17 de Sep de 2021

Cultura

Nuestro destino está determinado por aquello que pensamos

Si tuviéramos consciencia del poder que tienen nuestros pensamientos en nuestra vida, jamás volveríamos a tener un pensamiento negativo

Si quieres cambiar tus circunstancias, tienes que cambiar tu forma de pensar.Pexels

Lo más poderoso que puedes hacer para cambiar tu vida es conocer tus pensamientos y cambiarlos.

Nuestros pensamientos gobiernan nuestra vida. Lo que una persona cree de sí misma influye poderosamente, para bien y para mal, en lo que logra y alcanza.

Nos convertimos en lo que pensamos.

Si tuviéramos consciencia del poder que tienen nuestros pensamientos en nuestra realidad, jamás volveríamos a tener uno negativo.

Algunos autores hablan acerca de que a lo largo del día tenemos entre 60,000 y 70,000 pensamientos, otros dicen que son casi 80,000. El 10% corresponde a hoy, el 90% restante es de ayer hacia atrás.

Tenemos diálogos internos con nosotros mismos unas 14 horas al día, el 70% aproximado de ese diálogo es negativo, corresponde a pensamientos derrotistas. ¿Conclusión? Llevamos vidas muy por debajo de nuestro verdadero potencial.

Hay unas frases que me decía un gran mentor hace más de 15 años:

“Si cambia lo que pienso, cambia lo que siento”.

“Si cambia lo que siento, cambia lo que hago y digo”.

“Por ende, cambiarán los resultados”.

Decía David Henry Thoreau (1817-1862) escritor, poeta y filósofo estadounidense, considerado uno de los padres de la literatura estadounidense:

“Si cambia tu forma de pensar, cambia tu forma de actuar; al cambiar tu forma de actuar, cambiarán los resultados que obtengas. Pensar mejor te lleva a obrar con más éxito”.

Nuestra calidad de vida depende de la calidad de nuestros pensamientos.

Pensar bien te lleva a obrar bien; pensar de manera pobre te lleva a tener actuaciones muy por debajo de tu verdadero potencial. Los pensamientos positivos o negativos nos impulsan o frenan.

Las personas de éxito tienen diálogos internos sanos que las elevan a un estado de ánimo propicio para tener comportamientos óptimos que desembocan en resultados excelentes. El éxito es en primer lugar, algo mental; si no ganas esa batalla, estás perdido. Si quieres cambiar tus circunstancias, tienes que cambiar tu forma de pensar.

Tu calidad de vida depende de la calidad de tus pensamientos. Lo importante no es dónde estabas ni dónde estás, sino dónde quieres estar. ¿Cómo hacemos para cambiar los pensamientos entonces? Es un proceso largo, pero hoy te comparto un primer tip, requiere concentración, y tomar nota cada vez:

Identifica dos tipos de pensamientos durante el día, que tiene dos parones de conducta: patrón de éxito y patrón de fracaso.

Detrás del patrón de éxito está la gratitud, de modo que si actuamos con gratitud, el resultado suele ser con mayor satisfacción, felicidad y amor. Detrás del patrón de fracaso, está el miedo. Si antes de iniciar cualquier cosa siento miedo, tal vez las decisiones que tome estén relacionadas con eso, y no me mueva, no actúe, o lo que es peor, actuaremos con miedo, y ¿adivina el resultado entonces?

Seguiremos profundizando. Mientras tanto, comienza por identificar estos dos.

Coach y conferencista