Temas Especiales

04 de Mar de 2021

Planeta

Investigan muerte masiva de tortugas

PANAMÁ. La muerte de cientos de tortugas marinas en Guatemala, El Salvador, Costa Rica y Panamá, y el retraso o reducción del desove en ...

PANAMÁ. La muerte de cientos de tortugas marinas en Guatemala, El Salvador, Costa Rica y Panamá, y el retraso o reducción del desove en Nicaragua y Honduras, disparó este año las alarmas de ambientalistas y científicos. La comunidad científica investiga las amenazas que enfrentan estos animales, algunas de cuyas variedades están en peligro de extinción. ‘Es doloroso observar las tortugas que aparecen muertas’, declaró Antonio Benavides, quien ha dedicado 24 de sus 57 años a cuidar viveros de los quelonios en San Diego, una playa a 40 km al sur de San Salvador. Desde el 28 de septiembre hasta el lunes, el Ministerio de Medio Ambiente (MARN) reportó la aparición de 114 tortugas muertas en las vecinas playas de San Diego, el Amatal y Toluca, en el Pacífico Central de El Salvador.

El miércoles pasado, técnicos del MARN se presentaron a la playa el Pimental, al sureste de San Salvador, donde pescadores reportaron el avistamiento de más tortugas a la deriva.

Con resignación, la viceministra salvadoreña de Medio Ambiente, Lina Pohl, luego de inspeccionar los restos de una tortuga en el Pimental aseguró que ‘vamos a seguir viendo más tortugas muertas saliendo de las costas o en alta mar’.

Los ejemplares localizados son ‘tortuga prieta’ (Chelonia agassizii), ‘golfina’ (Lepidochelys olivacea) y ‘mixtas’, un cruce de prietas y golfina.

La mortandad ha llamado la atención de los científicos centroamericanos y el único laboratorio regional especializado en el tema, que se encuentra en la Universidad de El Salvador, estudia muestras de tejidos y órganos, para tratar de determinar las causas.

FENÓMENO

Desde enero pasado, El Salvador reporta 146 tortugas muertas, mientras que en Guatemala se han encontrado otras 115, según el Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP).

Sin brindar cifras, Nicaragua también reporta desde septiembre la muerte de algunos ejemplares, mientras que Costa Rica informó en enero pasado de la muerte de 280 tortugas de la especie lora o golfina.

A fines de 2012, Panamá registró la muerte de 200 ejemplares, recordó la bióloga de la Fundación Mar Viva, Isis Pinto. Otro fenómeno que alarmó a los expertos en Nicaragua fue que las tortugas lora arribaron a desovar en las playas del Pacífico a fines de septiembre con varias semanas de retraso. ‘Algunos dicen que (la demora) puede ser por el cambio climático, las corrientes marinas o las artes de pesca utilizadas’, dijo el biólogo Iván Ramírez, de la ONG Fundación para el Desarrollo Sostenible.

Para el gerente de Vida Silvestre y director de Ecosistemas del MARN, Néstor Herrera, la ‘hipótesis más fuerte’ sobre las muertes en El Salvador es que las tortugas se intoxicaron con ‘saxitoxina’, que es una sustancia que afecta su sistema nervioso y que pudo ser producida por una marea roja.

AMENAZA DE LOS BARCOS

En Guatemala, el jefe de la sección de Hidrobiológicos de CONAP, dijo que hasta agosto pasado se había establecido, como posibles causas del fenómeno, la pesca industrial de arrastre y la pesca artesanal con trasmallo. José Leonidas Gómez, del directorio del Proyecto de Conservación de Tortugas Marinas ‘Yo Protejo mi Mundo’, declaró que en las tortugas que fueron localizadas en la salvadoreña playa San Diego, los técnicos no encontraron ingesta de alimentos, por lo que presume que murieron en redes de barcos.

El biólogo Fabio Buitrago, de Fundenic, comentó que en el caso de Nicaragua, la muerte de tortugas es por la pesca con explosivos o uso de anzuelos y cuerdas.

Los problemas de las tortugas en Centroamérica no se limitan a este fenómeno de muertes sino también a su fertilidad. Científicos advirtieron acerca de la urgencia de investigar las causas de la disminución en la producción de huevos.