17 de Sep de 2021

Cultura

El fracaso y el éxito en la empresa familiar

“El único conocimiento verdadero es saber que no sabes nada”: Sócrates

La constancia es fundamental en el camino del emprendimiento.Shutterstock

Cuando hablamos acerca de nosotros dentro del mercado laboral, solemos hacerlo a partir de nuestro primer trabajo. Yo puedo decir que desde joven he sido emprendedor, y el emprendimiento familiar “está en mi ADN”.

Pero mi historia con la empresa familiar no inicia conmigo, sino con mi abuelo, un inmigrante griego que llegó en el año 1949 con $5 en el bolsillo, acompañado de su esposa y sus dos pequeños hijos de 1 y 4 años –mi padre uno de ellos–, al puerto de La Guaira, en Venezuela, huyendo de la crisis económica en la que se había sumergido Grecia después de la Segunda Guerra Mundial.

La suerte quiso que el brote de una enfermedad y la subsecuente cuarentena en el barco cambiara su destino –originalmente la ciudad de Sao Paulo– y decidiera el final de su travesía en mi país natal, Venezuela.

Eustratio Papasakellariou comenzó en su nuevo hogar trabajando como carpintero y más adelante pudo establecer un almacén de ropa llamado 'La Caraqueña' y construir el 'hotel Bolívar'.

Así costeó la carrera de medicina de mi padre Constantino quien, siguiendo su verdadera vocación, y por reveses en los negocios de su padre, abandonó los estudios.

Luego de muchas dificultades inició un negocio de comercialización de diferentes productos y conoció a una bella maestra, Rosa, con la que formó una familia. Más adelante trabajó en varias transnacionales como Heinz y Licorera Boulton, para luego independizarse importando por pedido todo tipo de artículos provenientes de Estados Unidos.

Dicho todo esto, lo que intento ahora explicar es que muchos de nosotros nos encontramos en algunos momentos con miedo al fracaso, e instintivamente lo evitamos, y nos quedamos solo con lo que está frente a nosotros o en lo que somos buenos.

El éxito puede ser planeado u ocurrir espontáneamente dependiendo de la situación. Generalmente, la noción del mismo se relaciona con el ámbito laboral y social, pero poseer éxito o triunfar en la vida es un concepto mucho más amplio que se puede aplicar a cosas desde lo más diminutas a las más grandes y significativas.

Podemos ser verdaderamente exitosos en algo en lo que estamos dispuestos a fallar; pero si no estamos abiertos al fracaso, entonces no conoceremos las posibilidades del éxito.