28 de Nov de 2021

Cultura

Colombia y Panamá en una relación de historia, cultura y hermandad

El cónsul general de Colombia en Panamá, Mario Javier Pacheco habla de las relaciones socioculturales entre ambos países desde sus inicios. Además dialoga acerca del programa 'Colombia nos une', el turismo y el camino hacia la recuperación económica en el istmo

Colombia y Panamá en una relación de historia, cultura la hermandad
Pacheco es autor del análisis literario para escolares, de 200 obras de la literatura universal.Roberto Barrios | La Estrella de Panamá

“Panamá no es solo un país que le ha abierto los brazos a los colombianos, sino también una nación donde se puede salir adelante”, expresa el cónsul general de Colombia en Panamá, Mario Javier Pacheco García, quien además es doctor en Ciencias Políticas, investigador y periodista.

Pacheco ha sido embajador y líder mundial por la paz, en la Fundación El Sol, de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

También es certificado por la Defensoría del Pueblo de Colombia como pionero nacional en la enseñanza de los derechos humanos en el aula. Además es autor de la letra del himno del municipio de Ocaña y exrepresentante de la Fundación para el Desarrollo de la Educación Regional (Funeducar) y de la Fundación Catatumbo Vivo.

Durante una entrevista con La Estrella de Panamá, el diplomático habla de la relación sociocultural entre el istmo y Colombia, así como de las iniciativas que llevan a cabo desde el Consulado con programas en pro de la educación, la gastronomía y el emprendimiento.

De igual manera, dialoga sobre los desafíos que tendrá que enfrentar Panamá durante la reactivación del turismo y la recuperación económica tras las afectaciones de la pandemia.

¿Cómo describe la relación sociocultural entre Colombia y Panamá?

Hay que partir de una hermandad histórica entre ambos países. Desde que Panamá se separó de Colombia, las relaciones han sido permanentemente buenas y espléndidas. Nos intercambiamos en la parte sociocultural todo el tiempo, también la parte comercial. Ambas naciones son respetuosas de las leyes y la soberanía de cada una. Panamá es un destino de muchos colombianos, tanto que hoy tenemos una cifra que parece muy grande, es el 10% de la población panameña, hay 406,000 colombianos en Panamá.

Hablemos del programa 'Colombia nos une'.

'Colombia nos une' es un programa manejado por la directora del proyecto, Marcela Bejarano, quien en sus relaciones ha hecho un trabajo de extensión extramural del Consulado muy significativos que no solo han beneficiado a los colombianos, sino también a los panameños; por ejemplo, se han efectuado convenios con MiniMed con atenciones casi gratuitas con un precio que oscila entre $5 y $10 al mes, eso no se había visto antes en Panamá y lo hemos logrado mediante el programa. En ese sentido, las iniciativas también se han enfocado en emprendimiento y la directora del programa ha logrado aglutinar a emprendedores colombianos que ya están llegando a la cima como aquellos que son incipientes. A los que están iniciando se les imparte talleres, se les da la mano y se les apoya. Este grupo es de emprendedores colombianos, aunque también se han favorecido emprendedores panameños. Estos resultados han hecho que dentro de los programas surjan eventos como la Feria de la Salud, que se realizó este año, en septiembre, donde asistieron colombianos y panameños que recibieron atención gratuita. Aquí se presentaron médicos de distintas especialidades.

¿Qué otros eventos tienen contemplados?

Con propósito del Día Nacional del Colombiano Migrante (10 de octubre), haremos actividades durante todo este mes, donde tendremos una feria virtual de emprendimiento que se realizará el sábado 23 de octubre, a través de una página que habilitaremos para la feria. Además, tendremos charlas en temas de salud. Pero antes, el 19 de octubre estaremos abriendo atención médica gratuita para los colombianos a través de MiniMed en el área de medicina general y psicología. Todo esto en marco del Día Nacional del Colombiano Migrante. Por otro lado, el 7 de diciembre presentaremos un resumen de los programas que ha hecho la licenciada Bejarano, pero específicamente este evento busca complementar la hermandad entre ambos países. Tenemos pensado fomentar la gastronomía de las dos naciones en la segunda Feria Internacional del Dulce Colombiano, donde también podríamos incluir los aportes de los dulceros istmeños. Panamá no es solo un país que le ha abierto los brazos a los colombianos, sino una nación donde se puede salir adelante y eso ha dado muchos resultados positivos.

En temas de educación, ¿qué programas están impulsando?

“Siento que es hora de empezar a enmendar lo que se ha deteriorado y darle nuevamente la confianza a los turistas para venir a Panamá; los cierres aeroportuarios causaron que muchas personas, no solo los colombianos, sino personas de otros países tuvieran algo de desconfianza que hoy hay que limar. Panamá tiene una de las industrias turísticas más poderosas de Latinoamérica”, MARIO JAVIER PACHECO GARCÍA, CÓNSUL GENERAL DE COLOMBIA EN PANAMÁ.

Este tema es de suma importancia para el Consulado. Obviamente a nivel académico superior y a través del programa 'Colombia nos une', hemos realizado una serie de convenios universitarios. Entre los centros superiores están: la Universidad Metropolitana de Educación, Ciencia y Tecnología, (Umecit); la Universidad del Istmo (UDI) entre otros. Esto nos ha permitido que en el Consulado haya 10 funcionarios capacitándose en estas universidades gracias a los convenios, pero adicionalmente los panameños han ingresado con muy módicos precios a estudiar a cualquiera de los 100 programas de educación superior. En adición, también he dialogado con el Director del Instituto Superior de Ingeniería y junto a promotores de la educación finlandesa, ha surgido la idea que a través del Consulado se puedan abrir las puertas en el Ministerio de Educación para que Panamá pueda tener acceso en algunos colegios a la formación de este país, por ejemplo, se podría iniciar con las escuelas en San Miguelito. En ese sentido, ya tuvimos las conversaciones necesarias con el alcalde de San Miguelito, Héctor Valdés Carrasquilla, donde posteriormente se buscará establecer la visita de algunos docentes de Finlandia, pero lo positivo es que ya empezamos a dar los primeros pasos.

Por otro lado, ¿cómo ve el fomento del turismo entre Panamá y Colombia?

En los dos países existe un reglón muy importante para nuestra economía en este sector. En el caso de Colombia, nosotros tenemos a Cartagena, San Agustín, Amazonas entre otros paquetes y actividades que trabajamos para que los panameños que vayan a nuestro país aprecien el turismo y la cultura. En el caso de Panamá, pienso que se está abriendo al turismo nuevamente tras la covid-19. Producto de la pandemia este sector salió supremamente afectado y no está recuperado todavía. Creo que los dirigentes tienen que entender que muchas generaciones de panameños lucharon para hacer de esto un paraíso y, de pronto no se puede confundir el tema de protección nacional con la ultranza, considero que es bueno proteger al istmo y efectivamente se ha resguardado tan bien que los niveles de contagios han disminuido, pero siento que es hora de empezar a enmendar lo que se ha deteriorado y darle nuevamente la confianza a los turistas para venir a Panamá porque los cierres aeroportuarios causaron que muchas personas, no solo los colombianos, sino personas de otros países tuvieran algo de desconfianza que hoy hay que limar. Panamá tiene una de las industrias turísticas más poderosas de Latinoamérica.

Ahora que dialogamos sobre la pandemia, ¿cómo fue su labor en medio de la covid-19 desde el Consulado?

Creo que la pandemia para todo el equipo fue una gran oportunidad y logramos cosas que nunca se habían efectuado. Conseguimos que el presidente de la República de Panamá, Laurentino Cortizo le diera el perdón presidencial a 16 presos colombianos que, luego fueron trasladados a Colombia. Asimismo, distribuimos 15,000 comidas para evitar que el hambre afectara a los colombianos en Panamá. También logramos solicitar vuelos humanitarios y trasladar a más de 2,000 compatriotas que estaban varados en Panamá.

Con todo el caos que ha ocasionado la crisis pandémica y desde su perspectiva, ¿cómo ve la recuperación económica en Panamá?

Panamá será uno de los primeros países en recuperarse económicamente en Latinoamérica gracias a su tamaño y a la pujanza de su gente. Creo que es muy importante tener en cuenta dentro de la recuperación, el protagonismo de los bancos que fueron impactados por la moratoria y también que los bancos respeten con la Superintendencia de Bancos de Panamá cada una de las normas al pie de la letra que expidió el presidente de la República de Panamá, Laurentino Cortizo.

En la actualidad, hay más de un millón de créditos vivos en el istmo y una gran cantidad de esos créditos entraron a la ley de la moratoria confiando en la palabra del Presidente y de los decretos. Tengo casos de colombianos que han intentado empezar a pagar las cuotas y se han llevado desagradables sorpresas. También de gente que duró entre 15 y 16 meses en ese proceso y ahora están al borde de perder sus viviendas si no le pone coto a eso. El Consulado no puede actuar en ese caso porque Panamá y sus políticas son soberanas y nosotros respetamos eso, pero a nivel de sugerencia solicitaría que en la recuperación se piense mucho en que, si se maltrata los decretos expedidos por el presidente Cortizo, se va a producir un pinchazo en la burbuja inmobiliaria, se va a producir un caos económico y social muy grande que, después podría ser irreparable por el bajonazo que se tendría. Pienso que los bancos sin necesidad de perder pueden ponerse la mano en el pecho para reestructurar de una manera decente los créditos que fueron tratados con la moratoria.

Para que los lectores lo conozcan un poco más. Leí que tiene 67 obras publicadas, además es investigador y periodista. Compártanos sobre esas facetas.

El periodismo ha sido la base de mi vida. Tengo un blog y fui dueño de uno de los periódicos más importantes de Colombia que fue el Diario Frontera. Por lo menos, en mi vida dirigí unos 20 periódicos. Al tener 71 años puedo decir que todo esto es un logro de la edad. Lo cierto es que soy un hombre que no se queda quieto y, donde llego transformo. Por eso creo que el ser humano para que se pueda realizar integralmente, debe transformar los espacios donde se encuentra porque si no se convierte en un ser conformista y, el ser conformista le lleva a quedarse con un salario mirando que pasa la vida antes sus ojos, y definitivamente no soy de esas personas. Afortunadamente desde mi posición actual junto al equipo, hemos hecho un buen trabajo. Gracias al embajador de Colombia en Panamá, Eduardo Burgos Martínez, que tenemos dos actividades de manera distinta, pero es una fortuna contar con su apoyo. Todos estos trabajos que se vienen realizando en el Consulado forman parte de la política exterior del presidente de Colombia, Iván Duque y de la ministra de Relaciones Exteriores y Canciller de la República, Marta Lucía Ramírez.

Para finalizar, una vez termine sus funciones como cónsul de Colombia en Panamá, ¿qué aportes desea heredar?

Para mí el entendimiento migratorio es muy importante, también que se logre continuar con programas tan bonitos como 'Colombia nos une'. Quiero que la hermandad entre ambos países sea más robusta y productiva. En el aspecto educativo también quiero implementar algunas cosas. Aún me falta un año y quiero seguir trabajando. Mi labor culminará cuando salga el presidente de Colombia, Iván Duque, luego veré qué viene, pero en este momento tan solo aspiro a morir joven lo más viejo posible.