Temas Especiales

02 de Apr de 2020

Planeta

Plan forestal, una esperanza para salvar los bosques de Darién

Un proyecto de MiAmbiente y WWF pretende detener la tala ilegal que ha provocado la pérdida de casi en el 70% de su bosque tropical

La provincia de Darién ocupa una superficie de 11 mil 896 kilómetros cuadrados, un área similar a la de la isla de Jamaica, que hasta hace algunos años contaba con el 90% de la riqueza forestal tropical de la República de Panamá.

Sin embargo, la degradación desmedida de sus bosques, por prácticas asociadas a la tala ilegal y otras actividades insostenibles (como la agricultura y la ganadería), están secando la región y la han reducido más de la mitad. La provincia ha perdido casi el 70% de su flora tropical, según los responsables de un proyecto que busca salvar y recuperar los bosques darienitas, toda vez que sus principales afluentes ya están siendo impactados.

Los ríos Setegantí y Chucunaque son dos de los afluentes que se están secando por completo. Sus bosques de galería, que contribuyen a mantener la cantidad y calidad suficiente del recurso que requieren los habitantes de La Palma, poco a poco han sido talados. La situación mantiene a más de 4 mil 205 habitantes de la región sin agua, advirtieron las fuentes del Proyecto de Gobernanza Forestal para Darién impulsado por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) y el Ministerio de Ambiente de Panamá (MiAmbiente).

OBJETIVOS DEL PROYECTO

La iniciativa, que está orientado a dar seguimiento al proyecto ‘Expandiendo el Manejo Forestal Sostenible en territorios de la Comarca Emberá-Wounaan', auspiciado por la Organización Internacional de las Maderas Tropicales (OIMT) , tiene como uno de sus objetivos principales contrarrestar la tala ilegal en el país, principalmente en la provincia de Darién. Cuenta con el apoyo de Conagefor (Consejo Nacional de Gestión Forestal) y Conapip (Coordinadora Nacional de Pueblos Indígenas de Panamá).

Carlos Espinosa, especialista forestal de WWF, dijo que el proyecto tiene como objetivo principal impulsar Estrategias de Prevención y Control de la tala ilegal en los bosques tropicales de la región de Darién y luego en las demás provincias, toda vez que en los últimos años el país ha perdido más del 50% de su bosque tropical.

‘La tala ilegal es un problema que ha alcanzado umbrales fuera de control y cuyos efectos negativos contrarrestan no solamente las iniciativas incipientes de ordenamiento de las tierras forestales, al competir desigualmente por los precios y la falta de pago de impuestos de la madera; sino principalmente por disminuir la cubierta forestal y la continuada pérdida de la biodiversidad, incluso en territorios del Parque Nacional Darién y otras áreas protegidas', señala un informe del proyecto.

En este sentido, Hermel Humberto López, director regional de MiAmbiente en Darién, reconoce el problema de la tala ilegal en país, señalando que mitigarlo está en las manos de todos los involucrados en la industria maderera y la sociedad en general.

‘La idea del proyecto es lograr la coordinación del trabajo en conjunto con la sociedad civil, dueños de fincas, compradores, aserradores, organismos ambientalistas y el Ministerio de Ambiente para que tomen conciencia que la tala ilegal causa deterioro en el medio ambiente y nos afecta a todos. Que cada uno cumpla su rol, pero de manera coordinada y con un propósito común: conservar los bosques de la región', destacó el director regional.

López recordó que ‘la tala, al igual que otras actividades extractivas (como minería) es muy proclive a la informalidad no solo en Panamá sino en todas partes del mundo y que unos de los problemas más frecuentes es la trazabilidad, pues no toda la madera que se extrae para comercializarse proviene de bosques manejados. ‘Muchas de la madera de los bosques protegidos es extraída por los propios habitantes de las comunidades aledañas o personas de afuera que llegan a talarla con fines comerciales, sin ningún manejo sostenible y desconocen los daños que causan.'.

Para disminuir la ilegalidad maderera en la región, López menciona que entre los aspectos que se propone en el proyecto está establecer un pacto de trazabilidad, con mecanismos eficientes de monitoreo y control de los movimientos de la madera, que aunque el Ministerio de Ambiente cuenta con un marco legal que lo establece, existen deficiencias en el sistema, como la falta de tecnología, que no permiten su desempeño adecuado.

‘A través de la trazabilidad es que uno puede saber de dónde sale la madera. Nos permite conocer si es legal y no legal', acotó López, señalando que tecnologías de punta como GPS o sofware , podría ayudar a verificar el origen de la madera y los permisos como lo tienen países como Guatemala y Honduras. Añadió que también se pretende desarrollar una campaña de compra responsable a fin de informar a las diferentes audiencias sobre las disposiciones administrativas e institucionales de la estrategia e impulsar un sello o distintivo de origen ‘Darién Responsable' para los productos y subproductos de la madera bajo buen manejo proveniente de la provincia.

‘Lo que se quiere lograr es que el consumidor sea quien demande un producto legal, que tenga cierta calidad y no atente con el medio ambiente. Que sea un consumidor responsable y consciente de no comprar madera ilegal. Que exija que el producto venga con una etiqueta de trazabilidad', añadió.

Los bosques son uno de los ecosistemas más valiosos del planeta, que contribuyen a agudizar el calentamiento global.

==========

Hermel Humberto López

‘ Se quiere lograr que el consumidor sea quien demande un producto legal. Que sea un consumidor responsable con la conservación del ambiente',

DIRECTOR REGIONAL DE MIAMBIENTE (DARIÉN)