Temas Especiales

25 de Feb de 2021

Planeta

Panamá, el paraíso de los pájaros

PANAMÁ. El avance de la migración de las aves rapaces va viento en popa; es decir, mejor que nunca. Pareciera como si este año todos los...

PANAMÁ. El avance de la migración de las aves rapaces va viento en popa; es decir, mejor que nunca. Pareciera como si este año todos los pájaros hubieran decidido venirse por Panamá para llegar a Suramérica a pasar una estadía invernal.

Durante los 15 primeros días del mes de octubre, más de un millón de aves cruzó el Cerro Ancón, una cifra que casi siempre se alcanza a mediados de noviembre, cuando está finalizando este evento natural.

Pero, ¿qué ha pasado? Rosabel Miró, directora ejecutiva de la Sociedad Audubon, una organización no gubernamental que por séptimo año consecutivo, y que con el mismo interés del principio, realiza el conteo de las aves, aseguró que las condiciones desfavorables del clima (lluvias intensas) en el Atlántico han obligado a las aves a cambiar de ruta.

El fenómeno obedece a que las rapaces que acostumbraban migrar a través de zonas boscosas como Gamboa han tenido que utilizar la vía a través del Cerro Ancón para evitar encontrarse con torrenciales aguaceros que retrasen su llegada al Sur de América, explicó Miró.

Las cifras del portal digital http://hawkcount.org/month_summary.php revelan que hasta ahora han pasado 1,067,567 a través del Cerro Ancón. El registro más grande de migración este año se dio el pasado 8 de octubre, con un total de 653 mil 929.

Todo indica que en el 2010 ‘vamos a romper’ el récord que ostentaba el 2008, con el paso de 1,687,205 aves. Y es según Miró, aún no han pasado las grandes bandadas de gallinazos cabecirrojos y gavilanes aludos que cada año ‘regularmente’ usan el Cerro Ancón como paso obligado para llegar al Sur, donde esperan encontrar calor y alimentos.

Para los próximos días se espera su llegada, expresó.

La migración es un fenómeno único en sólo cuatro países del mundo (Israel, Costa Rica, México y Panamá). Cada año, atrae a científicos y voluntarios de Estados Unidos, Canadá, Costa Rica, Argentina y México para contar, observar y monitorear la ruta de migración de las aves. Ver video en www.laestrella.com.pa.

Durante el largo recorrido desde el Norte de América (Canadá y Estados Unidos) hasta (casi siempre Las Pampas, en Argentina) el Sur de América, las aves no se alimentan ni defecan. Viajan sólo sobre tierra para para reponer fuerzas en áreas boscosas y emprender su destino final.