25 de Feb de 2020

Curiosidades

¿Qué pasa con las redes sociales cuando mueres?

Según Facebook, aproximadamente 200 mil de sus miembros mueren cada año

¿Qué pasa con las redes sociales cuando mueres?
Redes sociales.

Las redes sociales se han vuelto indispensables para las personas, en especial Twitter y Facebook donde se publica tus tristezas y tu éxito, pero, si alguien muere ¿Qué pasa con su cuenta?.

Abogados piden a legisladores en Washington incluir en los testamentos los derechos sobre las redes sociales de un fallecido.

Según Facebook, aproximadamente 200 mil de sus miembros mueren cada año. Así que es inevitable que la red social abriera un espacio para anunciar estas noticias.

En caso de que un amigo o familiar muera, puedes informar a Facebook sobre el fallecimiento y el perfil dejará de existir para convertirse en una página y así guardar memoria a la persona que se ha ido.

El allegado al fallecido debe ir a la opción de «Ayuda» en Facebook, ir a «Informar sobre una violación» y después en la pregunta «¿Cómo reporto que un usuario ha fallecido o qué cuenta debe ser recordada o eliminada?». Allí le aparecerán dos opciones, solicitar la creación de un perfil en Memoria o eliminar una cuenta.

Una vez que se dé de alta la muerte, sólo los amigos del fallecido podrán ver su perfil y podrán colgar leyendas para recordarlo.

Asimismo existe el dilema de saber quién heredará la cuenta de alguna red social, por ello en Washington se busca que por ley se permita a la familia heredar las cuentas en línea de sus familiares fallecidos.

Para pedir la desactivación de una cuenta en Google (si no se utiliza el gestor) se necesita un certificado de fallecimiento y un email, con encabezado y contenido desde la dirección de google que se quiere eliminar.

La Comisión de Derecho Uniforme de Washington, cuyos miembros son nombrados por los gobiernos de los estados, aprobó el plan de “activos digitales” que daría a sus seres queridos el acceso, aunque no el control, de las cuentas digitales del difunto, a menos que se especifique lo contrario en un testamento.