Panamá,25º

19 de Feb de 2020

Planeta

El sambódromo se tiñe de verde

RIO DE JANEIRO. Al igual que viene haciendo desde hace tiempo la ciudad paraguaya de Atyrá, una región que ha convertido al corso en un...

RIO DE JANEIRO. Al igual que viene haciendo desde hace tiempo la ciudad paraguaya de Atyrá, una región que ha convertido al corso en un evento ecológico donde el baile, la alegría y el color se combina, año tras año, con el respeto hacia el medio ambiente, Brasil se ha sumado a esta idea de celebrar el carnaval bajo parámetros ecológicos.

Por supuesto, respetar al medio ambiente no implica bajar la calidad de las carrozas o trajes, sino poner en práctica la creatividad y el buen gusto. Así fue entonces que la escuela de samba “Imperio Serrano” decidió inspirarse en los “Misterios del Mar” para llevar a cabo su presentación en el sambódromo ubicado en el centro de Río de Janeiro, donde intentarán asombrar al público con un inmenso pulpo realizado con más de cinco mil botellas de plástico recicladas.

Gracias a la utilización de este material, el grupo no sólo aportó su grano de arena al cuidado del planeta sino que pudo ahorrar costes, construir un escenario original y conseguir buenos efectos visuales.

Por su parte, la escuela “Beija Flor”, agrupación que utilizó como disparador de su desfile la relación de la humanidad con el agua, transformó el plástico reciclado en cocoteros que adornarán el carro que los trasladará por la pasarela.

Más allá de haber reciclado una gran cantidad de productos, las compañías también apostaron al trueque y, de esta forma, no sólo consiguieron reutilizar materiales que habían sobrado de años anteriores, sino que también, gracias a la colaboración mutua, lograron economizar recursos.