseábamos encontrar una forma de unir el hecho de querer ser empresarios y emprendedores, pero sin acabar con la gente y el planeta en el proceso.

Ahora, justo en medio de esta situación especial en la que vivimos, me he planteado el revisar mis proyectos y los proyectos de mi red. Creo que es importante que re-apuntemos todo, para lograr poner en práctica todas esas ideas que les suenan hippies a tantos de mis amigos empresarios.

No se puede volver a la “normalidad anterior”, eso está claro, pues fue esa la normalidad que nos trajo hasta aquí. Debemos retar los axiomas que han sustentado la “antigua normalidad”. Voy a comenzar con una de las premisas básicas de la economía, y es que para que todo funcione se necesita “crecer para siempre”.

La mayoría de las políticas públicas asumen ese postulado, necesitamos crecimiento. No tiene ninguna lógica asumir que debemos crecer para siempre, ningún sistema complejo funciona así. Los ecosistemas naturales son ciclos, y ninguno puede crecer para siempre, pues agotaría sus recursos y mataría al ecosistema completo.

La idea de un sistema económico debe ser el prosperar más que crecer. Hay varios economistas que trabajan con ángulos diferentes de ese mismo concepto.

Hace un tiempo escribí algo sobre Raj Patel y hoy quiero hacerlo sobre Kate Raworth. Su planteamiento viene de unir algunas de las corrientes de pensamiento que trabajan con estas visiones; ella propone el término de la “economía de la rosquilla” como una manera de visualizarla de otra manera. El nombre proviene del diagrama donde ella plantea su visión.

El espacio seguro para la humanidad se encuentra justo en la “rosquilla”; más allá, sobregiramos el planeta y sus recursos; más al centro, las personas tienen carencias. Justo una expresión del “camino medio”, la forma circular nos recuerda que para que las cosas funcionen deben ser cíclicas. Ya ciudades como Amsterdam se han planteado que su próximo esquema de desarrollo lo harán usando esta visión.

Creo que esta no será la última vez que hable de este tema. Por lo pronto les recomiendo que busquen en la internet “economía-del-donut” o vayan a colmenares.org donde compartí un podcast de la misma Kate y un par de videos, incluyendo su TEDx. Espero sus comentarios.