15 de Ago de 2022

Gastronomía

Galletitas de Pascua

La Semana Santa es una buena ocasión para desplegar nuestro lado más creativo a la hora de preparar postres

"Al igual que ocurre con la tradición del Huevo de Pascua, la simbología del conejo en esta época se remonta a la tradición de los países de habla inglesa", explica a Efe el nutricionista Jorge Ibarra Morato.

“Se cuenta que el conejo es el mensajero que comunicará y recordará a todos los niños la noticia de la resurrección y que está asociado con el domingo, día en el que el conejo de Pascua regala a los niños huevos de chocolate”, señala Ibarra.

"Un truco para que estas galletas sean más saludables es sustituir la mantequilla, reemplazando una mitad por un aceite vegetal, de oliva o de girasol, y la otra mitad con leche, agua con limón o con zumo de naranja", sugiere este experto.

La Semana Santa trae espiritualidad a la vida de los devotos y también unos toques de dulzura, gracias a los numerosos dulces y postres tradicionales que se preparan y consumen exclusivamente en esas fechas.

Además de las clásicas torrijas y huevos de chocolate, se pueden preparar otros dulces con la ayuda de los pequeños de las casa, ya sea para compartirlos en familia, como para regalarlos a los amigos y otros seres queridos.

Uno de las opciones culinarias más divertidas y apetitosas son las galletas de pascua, con forma de conejo que propone Jorge Ibarra Morato, nutricionista y dietético, del portal de nutrición 'en línea' iNutralia (www.inutralia.com) .

Respecto del origen de este dulce, el experto explica a Efe que, "al igual que ocurre con la tradición del Huevo de Pascua, la simbología del conejo en esta época se remonta a la tradición de los países de habla inglesa".

“Según la tradición teutónica, Eastre (también llamada Ostara o Eostre) era la diosa de la primavera y, para hacerle un homenaje, se celebraba un festival pagano en el que se le ofrecían huevos como símbolo del renacer de la naturaleza, y el conejo era el símbolo terrenal de la divinidad Eastre”, explica Ibarra.

“Según la leyenda, en el sepulcro junto a Jesús estuvo encerrado un conejo que fue el que presenció su resurrección, es decir presenció el milagro y salió de la cueva junto a él”, prosigue.

Y por eso – según Ibarra – “se cuenta que el conejo es el mensajero que comunicará y recordará a todos los niños la noticia de la resurrección y que está asociado con el domingo, día en el que el conejo de Pascua regala a los niños huevos de chocolate”.

“Hoy en día, por la tradición arraigada de diferentes culturas y religiones, y debido a las modas actuales, en Semana Santa se elaboran y consumen conejos de Pascua en diferentes formatos de chocolate, al igual que el huevo pascual, e incluso en forma de galletas de mantequilla glaseadas”, añade.

Según Ibarra, un truco para que estas galletas de mantequilla sean más saludables es sustituir la cantidad de este derivado lácteo muy calórico, de esta manera: reemplazando una mitad por un aceite vegetal, de oliva o de girasol, y la otra mitad con leche, agua con limón o con zumo de naranja.

“Además se puede sustituir el azúcar por un edulcorante, e incluso excluir la ‘glasa’, para hacer de estas galletas, un dulce menos calórico, ya que están formadas por grandes cantidades de azúcar” y 100 gramos de estas golosinas aporta (sin la glasa), 440 kilocalorías, de acuerdo a este nutricionista, que describe a Efe los ingredientes y preparación de este dulce:.

CONEJOS DE PASCUA DE GALLETA

Ingredientes para 24 galletas:

• 225 g. de mantequilla.

• 175 g. de azúcar.

• 425 g. de harina.

• 1 huevo.

• 1 cucharadita de sal.

• 2 cucharaditas de levadura química.

• 1 cucharadita de leche entera.

• Esencia de vainilla.

Preparación:

1.- Bata primero la mantequilla a temperatura ambiente junto con el azúcar, aproximadamente cinco minutos, y seguidamente añádale el huevo junto con la esencia de vainilla y vuelva a batir la mezcla hasta que se haya integrado.

2.- En este momento, añada la harina poco a poco y vaya formando una masa blanda pero que no se pegue a los dedos. Si la masa queda muy seca se le puede añadir una cucharadita de leche, para ablandarla.

3.- Una vez preparada la masa, haga una bola y colóquela en un bol bien tapado con papel film y, a continuación, déjela reposar en la nevera aproximadamente 20 minutos.

4.- Transcurrido ese lapso, divida la masa en dos bolas, coloque cada una entre dos papeles de horno, y estire cada porción con un rodillo hasta que tengan un grosor de unos 3 centímetros, y déjelas enfriar en la nevera durante alrededor de 20 minutos.

5.- A continuación, precaliente el horno a 180 grados centígrados, saque la masa de la nevera y, con un molde con forma de conejo, vaya cortando la masa en una bandeja con papel de horno.

6.- Hornee las galletas resultantes de la operación anterior, durante 15 minutos, teniendo en cuenta que cada horno es diferente y que deberá estar pendientes de que no se quemen.

7.- Saque las galletas del horno y déjelas reposar y enfriar.

Sugerencia:

Las galletas se pueden consumir así tal cual, pero si se las prefiere decoradas, solo hay que preparar una ‘glasa’ con azúcar glas, clara de huevo, agua y colorante alimentario, para decorar con esa crema las galletas de conejo de Pascua, con la ayuda de una manga pastelera.