Temas Especiales

20 de Sep de 2020

Cultura

Canopy Tower, un jugador protagónico para el turismo local

El portal británico Host Unusual incluyó este destino panameño en el 'Top 20 de lugares remotos para alojarse', en una de sus publicaciones. Se trata de un pulmón natural único que rinde honor a la exuberancia de la selva húmeda que abraza al istmo y que aguarda el momento de reactivarse en el sector turismo

Hay un lugar donde la virginidad del bosque húmedo tropical y la presencia del hombre se entrelazan en armonía. Un espacio para la reconciliación medioambiental tan necesaria en estos tiempos. Canopy Tower, recientemente reseñada en el 'Top 20 de lugares remotos para alojarse' en una publicación del portal británico Host Unusual, es un tesoro panameño enclavado en las entrañas del rainforest, con una historia de esfuerzos, persistencia y trabajo en equipo.

Desde el salón y el comedor a nivel del dosel es posible observar la vida salvaje a través de los ventanales.Cedida

Situado en la cima de Semaphore Hill dentro del Parque Nacional Soberanía, a 35 millas al norte de la ciudad de Panamá, Canopy Tower es uno de los refugios más singulares del mundo, dedicado a la observación de aves y vida silvestre.

El listado de Host Unusual incluyó a países como Grecia, Australia, Canadá, Surárica, Nueva Zelanda, Chile, Escocia, Nicaragua, Namibia, Estados Unidos, Finlandia, Hungría y Panamá. “A medida que el mundo comienza a abrirse, aunque de manera lenta y tentativa, al menos podemos comenzar a aspirar a viajar y aceptar la idea de planear vacaciones nuevamente (...) Elegimos estos increíbles lugares globales no solo por su belleza, sino por su maravillosa lejanía. Entonces, puedes relajarte en perfecto aislamiento”, reseña el blog para viajeros.

Sí, una torre

La peculiar torre azulada que rinde honor al nombre del sitio, fue utilizada en la protección del Canal desde 1965 hasta principios de la década de 1990, posteriormente abandonada a mediados de la década de 1990, hasta que Raúl Arias de Para decidió dar vida al proyecto que poco después se convertiría en un sitio excepcional para los apasionados del ecoturismo.

En noviembre de 1996, la torre de radar y el sitio de Semaphore Hill, dentro del Parque Nacional Soberanía, fueron transferidos a Panamá de conformidad con los tratados Torrijos-Carter.

En agosto de 1997, el Gobierno de Panamá firmó un contrato a largo plazo con Arias para convertir el sitio en un centro de observación y ecoturismo neotropical de la selva tropical en Panamá.

Una plataforma de observación se encuentra en la parte superior de la torre.Cedida

Para el empresario, el éxito ha sido “un 99% de trabajo y un 1% de suerte”, aunque hay factores circunstanciales y del lugar, que ayudan. “La atención personalizada y la ubicación en un parque rico en fauna, plantas y árboles hacen algo extraordinario. Es el único lugar del mundo donde una torre de radar se convierte en hotel, dándole un atractivo sui generis”.

“Abrimos el 1 de enero del 99. En ese momento, los tratados Torrijos-Carter terminaron y se transfirió el Canal a Panamá. Durante todo el año vinieron muchos periodistas de diferentes lugares del mundo a observar cómo una instalación militar era empleada por civiles; un ejemplo microscópico de lo que serían las instalaciones que luego retornaron a Panamá, lo que nos permitió aparecer en revistas como National Geographic y en diarios como Wall Street Journal y The New York Times ”, recuerda entre risas.

Vida verde

Arribar a este enclave natural es toda una aventura, según relata el empresario: “Debes subir por un camino sinuoso de un kilómetro, a través de la selva; en el camino ves aves y monos hasta que llegas repentinamente a una torre de 35 metros de altura. Cuando subes las escaleras y te asomas al deck de 360 grados, puedes ver que la parte más alta del bosque hace contacto con la atmósfera; es el punto donde se crea la fotosíntesis y es un área muy rica en actividad”.

“En Canopy Tower estás al nivel del dosel del bosque y ves ciertas especies de aves y mariposas, muy difíciles de apreciar desde abajo. Se trata de una experiencia en un bosque maduro, muy rico en fauna, desde donde ves el Canal, los barcos transitando el corte Culebra, el puente de las Américas; en los días claros Taboga, la ciudad y los rascacielos de la ciudad de Panamá”, cuenta.

“En Canopy Tower estás al nivel del dosel del bosque y ves ciertas especies de aves y mariposas, muy difíciles de apreciar desde abajo. Se trata de una experiencia en un bosque maduro, muy rico en fauna desde donde ves el Canal, los barcos transitando el corte culebra, el Puente de las Américas; en los días claros Taboga, la ciudad y los rascacielos de la ciudad de Panamá”

RAÚL ARIAS DE PARAPROPIETARIO Y FUNDADOR

Para rozar las vistas privilegiadas, es necesario atravesar las entrañas de la torre metálica adecuada estratégicamente por Arias. “Hice una adaptación interesante para proveer el lugar de habitaciones y también hay un comedor en el último piso”.

El costo regular de un paquete all inclusive (por semana) para el turista internacional, durante una semana era de $1,800 en temporada baja y de $2,300 en temporada alta (incluyendo tours, guías, comida, transporte, alojamiento, impuestos), previo a la pandemia. Actualmente, el equipo de Canopy Tower está trabajando en elaborar paquetes que se adecúen a estadías más cortas, especialmente para los turistas locales, mientras aguardan la apertura del bloque correspondiente al sector.

Sobre la inclusión de este atractivo turístico en la plataforma británica, reflexiona: “Me siento orgulloso del trabajo que hemos hecho, mi esposa, mis hijos, mis socios, los empleados y yo, no solo por el reconocimiento del lugar, sino porque Panamá, a pesar de las malas noticias que hay en referencia a la covid-19, es incluido; se reconoce que este es un país que vale la pena visitar”.

Reconocimiento e identidad

Para el propietario del lugar, la conciencia local en torno al valor de este tipo de rincones ha ido in crescendo, aunque aún no existe tal conciencia como en otras latitudes. “Panamá ha tenido otras oportunidades para hacer negocios como el Canal, el centro bancario, la Zona Libre, los puertos, mientras que en países como Costa Rica, por ejemplo, ha sido la naturaleza y en ello se han enfocado; sin embargo, en los últimos años ha ido aumentando el interés en nuestro país”.

Por otra parte, calcula que puntos estratégicos de esparcimiento en el país serán fichas especiales en el tablero de juego cuando arranque la reactivación del sector, lo que abre una oportunidad de oro para la reconciliación con el turismo local, como gema del aparato económico.

“Creo que cuando abran el bloque IV y termine el confinamiento habrá mucho interés en conocer nuestros lugares; primero porque la gente ha estado encerrada por tanto tiempo que necesita salir al bosque. Será la oportunidad para conocer el país”, remarca.

“Sé que la Autoridad de Turismo de Panamá está muy interesada en promover el sector en el ámbito local, pero no he visto aún pasos en esa dirección, fuera de ciertas mesas que se han creado. Sin embargo, en los diferentes lugares hemos estado preparándonos haciendo mejoras internas y limpieza”, afirma Arias, quien también se desempeñó durante algunos años en el sector público antes de iniciar su caminar en el turismo ecológico.

Lo cierto es que Canopy Tower es una invitación al reencuentro con el potencial del turismo interno y a vislumbrar todas las posibilidades de un sector que será protagonista durante la reactivación económica postpandemia, en el territorio nacional.