Temas Especiales

07 de Apr de 2020

Planeta

Tras las huellas de los balleneros

PANAMÁ. Luego de conocerse la denuncia que hizo la organización Greenpeace al Gobierno Nacional, por la presunta participación de una em...

PANAMÁ. Luego de conocerse la denuncia que hizo la organización Greenpeace al Gobierno Nacional, por la presunta participación de una embarcación panameña en la caza furtiva de ballenas en la Antártida, en un área declarada como Santuario Ballenero, por la Comisión Ballenera Internacional (CBI), La Estrella consultó a los ambientalistas del país para conocer su reacción respecto al tema.

La ambientalista Raisa Banfield considera que más que una denuncia, la exigencia de Greenpeace es un llamado de atención para el gobierno, para que tome acciones fuertes y sea más coherente con los convenios que se firman en defensa del medio ambiente, porque ‘no podemos permitir que embarcaciones que lleven la bandera panameña realicen acciones inescrupulosas en santuarios de ballenas tan importantes como este’.

En tanto, el abogado ambientalista Félix Wings califica dicha actividad como ilegal y asegura que la Autoridad Marítima de Panamá (AMP) está totalmente facultada para retirar la bandera panameña del barco, en caso de que la acción se esté ejecutando en un área protegida (Antártida, en el Polo Sur), como lo asegura Greenpeace. ‘Si las actividades de la flota ballenera japonesa violan el Derecho Internacional, la AMP puede cancelar de oficio el registro del ‘Sun Laurel’, conforme al artículo 49 de la Ley 57 de 2008 que regula nuestra marina mercante’, señala el defensor ambiental. ‘Es más debería hacerlo, toda vez que nuestras aguas territoriales también son santuario ballenero declarado por ley’, añadió Wings.

Por su parte, Milko Schvartzman, especialista argentino en océanos y uno de los tripulantes del ‘Rainbow Warrior III’ (Guerrero del Arcoíris III), barco insignia de la organización Greenpeace, que atracó por primera vez esta semana en Panamá, recordó que con esta acción la embarcación ‘Sun Laurel’ ‘no solamente participa en la matanza de ballenas, sino que también está dañando la imagen de Panamá ante el mundo’.

Según Schvartzman, la petición fue hecha al gobierno desde el año pasado, pero aún no han logrado una respuesta. La Estrella también trató de conseguir una respuesta por parte del Ministerio de Relaciones Exteriores, por medio del departamento de Relaciones Públicas, pero el intento fue infructuoso.