28 de Sep de 2021

Cultura

Roberto Ah Chong: 'La universidad es la conciencia crítica de la nación'

El docente y candidato a la rectoría de la Universidad de Panamá contó a 'La Decana' sobre sus planes de acción para agilizar el ingreso de los estudiantes y optimizar la distribución presupuestaria

Ah Chong comparte información sobre su campaña en su cuenta de Instagram @roberto_ahchong.Cedida

“La Universidad de Panamá necesita una fiesta democrática, lo que no se ha vivido en años”, señaló a La Estrella de Panamá el docente, investigador y candidato a la rectoría de la casa de estudios Roberto Ah Chong. En su programa de propuestas señala como prioridad la equiparación salarial, la eliminación de los índices predictivos y exámenes de admisión, y la creación de un ciclo básico de 28 materias para los estudiantes nuevos.

Ah Chong apuntó que se debe reemplazar el sistema actual de admisión para apoyar a los estudiantes de primer ingreso de “forma justa y sin cerrarles las puertas”. “Ahora, en condiciones homogéneas podrán concursar los estudiantes de las escuelas públicas y privadas, en especialidades como medicina, arquitectura, ingeniería, entre otras”, explicó el candidato, “y paralelo al ciclo básico, obligatoriamente se cursará una carrera de inglés puro, en modalidad presencial o virtual”.

El ciclo básico consta de 28 materias de especialidades, con una duración de 2 años en los cuales los estudiantes podrán “elegir lo que estudiarán sin presiones ni decisiones universitarias por falta de cupos”. De igual forma, al terminar esta etapa los estudiantes podrán elegir una o más especialidades, además de tomar obligatoriamente 28 materias de inglés técnico puro o 28 materias de licenciatura en inglés puro.

“Esto incentivará a los estudiantes a aprender el inglés para complementar sus habilidades laborales, ya que actualmente el 80% de la población estudiantil no es angloparlante”, expresó Ah Chong.

El docente y economista anotó la urgencia de formar a los egresados con “mayores oportunidades” académicas, y llevar una auditoría en las facultades para conocer el porcentaje de estudiantes provenientes de provincias, comarcas indígenas y comunidades vulnerables. “La universidad ha sufrido la oligarquía, ya que únicamente se le ha permitido la entrada a los hijos de aquellas familias que pueden enviarlos, dando menos prioridad a los jóvenes en situación de vulnerabilidad que también deben tener las puertas abiertas a la educación y a una mejor calidad de vida”, explicó.

Ah Chong recordó las que considera como oportunidades desplegadas durante la gestión del fallecido general Omar Torrijos Herrera: “De allí salimos los 'hijos predilectos de la revolución', y se respiraba un ambiente lleno de esperanza, lo que hemos perdido con el pasar de los años, y aún más en la UP”. Para el también abogado, se debe preparar un pénsum académico capaz de competir en el entorno internacional y dejar de “promover a las universidades privadas” al no dar una plataforma “actualizada y capaz”.

El candidato puntualizó en que se dará camino abierto para que todos los profesores puedan dictar clases de maestría, posgrado y doctorado, además de habilitar clases para la realización de tesis y cursos de inglés para docentes y administrativos con horarios vespertinos. “Comenzaremos con una revisión profunda de los puestos administrativos en la UP, ya que hemos encontrado un fenómeno de menor valoración a aquellos funcionarios que han dedicado su vida a la universidad en comparación con quienes llevan poco tiempo dentro de la misma”, anotó.

Para Ah Chong, es urgente elevar la ponderación de la participación administrativa en la mesa de toma de decisiones con respecto a las autoridades universitarias, como las elecciones de rectoría. “Contamos con un personal altamente calificado; algunos miembros se encuentran en puestos inferiores a su preparación académica con una paga insuficiente por sus labores, por lo que daremos 20% de ponderación a los administrativos y bajaremos el porcentaje de los profesores a una equiparación equitativa”.

Infraestructura y presupuesto

“La universidad es la conciencia crítica de la nación y debe presentarse como un ente en estado óptimo, tanto en su estructura interna como en las infraestructuras externas, lo que no ha sucedido aún”, indicó el docente.

Sobre su plan de acción hace hincapié en la urgencia de restaurar las bases de las facultades de Derecho, Medicina y Humanidades, las cuales “están cayendo” lo que puede ser “un peligro para la población universitaria”.

“Necesitamos una universidad sostenible, vinculada al medio ambiente y con condiciones favorables para desarrollar la experiencia educativa”, anotó, “seguimos esperando la aprobación del traslado de la UP, pero lamentablemente a los directores no les ha interesado”.

Expresó que de llegar a la rectoría de la institución, presentará en la primera sesión de los consejos Académico y Administrativo una nueva propuesta para modernizar la infraestructura universitaria, basada en: nuevos edificios para las facultades de Ciencias, Comunicación Social, Humanidades, Economía, Medicina, Odontología, Administración de Empresas y Contabilidad; además de promover la construcción de infraestructuras en los centros regionales universitarios; estimular la creación de laboratorios, y apoyar la proyección nacional a través de los centros regionales universitarios.

La ruta administrativa

Lo anterior será tomado en cuenta dentro del presupuesto anual de la UP, donde para el año fiscal 2021 se asignó la suma de $284 millones, 14,9 millones menos que en 2020, según registros.

“Hace 20 años era de $33 millones, ahora se debe llevar a cabo la ejecución de la administración presupuestaria de la mano de especialistas en ciencias administrativas”, enfatizó Ah Chong, “los rectores pasados han manejado de forma incorrecta el presupuesto, por lo que se requiere una auditoría profunda de los recursos financieros, tras la cual se definirán las prioridades, con qué contamos y qué podemos hacer, bajo un plan quincenal de ejecución presupuestaria”.

En el programa del candidato se presentan los objetivos de administración y supervisión de los servicios de los programas de cafetería, internet, fotocopias y librería, entre otros básicos de la institución. Así como garantizar el menú estudiantil en las cafeterías universitarias, exigir la excelencia y pertinencia en la gestión de los puestos de trabajo, acorde a las legislaciones del sector público y la auditoría de ingresos y gastos contables que cumplan las legislaciones correspondientes.

Ah Chong aplaudió la energía de los estudiantes universitarios durante la pandemia. “Los estudiantes en la UP son adaptables; son héroes y se están preparando como es debido sin importar los pocos recursos que les ha brindado la universidad durante este tiempo difícil. La UP no tendrá rezagos educativos, sino que crearemos sistemas de educación interactiva para los estudiantes dentro de un sistema semipresencial y virtual”.

Investigación e innovación

En cuanto al área investigativa, el docente señaló sus propuestas para un mejoramiento de los procesos de publicación internacional, que incluyen la integración de los estudiantes a las investigaciones, la implementación de las revistas indexadas de la universidad en los programas de maestrías “donde nacen muchas investigaciones” y promover la ética de “hacer más por la UP y el país”.

“Durante la pandemia dejamos que los profesores se fueran, cuando debimos haberlos unido para realizar investigaciones colaborativas y con incentivos, creando sistemas novedosos para llevar un teletrabajo real, no solo por videollamadas”, enfatizó. Para el docente, la competitividad internacional va acompañada de la apertura de los jóvenes para que “estudien e investiguen aquí” y llevar a cabo el ciclo básico representará una generación de “estudiantes altamente competitivos tanto en la región como en otros continentes”.

Actualmente la UP precisa subir peldaños para posicionarse entre las mejores universidades de Latinoamérica y el mundo, lo que Ah Chong contempla en sus propuestas para promover el intercambio internacional, investigación y participación en congresos internacionales. “Tenemos semillas que no se han cultivado, y si nos concentramos en mejorar la calidad educativa pospandemia, después de tres o cuatro años la UP mejorará su ranking a nivel mundial”, expresó.

Como parte de su movimiento para el apoyo educativo y la innovación, Ah Chong mencionó que beneficiará a los estudiantes con el apoyo de becas brindadas por el Instituto de Formación y Aprovechamiento de Recursos Humanos (Ifarhu) a quienes alcancen un índice excelente para su graduación. Igualmente propone revisar y actualizar las carreras puntualmente cada cinco años con un sistema que pueda continuar en próximas administraciones.

“Tiene que haber innovación, sino no podremos echar adelante a la universidad. Para el futuro tenemos que centrarnos en que Panamá es un gran centro logístico, incluyendo en las carreras la enseñanza de diversos idiomas y modos de negocios globales, para enfrentar las necesidades del país y la región”, indicó.

Para impulsar la investigación, Ah Chong señaló que fundará la facultad y el gabinete de investigación y desarrollo, incentivará los conocimientos de manejo de la plataforma de Panamá Compra, para tener acceso a las licitaciones nacionales e internacionales y creará el 'gabinete de asistencia investigativa' de apoyo a los graduados, “orientándolos sobre la forma e imagen que deben desarrollar, para dar ese gran paso de entrar al campo empresarial”.

El académico mencionó en sus propuestas los programas de apoyo estudiantil como el llamado 'padrino empresario' que permitirá a empresas del sector privado brindar empleos de medio tiempo a estudiantes de escasos recursos económicos para el pago de su colegiatura así como la coordinación con el Instituto Nacional de Formación Profesional y Capacitación para el Desarrollo Humano (Inadeh) para la participación de los estudiantes en programas de ejecución técnica enfocados en sus especialidades.

Asimismo, señaló el impulso para el aprendizaje de idiomas globales como el español, ruso, coreano, mandarín e inglés; además, propone dar mayor énfasis al aprendizaje de herramientas como Excel avanzado, y cursos de responsabilidad y emprendimiento. En cuanto a las misiones comerciales e intercambios estudiantiles, Ah Chong plantea la coordinación de encuentros de estudiantes con artesanos y pequeños empresarios con el apoyo de entidades como Ampyme, el Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral (Mitradel), la Secretaría Nacional de Ciencia y Tecnología (Senacyt), el Ministerio de Desarrollo Social (Mides) y el Ministerio de Comercio e Industrias (Mici).

“La universidad debe adecuarse y abrir las puertas al futuro, y quiero brindarles a los estudiantes la oportunidad que me dieron a mí de entrar a la universidad sin barreras, creando condiciones para que la sociedad panameña crezca y prospere”, explicó, “a pesar de todo, somos el país que mayor crecimiento tiene en Latinoamérica, por lo que la universidad debe dar camino abierto a los jóvenes para tener una mejor calidad de vida. Además, cualquier idea innovadora que produzcan nuestros estudiantes vamos a apoyarla y a darle una plataforma para lograr lo que se propongan”.

“Cualquier idea innovadora que produzca nuestros estudiantes vamos a apoyarla y a darles una plataforma para lograr lo que se propongan”.

ROBERTO AH CHONG

Es economista, abogado y docente en la Universidad de Panamá desde 1981.

Nombre completo: Roberto Antonio Ah Chong Falcón.

Nacimiento: 30 de octubre de 19453. ciudad de Panamá.

Ocupación: Economista y docente.

Resumen de su carrera: Inicia como profesor catedrático de pregrado en la UP en 1981 y luego como profesor catedrático del Programa de Maestría de la Faeco en 1994 hasta el 2020. Fue director de la Universidad Empresa (2016-2020) y Coordinador de Asistencia Técnica Internacional en el Ministerio de Comercio e Industrias (2006-2009). Fundó el Bufette AhChong Business Center y fue asesor para la Asamblea Legislativa y el BID.