Temas Especiales

13 de May de 2021

Planeta

Madera sumergida en lagos de Panamá, un tesoro comercial

Una nueva empresa prepara su logística para extraer madera del fondo del Lago Bayano

Madera sumergida en lagos de Panamá, un tesoro comercial
Vista del lago de la Hidroeléctrica Bayano, de donde la empresa Hollund pretende extraer la madera sumergida.

En medio de las constantes denuncias por la extracción ilícita y contrabando de árboles valiosos como el cocobolo, recientemente otra empresa anunció que pronto también estará en condiciones de sacar más especies sumergidas del fondo del Bayano; y dice que ya cuenta con el aval del gobierno y las licencias ambientales pertinentes para iniciar los trabajos.

Se trata de la empresa estadounidense Hollund Industrial Marine Inc., y lo hará luego que de que otras empresas como ARDAN Internacional Group y CoastEcoTimber, ambas de capital canadiense, extrajeran madera sumergible de los lagos panameños. La primera lo hizo en Gatún y la segunda en Bayano.

Las maderas que la compañía estadounidense proyecta rescatar de las aguas del lago creado por la represa hidroeléctrica Bayano son las especies Cocobolo y Rosewood.

APROVECHAMIENTO

Por su resistencia y durabilidad, gran parte del producto maderable extraído será utilizado para el uso comercial en la fabricación de todo tipo de muebles, como los que actualmente encontramos en los vestíbulos de lujosos hoteles del mundo, incluyendo los de Panamá, como el Trump Ocean Club Panama, de Punta Pacífico.

¿CÓMO LOGRA EL PERMISO?

La compañía, experta en gestión forestal bajo el agua, logra el permiso de extracción de madera del lago Bayano, luego que aumentó significativamente su participación accionaria en el proyecto ‘Bayano Lake Wood Products’ ( Productos de Madera del Lago Bayano) que cubre 2 mil 470 hectáreas de bosque tropical en la parte oriental de Panamá.

Dicha participación incluyó una investigación de la zona bajo el agua en la provincia de Darién, Panamá, en la cual fueron descubiertas más de 20 especies comerciales de madera. ‘Un tercio de la madera en el depósito se compone de maderas valiosas, como Cocobolo o Rosewood. Las otras dos terceras partes de la madera incluyen las maderas blandas, como Espavé’, señala una encuesta del proyecto Bayano Lake Wood Products, según publica CentralAmericaData.com.

Sin embargo, lo que todavía se desconoce es cuándo la empresa empezará la cosecha de madera del fondo del lago Bayano. ‘Hollund aún no ha informado de su calendario de trabajo para la cosecha de madera sumergida, pero cita que ya cuenta con la autorización gubernamental respectiva para iniciar el trabajo, señalando en su anuncio que el término del permiso de concesión es de cinco años, con opción de renovación’, indica la nota.

Por otro lado, agrega que ‘el objetivo de las actividades de explotación forestal es la extracción de la madera accesible en las zonas permitidas del proyecto, con el propósito principal de venderla o de transformarla en productos forestales’.

En tanto que en un comunicado, Peter Meier, presidente de Hollund, manifestó su complacencia por este proyecto destacando que ‘nuestra inversión en el proyecto Bayano ha desatado una reacción en cadena de eventos que tiene a todo el mundo en Hollund entusiasmados con nuestras próximas reuniones en Panamá y emocionados por nuestras perspectivas de crecimiento de la industria a nivel mundial’.

¿LOS BOSQUES SUMERGIDOS CAUSAN ALGÚN DAÑO AL ECOSISTEMA ACUÁTICO?

Aunque la madera podría tener un valor en millones de dólares, dos biólogos ambientalistas de la Autoridad Nacional para la Conservación de la Naturaleza (ANAM) consultados por La Estrella de Panamá aseguran que la descomposición de las hojas de los árboles que se encuentra debajo del agua tienen un impacto positivo para la fauna acuática del lago. ‘Para nada han causado ningún efecto negativo al ecosistema acuático del lago’, comenta Pablo Mendoza. Por el contrario, ‘las hojas de los árboles se vuelven parte de los nutrientes de las especies que habitan en el fondo del lago’, agrega Darío Luque. Pero, lo más importante es que su explotación contribuye con el ambiente, a través de la reducción de emisiones de metano. La descomposición del bosque que quedó debajo del lago genera gases contaminantes al ambiente.

El aprovechamiento de la madera sumergida ayuda además en la conservación de los bosques y a mejorar la navegación de embarcaciones más pequeñas.