Temas Especiales

18 de Jan de 2021

Planeta

Energía solar desde el más allá

PANAMÁ. A nte la creciente demanda de electricidad y los efectos del calentamiento global surgen alternativas innovadoras para mitigar ...

PANAMÁ. A nte la creciente demanda de electricidad y los efectos del calentamiento global surgen alternativas innovadoras para mitigar los daños al ambiente. Ahora hasta las sepulturas son utilizados como una fuente generadora de energía.

La creación del primer cementerio solar del mundo en Barcelona, España, permitió que entrarán en función 462 placas fotovoltáticas, generadoras de 100 kilowatts de electricidad, que abastecen a sesenta familias de esta localidad.

A los representantes de Santa Coloma de Gramanet se les ocurrió usar el sitio de recogimiento de los muertos para transformarla en energía limpia a través de placas solares.

El proyecto demoró tres años para armarse. Y a pesar de ser un área póstuma, los residentes acogieron la idea de manera favorable. Las característica eran las más apropiadas dada la carencia de sombra y la gran urbanización.

El diseño arquitectónico era importante. Había que lograr que la armonía y la paz continuarán siendo el ambiente que se vivía en el sitio. La intención era no dañar el entorno de tranquilidad que se percibía en el cementerio.

Finalmente, la obra quedó a oscuras de los visitantes quienes tendrán que hacer un gran esfuerzos para observar la ubicación de los paneles solares, los que a su vez sirven de sombra a quienes allí descansan hoy.

E l aprovechamiento de la energía es de 400 kilowatts, aunque pudo llegar a ser hasta de seiscientos. No obstante, se respetó la ubicación de los nichos para no provocar una pena en los familiares de los muertos.

De acuerdo con la información de BBC Mundo en diez años la energía de los paneles formarán paredes de mármol negro que llegan hasta la planta de transformación. A simple vista, una pequeña casita de paredes blanca.

En los paneles de transformación, donde, la energía solar se convierte a electricidad, se reincorpora a la compañía que ofrece el servicio a la comunidad.

La compañía paga la materia prima a los residentes y a su vez cobra la factura de luz.

Los beneficios de la paneles solares en el cementerio no se cuentan en dinero.

La planta evita la devastación de árboles. Aproximadamente el ahorro es de sesenta y cinco toneladas de CO2, dióxido de carbono, que equivale a la siembra de 4,600 árboles.

Los muertos de las familias de la comunidad no sólo dejan su legado desde el más allá, sino que también sus nichos aportan una solución para mejorar la calidad de vida del ambiente y de sus seres queridos.