Temas Especiales

01 de Jun de 2020

Planeta

Logran identificar nuevo mamífero

EEUU. Científicos del Instituto Smithsonian anunciaron ayer, jueves, la identificación de una nueva especie de mamífero carnívoro, el ol...

EEUU. Científicos del Instituto Smithsonian anunciaron ayer, jueves, la identificación de una nueva especie de mamífero carnívoro, el olinguito (Bassaricyon neblina), que habita en Colombia y Ecuador, según difundieron el portal del célebre centro de investigación científica estadounidense y la revista especializada ‘Zookeys’.

La institución con sede en Washington DC indicó que, después de diez años de investigación, sus científicos lograron identificar a esta especie de mamífero carnívoro, la primera que se descubre en Sudamérica en 35 años.

Según el Instituto Smithsoniano, el olinguito fue víctima de la atribución de una ‘identidad equivocada’ durante los últimos 100 años, a pesar de haber sido observado en ese lapso en la naturaleza, en museos e incluso en zoológicos alrededor del mundo.

Añade que ejemplares de la Bassaricyon neblina habitan en las regiones andinas y bosques de niebla de Colombia y Ecuador, pertenecen a la familia de los mapaches; pesan alrededor de un kilogramo, tienen ojos grandes y pelaje marrón rojizo.

‘El olinguito parece el cruce entre un gato doméstico y un osito de peluche. Es el miembro científicamente documentado más reciente de la familia Procyonidae, que comparte con los mapaches, coatíes, kinkajúes y olingos’, según la revista.

El curador del Museo Nacional de Historia Natural del Smithsoniano, Kristofen Helgen, señaló que el descubrimiento de este carnívoro es una sorpresa y demuestra que la amplia diversidad de vida no ha terminado de estudiarse’.

DESCRIPCIÓN

El Instituto aclara que el olinguito ya ha sido exhibido en zoológicos del mundo pe ro hasta hoy, después de diez años de estudios, la especie fue identificada y descrita.

‘Mientras que el olinguito es nuevo para la ciencia, no lo es para la gente, al menos un olinguito de Colombia fue exhibido en varios zoológicos de EEUU durante los años 1960 y 1970. Incluso hubo varias ocasiones durante el siglo pasado, cuando el olinguito estuvo a punto de ser descubierto’, señala en el artículo.

Agrega que el olinguito sufre un estado de presión por causa del desarrollo urbano y agrícola que ya ha ocupado al menos el 42% del hábitat de esta especie.

Helgen explica que identificar al olinguito es solo el primer paso de la investigación sobre esta especie, de la cual se sabe que es solitaria y nocturna, y que ha bita en los Andes, en alturas entre los 5,000 y los 9,000 pies sobre el nivel del mar.

‘Demostrar que existe una especie y darle un nombre es solo el comienzo. Este es un hermoso animal, pero sabemos todavía muy poco sobre él. ¿En cuántos países puede vivir? ¿Qué podemos aprender acerca de su comportamiento? ¿Qué necesitamos hacer para asegurar su conservación?’, dijo el científico del Smithsoniano.

Helgen no descarta que haya en los bosques nublados de los Andes más especies por descubrir y esperó que el olinguito se convierta en un embajador de esta región para llamar la atención del mundo que debe proteger estos hábitats.