Temas Especiales

19 de Jan de 2021

Familia

Los senderos de la doble moral

Más de 40 mil personas, distribuidas en 40 países de todos los continentes, mostraron su rechazo a la infidelidad

Los senderos de la doble moral
Los senderos de la doble moral

La infidelidad, el aborto y la homosexualidad son conductas inaceptables para la mayoría de las personas, según una macroencuesta realizada a 40 mil 117 ciudadanos de 40 países de distintos continentes.

El estudio del Centro de Investigación Pew indica que el 78% rechaza la infidelidad, así como un 62% no ve como buenos los juegos de azar. Y pese a todos los intentos para impulsar la aceptación por los gustos homosexuales, un 59% de los entrevistados indicó que consideran inaceptable esta conducta. Los resultados van más allá e indican que sólo en tres países la mayoría señala que es moralmente aceptable la homosexualidad: la República Checa, España y Alemania.

A Junier Farrel, un joven homosexual, este resultado no le preocupa, en cambio se pregunta a quiénes se entrevistó. Él entiende que la aceptación mayoritaria de las conductas homosexuales tomarán su tiempo y en lugar de pensar en negativo, resaltó que hay un avance, pues un 41% ya no ve como malo el hecho de que dos hombres o dos mujeres decidan amarse entre sí.

Los niveles de intolerancia van bajando en escalones como el aborto. En ese renglón, la gráfica indica que el 56% no está de acuerdo con esa práctica.

El psicólogo Carlos Pavel interpreta esta cifra desde los factores que llevan a una dama a realizarse un procedimiento de este tipo. ‘Al margen de nuestras impresiones personales, existe un amplio número de mujeres que se someten a interrupciones de sus embarazos en situaciones de mucho riesgo. Mucho se habla de las consideraciones morales del aborto, pero también es importante enfocar los aspectos de salud pública que de esto se desprende’, señala el especialista.

Cabe resaltar que en China, donde a veces es obligatorio el aborto por la política del hijo único, el 37% de los encuestados consideran inmoral esa práctica. En Canadá hay una disputa, pues el 26% lo rechaza, pero igual número lo acepta; y un 37% no considera que es un tema moral.

Por otro lado, en República Checa y Francia quedó bien marcada una alta tolerancia a esta experiencia. En el primer país solo un 18% se opone, lo que deja a Francia como el país que más la consiente, pues solo un 13% mostró repudio.

¿A algunos les parece sorprendentes estos resultados? Adam Cassandra, gerente de comunicaciones de Human Life International (HLI), expresó en LifeSiteNews.com que no deben parecernos extraños esos números.

De acuerdo con lo que han podido palpar los misioneros de HLI, las familias de las naciones en desarrollo siguen defendiendo sus principios morales y con base en ellos crían a sus hijos. Esto es más notable en países africanos, asiáticos e iberoamericanos, explica Cassandra, donde la fe y los ideales de tener una familia fuerte son los motores que impulsan a los padres.

PÁGINA 3D