05 de Dic de 2022

Cultura

'Restos de derivas y naufragios', objetos que en una segunda vida hablan de nuestra sociedad

La exhibición de los artistas Ismael Ortiz y Hugo González es el resultado del trabajo de acompañamiento curatorial Simbiótica, organizado por Quorum Laboratorio Cultural

'Restos de derivas y naufragios', objetos que en una segunda vida hablan de nuestra sociedad
Obra de Ismael Ortíz (San Felipe)Esther M. Arjona | La Estrella de Panamá

Alejarse de las rutas o caminos específicos y emprender una caminada sin rumbo fijo, es lo que se conoce como deriva. El filósofo francés Guy Debord desarrolla llamada teoría de la deriva, en la que en lugar de ser prisioneros de una rutina diaria, plantea seguir las emociones y mirar a las situaciones urbanas de una forma nueva radical en un estado de consciencia activa. Los artistas Ismael Ortiz y Hugo González presentan en Díptico Art Studio and Gallery el resultado de una práctica artística basada en la deriva, desplazamientos a través de espacios diversos, donde entran en juego fenómenos psicogeográficos de activación de la conciencia. A lo largo de los recorridos que estos dos artistas realizan por los espacios públicos, uno en la ciudad de Panamá y otro en una comunidad de playa, van colectando objetos, todos ellos restos de la acción humana en su actividad constructiva, con los que realizan instalaciones y fotografías “con fuertes cargas semánticas y políticas”.Los objetos a los que estos artistas nos exponen, explica el texto curatorial, “son los restos de un naufragio social, residuos de procesos de exclusión y gentrificación que violentan los espacios comunes y desvanecen la memoria colectiva”.

Las paredes blancas, usuales en una galería de arte ofrecen un fondo bastante sencillo a algunas piezas que, cada una por separado no tendrían mucho significado: Del lado derecho de la sala, ladrillos intervenidos por el efecto del mar y el tiempo pierden sus bordes y lucen casi redondos. Así también, algunos bloques de concreto que toman significado al apreciar algunas fotografías que muestran fragmentos de paredes o columnas y de una muralla de donde se cuelan aguas grises que llegan hasta el mar. Sobre una mesilla, una colección de fotografías muestran letreros que intentan desanimar a los visitantes a llegar hasta el mar, al que todos deberíamos tener acceso, a través de unas servidumbres públicas descuidadas y obstaculizadas, con el mismo propósito.

Del lado izquierdo de la sala, algunas varas de madera con segmentos pintados con colores vivos hacen la conexión con una foto que muestra algunas varillas de acero, presas en fragmentos de construcciones destruidas y abandonadas, con la misma colorida intervención. Sobre una pila de ladrillos que por sus dimensiones y desgaste dan señas de tener muchos años de existencia, reposa una pequeña pieza de madera, con algunos extremos pintados. Un poco más atrás, se ubican en un orden armónico varios trozos de madera quemada que pertenecieron a un emblemático edificio de la zona colonial que fue destruido por un incendio. Se trata de elementos ubicados en áreas urbanas del centro de la ciudad.

En cada uno de los extremos de la sala se encuentra la ubicación de las obras, cada una acompañada de un código QR desde el cual se puede acceder a la localización de las piezas originales, en el caso de las fotografías, o del espacio de donde provienen las piezas que han sido trasladadas a la galería

'Restos de derivas y naufragios', objetos que en una segunda vida hablan de nuestra sociedad
Obra de Hugo González (Coronado)Esther M. Arjona | La Estrella de Panamá

“Me encanta que ellos encuentran belleza en cosas sencillas, de la calle, tiradas. Eso es lo que el artista observa en un estado de conciencia activa. Trae los resultados y los organiza en una especie de discurso que tienes que leer con calma y que afecta de una manera diferente a como afectaría un texto escrito, porque te toca en un nivel afectivo, en un nivel del subconsciente. Es interesante esa forma de analizar alrededor de ello”, explica Gladys Turner Bosso, curadora de la exposición.

“Por eso se llama 'Restos de derivas y naufragios'. Las derivas son las de ellos… alejarse del trayecto conocido, para emprender un recorrido tipo aventura, donde estás observando tu entorno. Es lo que hacen ellos dos, y los naufragios son nuestros naufragios sociales: restos de gentrificación y exclusión, una casa quemada que podría volverse a edificar, según los parámetros de restauración, pero que no hay voluntad política para hacerlo”, comenta la curadora.

Turner Bosso explica que viene acompañando el proceso de estos dos artistas desde hace unos seis meses. “Tenía la idea de que Ismael y Hugo se conocieran. Veía el trabajo de Hugo, veía el trabajo de Ismael y había tanta afinidad en la forma de abordar los procesos creativos, en formas de recorrer los espacios, en forma de rescatar los objetos encontrados… además, esa necesidad de trabajar con espacios y restos arquitectónicos … y ellos no se conocían en persona... y resulta que hasta se parecen físicamente…”, dice maravillada. “Fue lindo, porque cada uno conocía el trabajo del otro, se admiraban mutuamente, pero no se habían hablado”, agregó.

La oportunidad de esta experiencia se da a través de Simbiótica, programa de acompañamiento curatorial propuesto por Quorum Laboratorio Cultural, a través de una convocatoria a artistas de la región centroamericana y del Caribe que quisieran ser acompañados por curadores a lo largo de sus procesos artísticos. “Hay momentos en que los artistas están haciendo cambios, hay momentos en el que necesitan algún tipo de apoyo, algunos que querían hacer exposiciones, no tenían quién las curara, y lo que hicimos fue que cuatro curadores: Pancho López (México), Diego Ventura (Guatemala) Adrienne Samos y mi persona (Panamá), seleccionamos a un grupo de artistas de acuerdo también a nuestros intereses en el campo del arte contemporáneo para trabajar con ellos”, explica la curadora.

'Restos de derivas y naufragios', objetos que en una segunda vida hablan de nuestra sociedad
Obra de Ismael Ortiz (Bella Vista)Esther M. Arjona | La Estrella de Panamá

Turner Bosso, interesada en los fenómenos urbanos y en las derivas, con una finalidad un tanto lúdica pero también con una mirada más incisiva sobre lo político y lo social, se decantó por Ismael Ortiz y Hugo González con quienes trabajó una exposición. Acompaña en otros procesos a la costarricesnse Marcela Araya y al guatemalteco Fredy Rangel.

Las derivas son las de ellos… alejarse del trayecto conocido, para emprender un recorrido tipo aventura, donde estás observando tu entorno (...) y los naufragios son nuestros naufragios sociales: restos de gentrificación y exclusión GLADYS TURNER BOSSO CURADORA

La curadora, coordinadora del programa Simbiótica cuenta que se han visto sorprendidos por la masiva respuesta de los artistas a esta primera convocatoria. “Inicialmente cada curador trabajaría con dos artistas solamente, pero al ver la cantidad – 54 – y la calidad de sus trabajos debimos asumir algunos más”, detalla.

Aunque la decisión trae consigo más esfuerzo, los curadores están conscientes de que el trabajo con ellos nutrirá sus investigaciones.

'Restos de derivas y naufragios', objetos que en una segunda vida hablan de nuestra sociedad
Obra de Ismael Ortiz (Bella Vista)Esther M. Arjona | La Estrella de Panamá

La intención del programa es trabajar con base en las necesidades del artista “y eso es bien rico porque estamos trabajando fuera de las fechas límite que imponen las instituciones museísticas. Además, profundizamos las relaciones afectivas con los artistas, pienso que eso siempre se deja de lado. En este caso, hubo mucha actividad colaborativa”, analiza.

Turner Bosso aclara que el fin de la colaboración no necesariamente es una exposición que puede o no darse. Otro tipo de acompañamientos como armar una declaración o statement, preparar una biografía, completar formularios para optar por fondos o llevar al artista a desarrollar un proceso creativo, también se dan.

Este proyecto cuenta con espacios aliados en diferentes países: en Costa Rica, Satisfactory; en Guatemala con Espacio C y en Panamá, Díptico Art Studio and Gallery. “Hay un trabajo colectivo armado desde los acompañamientos curatoriales con estas instituciones o estos espacios independientes”, informa. Y para futuros programas se contará con la participación de más curadores. “Queremos contar con curadores jóvenes que podrían ser de Costa Rica o del Caribe colombiano, donde tenemos muy buena relaciones”, agrega.

Luis Carlos González, director de Díptico Art Studio, cuenta las razones por las cuales decidió participar en el programa.

'Restos de derivas y naufragios', objetos que en una segunda vida hablan de nuestra sociedad
Obra de Hugo González (Coronado)Esther M. Arjona | La Estrella de Panamá

“Nos dedicamos a dar clases de dibujo y pintura a niños desde los 3 años y medio. Pero al concentrarse las actividades es espacios de tiempo muy específicos, como actividades after school, después de las 4:00 de la tarde o los sábados, el resto del tiempo el espacio estaba cerrado. Así es que además de poder darle vida al espacio pro más tiempo, estamos ofreciendo oportunidades a otros artistas”, asegura el director del estudio.

“Trabajar en el arte es algo que se tiene que hacer en conjunto. Si más artistas exponen y más gente conoce acerca del arte, habrá más gente motivada a aprender de arte. Entonces habrá más jóvenes niños y adultos, interesados en aprender arte y allí nos beneficiamos nosotros”, argumenta.

La alianza con Quorum Laboratorio Cultural permite a Díptico “presentar exhibiciones de altura y que salgan de lo que el público panameño está acostumbrado a ver y además, lo hacemos para que mis estudiantes puedan ver algo más allá de lo que tradicionalmente conocen como arte. Gana el público, ganan los artistas, ganan los estudiantes”, afirma González.

'Restos de derivas y naufragios', objetos que en una segunda vida hablan de nuestra sociedad
Obra de Hugo González (Coronado)Esther M. Arjona | La Estrella de Panamá

Para finales de este año se tiene programado hacer la exhíbición curada pro Adrienne Samos, del artista Esviel Jeffers.

'Restos de derivas y naufragios', objetos que en una segunda vida hablan de nuestra sociedad
Obra de Hugo González (Coronado)Esther M. Arjona | La Estrella de Panamá