22 de Feb de 2020

Planeta

Panamá se prepara para implementar norma CITES

Se trata de un reglamento para el comercio sustentable de tres especies de tiburones y una mantarraya

Panamá se prepara para implementar norma CITES
El tiburón martillo común o cornuda común (Sphyrna lewini ) pertenece a la familia Sphyrnidae .

A pocos días para que empiece a implementarse en la República de Panamá la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES), para tres especies de tiburón martillo y una de mantarraya, la Fundación MarViva y The Pew Charitable Trusts realizaron un taller para conversar sobre la importancia en nuestro país del control del comercio de dichas especies y cómo resolver los asuntos técnicos y administrativos relacionados con el tema.

Las especies de tiburón martillo que ingresaron el año pasado en el Apéndice II de CITES y que entrará en vigencia a partir del 14 septiembre del presente año son: Sphyrna lewini, S. mokarran y S. zygaena ; y la mantarraya (Manta spp) , según un comunicado.

El Apéndice II tiene por objeto asegurar que el comercio internacional de especímenes de animales y plantas incluidos en esta lista de CITES se haga de manera sustentable, mediante un sistema de permisos y certificados orientados a garantizar que la exportación o introducción proveniente del mar no constituya una amenaza para su supervivencia.

ESTABLECIMIENTO DE NORMAS DE CITES

De acuerdo con Juan Carlos Sánchez, encargado de las Comunicaciones y la Sensibilización en la Secretaría de CITES, se estima que actualmente solo un 3% de las especies incluidas en CITES está amparada con prohibiciones a su comercio internacional (Apéndice I), y el 97% restante lo permite bajo un marco de legalidad y trazabilidad que garantice su sustentabilidad (Apéndice II).

En este sentido, Nikolás Sánchez, Oficial de Incidencia Política de MarViva, comenta que este evento permite ‘dialogar, debatir y aprender sobre las responsabilidades que debe atender el conglomerado de gobierno, sector privado y ONG en la implementación de la norma, que es de obligatorio cumplimiento’.

‘Panamá es un país clave en el control del comercio internacional de tiburones, debido a que tiene muchos barcos bajo su bandera involucrados en esta pesquería y es un punto importante de tránsito a través de su canal’, recalca Sánchez.

Al respecto, Juan M. Posada, oficial del programa de Ciencias de la Fundación MarViva dice que ‘las instituciones del Estado deberán garantizar que el comercio internacional de tiburones martillo se lleve a cabo a partir de una actividad pesquera de forma sostenible y solo así podrá emitir un Dictamen de Extracción no Perjudicial (DENP)’. El DENP es ‘una evaluación de riesgos’, según Posada.

A juicio de Maximiliano Bello, Senior Officer de Pew Charitable Trusts, ‘CITES no es la vía que garantizará la conservación de tiburones, pero apunta en esa dirección a través de las regulaciones que se imponen a nivel del comercio internacional’. Queda pendiente el trabajo que ‘a lo interno de los países puedan realizar para que la explotación, de ser posible, se lleve a cabo de forma sostenible’.

La reunión contó con la participación de 37 representantes del sector gubernamental, pesquero, comercial, ONGs y de universidades.