Temas Especiales

26 de Feb de 2021

Farándula

Warren Beatty resta importancia al ya mítico error de los Óscar

El actor no puede evitar sorprenderse al recordar todo el "drama" que se vivió por la confusión a la hora de anunciar la película ganadora

Warren Beatty resta importancia al ya mítico error de los Óscar
Warren Beatty.

El triunfo de 'Moonlight' como Mejor Película en la ceremonia de los Óscar del pasado febrero quedará ya para siempre asociado a la metedura de pata cometida por los presentadores de la categoría, Faye Dunaway y Warren Beatty, quienes anunciaron por error que el ganador de la preciada estatuilla había sido el musical 'La La Land' después de que les entregaran el sobre equivocado.

Aunque aún pasará mucho tiempo antes de que el fantasma de semejante desliz deje de perseguir a sus protagonistas, Warren Beatty no parece perder la esperanza de que, a base de repetirlo, el resto del mundo se dé cuenta de que lo sucedido no deja de ser una anécdota embarazosa, sí, pero sin más importancia.

"A mí me pareció todo un poco tonto. Me pareció ridículo que se creara tanto drama en torno a ese momento. Esas cosas suceden", insistió el veterano intérprete a su paso por el programa de la cadena ITV 'Lorraine', que aprovechó para aclarar una vez más que él no había jugado ningún papel en la desafortunada equivocación de la que, en todo caso, fue tan solo una víctima.

"Algún pobre tipo cometió un error y me dio el sobre equipo", matizó sin resentimiento.

A pesar de que Warren no fue ni siquiera el encargado de anunciar, erróneamente, el título del filme ganador -su compañera Faye Dunaway leyó la tarjeta por ambos-, su nombre fue el que estuvo en boca de todos posteriormente mientras se comentaba un acontecimiento inaudito en la historia de la Academia de Cine estadounidense.

Esa injusticia hizo que muchos nombres de la industria salieran en su defensa, incluyendo el productor de la gala de los Óscar Michael De Luca, quien aseguró que el veterano actor había sido el "héroe" de la velada al mantener la compostura en todo momento.

Finalmente la propia Academia anunció que no volvería a trabajar con los dos empleados de la firma de consultoría Pricewaterhouse Coopers que esa noche se encargaban de custodiar los sobres que contenían el nombre de los premiados y que acabaron mezclando.