Temas Especiales

20 de Jan de 2021

Planeta

¿Qué pasó con el verano?

PANAMÁ. Sabemos que es verano en Panamá cuando sentimos una brisa cálida y refrescante y observamos las hojas de los árboles cambiar de...

PANAMÁ. Sabemos que es verano en Panamá cuando sentimos una brisa cálida y refrescante y observamos las hojas de los árboles cambiar de color y pasar de verde oscuro a verdes aún más vibrantes.

Pero este año algo es diferente. La brisa es fría y muchos días, en lugar de un cielo multicolor con atardeceres soleados, hemos tenido un cielo oscuro y tardes lluviosas como la de ayer en varias zonas del país.

¿QUÉ PASÓ CON EL VERANO?

El meteorólogo René López de la Autoridad Nacional del Medio Ambiente asegura que “a ninguna parte, solo es una temporada diferente a la que estamos acostumbrados”.

En Panamá existen dos temporadas: la seca y la lluviosa. La temporada seca usualmente comienza a finales de diciembre y termina en abril.

Pero desde 2004 se ha visto un impacto directo de una masa de viento frío que se mueve y crea una acumulación de nubes cargadas de agua, con lo cual cambia sustancialmente lo que conocemos como la estación seca. “Es una perturbación de la variabilidad climática, producto de un problema global del cambio climático,” indica López.

CORRIENTE FRÍA DEL NORTE

Para esta época del año surge una corriente de aire frío proveniente del norte que influye en el clima. En años anteriores el frente frío sólo afectaba el norte de México, Honduras y Nicaragua. Pero por las variaciones producidas por el cambio climático, como la temperatura de los océanos y de la tierra, este frente frío se ha extendido y ha llegado a Panamá, lo que ocasiona que se sienta su efecto de una manera más directa que antes.

No me atrevo a decir que estamos en verano”, respondió López al preguntarle cuándo se podría empezar a ver el clima que los panameños están acostumbrados a tener en esta época del año.

CAMBIO CLIMÁTICO EN ACCIÓN

En opinión de López, las modificaciones producidas por el cambio climático conllevarán a que los habitantes de Panamá tengan que olvidarse del verano como lo conocían y prepararse para algo nuevo.

El jefe de Análisis y Pronóstico de ETESA, César Osorio, coincide en que no se puede llamar “verano” a esta época del año.

“Desde finales de diciembre hasta abril estamos en lo que se llama la temporada seca”, asegura.

Sin embargo, como el hemisferio norte todavía se encuentran en invierno y Panamá está ubicado en ese hemisferio, los frentes fríos que se están dando en el norte y la intensificación de los inviernos afectan a Panamá y continuarán haciéndolo toda la temporada.

LOS EFECTOS EN PANAMÁ.

Para saber cómo afecta el cambio climático a Panamá, en 2001 un grupo de metereólogos panameños decidió conducir una investigación para medir las fluctuaciones de las temperaturas. Se escogió La Divisa (cerca a la Costa Pacífica), por considerarlo el lugar más adecuado por su localización geográfica. Con este estudio se descubrió que desde 2001 las temperaturas se han incrementado, pero solamente durante las noches.

Otro de los síntomas del cambio climático en Panamá es las modificaciones que se han dado en los períodos de florescencia de las flores.

Pero la observación más acertada es a través del comportamiento de los animales, especialmente los insectos y los artrópodos como los alacranes, que son muy sensibles a estas variaciones en las temperaturas.

El año pasado, se detectó en Darién un nuevo tipo de malaria, producido por la reproducción inusitada de un género particular de insecto. Según René López, de la ANAM, esta clase de insectos tiende a reproducirse más cuando sienten que algo no es igual. “Los cambios generan más actividad entre esa especie”, explicó.

El hantavirus —transmitido por los ratones silvestres que abundan en el verano— también suele ser activado por los cambios en el clima.