La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Farándula

El príncipe Carlos suelta una palabra malsonante en un acto oficial

El príncipe de Gales sorprendió a todos los que se habían congregado para saludarle al utilizar una mala la expresión

El príncipe Carlos.

Las imperturbables tradiciones de la casa real británica y el hermetismo que rodea a su vida privada han dado pie a todo tipo de leyendas en torno a sus figuras más destacadas, de las cuales muchas ya han sido confirmadas por los responsables de etiqueta de palacio -como, por ejemplo, que sí viajan siempre con un traje negro en caso de que se produzca algún fallecimiento inesperado en la familia- mientras que otras siguen siendo un verdadero misterio.

En el caso del príncipe Carlos, durante años se han dado por ciertos los rumores que aseguraban que jamás se embarcaba en una de sus visitas oficiales a otros países sin meter antes en la maleta un colchón de su gusto, sábanas limpias, una radio, su propio papel de baño de calidad premium y un asiento para el inodoro.

Aprovechando que el heredero al trono británico se encuentra estos días lejos de casa cumpliendo con su agenda oficial, concretamente en Brisbane (Australia), un periodista se atrevió a interrogarle acerca de esa supuesta costumbre suya mientras él saludaba a los curiosos que se habían congregado para verle. Lo que probablemente no se esperaba el reportero era la respuesta que obtuvo.

"¿Mi propio qué? Oh, no os creáis todas esas mi**das", respondió rápidamente el hijo de Isabel II, entre sorprendido y molesto.

Este pequeño desliz del príncipe de Gales resulta sorprendente en un miembro de la familia real, famosa por regirse por un estricto protocolo en sus apariciones públicas que solo la nueva generación -Enrique y Guillermo con sus respectivas parejas- ha comenzado a relajar en los últimos años.

Sin embargo, esta vez han sido Carlos y su esposa quienes han mostrado una actitud más cercana en su actual viaje a Australia para inaugurar los Juegos de la Mancomunidad 2018. De hecho, en ese momento de la mencionada conversación, la duquesa de Cornualles quiso intervenir para evitar que se creara un silencio incómodo y echar de paso una mano a su marido para salir de esa situación algo incómoda.

"No os lo creáis todo", apuntó Camila.

Lejos de tratar de ignorar o echar tierra sobre este pequeño arranque de espontaneidad de Carlos, el director de comunicación del matrimonio, Julian Payne, no dudó en hacer referencia a la anécdota en las redes sociales para quitarle hierro al asunto y corroborar de paso la versión de Carlos de Inglaterra.

"La gira por Australia y Vanuatu del príncipe y la duquesa comienza ya: treinta compromisos, siete días, unos Juegos de la Mancomunidad y cero asientos personales para el retrete", rezaba el divertido tuit que compartió.