Temas Especiales

01 de Dec de 2020

Gastronomía

Comer rico, comer bien

Avocat, en San Francisco ofrece a sus comensales un menú orgánico, libre de gluten, conservantes y colorantes, pero con el gran sabor

Hay pocos espacios con tanta oferta gastronómica como el barrio de San Francisco, oferta que además es muy variada. Se encuentra uno con propuestas de las más variadas etnias, nacionalidades y presupuestos, pero entre todas ellas, algunas llaman la atención por lo diferentes y específicas.

En Calle 71 se encuentra Avocat, espacio con una propuesta saludable y orgánica. No se trata de un espacio exclusivo ni con formalidades. ‘Aquí al gente viene a comer y a pasarla bien', dice Amira Saied, una de sus propietarias. Sus comensales saben que lo más importante es que van a recibir una alimentación sana. ‘Sabemos que por tratarse de una propuesta orgánica su costo es más elevado y como no queremos que se encarezca tanto, no hay personal de servicio, hay que esperar un poquito para que te atiendan, cada quien se sirve su agua, busca sus cubiertos', explica Saied.

Y ninguno de los presentes se siente incómodo con la idea. De hecho, es poco común la camaradería entre los asitentes y es común escuchar comentarios sobre los cambios que cada uno ha tenido en su salud al hacerse cargo de manera activa de su ingesta. Así, la voz se ha regado y para la hora del almuerzo, el estacionamiento y el comedor están llenos. Todos se saludan, se conocen. Hay cierta complicidad.

El espacio abre desde las 10:00 am, y aunque no hay una carta establecida para ello, se preparan desayunos como huevos revueltos o pancakes. El almuerzo está listo al mediodía y siempre cuenta con una opción de sopa, dos comidas que están listas ya sea para llevar o para comer en el local y otras dos opciones entre paninis y ensaladas cuyas órdenes toman unos 20 minutos.

‘La idea es que aunque estés apurado y no tengas mucho tiempo, puedas tener un almuerzo saludable', detalla Saied. También hay dulces y otras delicias horneadas y bebidas. Avocat cierra a las 6 de la tarde.

Todas las comidas se preparan con productos orgánicos de granjas certificadas, harinas libres de gluten y alimentos no procesados ni refinados.

‘Tenemos una pequeña huerta donde cultivamos ciertos vegetales, trabajamos con una persona que desde hace 8 años tiene su huerto orgánico en El Valle de Antón, laapoyamos para que pueda seguir creciendo. También tenemos otros proveedores que visitamos para asegurarnos de que cumplen con los requisitos necesarios, tienen certificación', indica. Algunas otras materias primas las importan. Como resultado, ofrecen una comida con todo el sabor, pero sin los perjuicios que genera la industrialización.

Y es que ‘la diferencia se nota', si bien no tanto en el sabor como en el mejoramiento de la propia salud. De eso la misma Amira es testimonio.

EL INICIO

Amira recuerda que durante su niñez no fue la niña más sana, sin embargo su salud no se comprometió más que por frecuentes resfríos. Pero cuando llegó a la adultez, perdió la alegría de vivir por causa de algunas afecciones. ‘Empecé a desarrollar muchos síntomas palpitaciones mareos, desmayos, me diagonosticaron con fibromialgia, dolores articulares, tenía reflujo, no podía dormir, tenía mucho dolor...' recuerda. Para ella lo normal sería tomar medicamentos que le aliviaran los síntomas pero que no resolvían su situación.

Con el nacimiento de sus hijas, otros elementos se sumaron al cuadro. ‘Eran constantes los brotes, pañalitis, resfriados que se complicaban', incluso una dermatitis atópica que en el caso de una de las niñas llegaba a causar heridas de consideración en la piel. Por otra parte, su hermana llegó a sufrir de depresión clínica.

En este punto, a Amira le obsequiaron un libro, Clean , del doctor Alejandro Junger que le ayudaría a ver una posible solución a estos problemas de salud. Junger establece que vivimos rodeados de toxinas, pero que al no poder eliminarlas todas, lo que se debe hacer es cuidar el cuerpo de la mejor manera posible, cuidando lo que se ingiere. El libro ofrece la guía para una desintoxicación de 21 días a base de sopas, líquidos, suplementos naturales y una comida saludable. ‘Convencí a mi hermana de que hicieramos un ‘detox' a ver qué pasaba y a los 21 días vimos los resultados', cuenta.

‘No es que tu vida cambia con esos 21 días', advierte. Ese fue solo el punto de partida para ella y su familia cambiar de hábitos alimenticios.

‘La gente subestima el poder que tiene lo que comemos en la salud, el daño que nos pueden hacer los químicos, todas las substancias que le añaden a los alimentos', afirma Saied. El plan continuó con mucha lectura e investigación. ‘Cambiamos la alimentación en casa, se acabaron los colorantes, los saborizantes, las hormonas, los conservantes... y todo empezó a mejorar. Hay que tener paciencia, no se trata de un proceso corto, pero el cuerpo es maravilloso y se recupera si uno le da las herramientas, el espacio para poder hacerlo y los nutrientes adecuados', dice con convencimiento.

‘Saciamos nuestra hambre, pero no nos nutrimos. Comemos muy mal. Queremos satisfacer el paladar y no nos importa qué hay tras eso que estamos comiendo, pero puedes lograr ambas si te lo propones.

Amira y su hermana llegaron a la conclusión de que muchas otras personas estarían más que dispuestas a cambiar su régimen alimenticio para mejorar su salud. Entonces decidieron echar adelante su restaurante.

RESULTADOS

‘No teníamos idea del impacto que pudiese tener, pero incluso nos han pedido los planes de 21 días, hemos tenido grupos hasta de 20 personas haciéndolos'. El plan consiste en 3 comidas al día y un snack, la persona no debe comer nada fuera de lo que se le entrega. ‘Libre de las toxinas, es más fácil darte cuenta luego qué de lo que estás consumiendo te está haciendo daño.

De acuerdo con Saied, lo importante es ‘interesarse por lo que comes, saber de dónde proceden los alimentos, leer las etiquetas consumir alimentos frescos'. Son cosas sencillas que se pueden seguir desde casa con pocas instrucciones. Tampoco se trata de comer todo orgánico. ‘Aquí no nos guardamos la información, ayudamos a los que quieran seguir este estilo de vida desde casa', dice Saied. Se requiere de cierta disciplina, al principio pensarás que no es sencillo pero debes hacerlo por salud. Cuando notas los cambios verás que vale la pena', asegura.

Saied plantea que ‘no se trata de dejar de ir al médico ni nada de eso. Sigue tus tratamientos, si estás diagnosticado con alguna enfermedad puedes mejorar tu calidad de vida', afirma.

==========

‘La idea es que aunque estés apurado y no tengas mucho tiempo, puedas tener un almuerzo saludable'.