18 de Oct de 2021

Planeta

Isla Iguana, paraíso de aves

PANAMÁ. Con rítmicos movimientos, un pez se desplaza silencioso en las cristalinas aguas. Un pequeño árbol hospeda en sus ramas un grupo...

PANAMÁ. Con rítmicos movimientos, un pez se desplaza silencioso en las cristalinas aguas. Un pequeño árbol hospeda en sus ramas un grupo de fragatas. Las aves acuden puntual a la caída del sol al árbol seco. Una hilera de almejas se cuelga de un tronco seco a la orilla del mar. A lo lejos un cangrejo multicolor busca en un tronco partido alimento para saciar su hambre.

De pronto el imponente rugido de las olas de mar golpea las rocas.

Esas cálidas aguas acogen en los meses de agosto y septiembre a las ballenas jorobadas. Allí los mamíferos marinos encuentran un hogar temporal para cuidar sus crías y enseñarles a bucear. Meses más tarde regresan al Norte o Sur de América.

El fin de semana pasado un grupo de aventureros agobiados por el impacable sol de la estación seca en Azuero encontró en la exhuberante riqueza natural de Isla Iguana el mejor aliciente para distraerse de la sofocante calor. Esta majestuosa reserva tropical del Pacífico de Panamá sirve de refugio a cientos de especies y es patrimonio natural para los habitantes de la región Azuero y del mundo.

Hoy día, el refugio de vida silvestre, que se encuentra en el suroeste del Golfo de Panamá y que fue creado el 15 de junio de 1981, es uno de los atractivos turísticos ecológicos más importantes del país. Tanto por su riqueza natural como por su historia pasada.

Esta historia que se remonta a la época pre colombina cuenta que los indígenas de la Penínsuela de Azuero fueron los primeros visitantes a la isla. Los restos de alfarería que se han encontrado en sus entrañas confirman la información del guía del grupo de exploradores. Años más tarde el ejército de los Estados Unidos utilizó el área para entrenar a sus pilotos de avión de cara a la Segunda Guerra Mundial.

Isla Iguana, cuyo nombre es producto de la invasión de seis especies de este reptil en su ambiente natural, es también el hogar de unas sesenta y dos especies de aves según el sitio digital www.islaiguana.com. Pero, son las tijeretas las más abundantes y comunes. “En esta isla se observa la colonia más grande de tijeretas del Pacífico. Hay unos cinco mil ejemplares” dijo el guía de la gira.

Este escenario turístico tiene dos hermosas playas con arenas blancas: Cirial y Faro, que alojan en sus entrañas dieciséis hectáreas de arrecifes de coral, que se han preservado durante unos cuatro mil años, para ser refugio de unas 542 especies de peces.

Y aunque, no existen dudas que el mayor atractivo de la isla está sumergido bajo el mar, el bosque seco que posee no es menos importante. Allí grandes árboles de Guácimo, Carate y Panamá se yerguen hacia la luz. Y en sus ramas se alojan las aves que han hecho de este ambiente su hogar preferido.

Los innumerables encantos de la isla se pueden combinar con actividades como surfing, buceo, caminatas, avistamiento de aves, tortugas, ballenas, pesca deportiva y camping.

Para llegar hasta allí debe tomar un transporte de la ruta Panamá - Las Tablas. El costo del pasaje es de $ 8.50. Luego debe abordar un bus hasta la playa El Bajadero. Allí encontrará pescadores artesanales que le ofrecen el servicio de transporte hasta Isla Iguana.