La Estrella de Panamá
Panamá,25º

22 de Oct de 2019

Planeta

Institucionalidad e incentivos, clave para la seguridad hídrica

Un grupo de expertos se reunieron la semana pasada en Panamá para analizar el Plan Nacional de Seguridad Hídrica que impulsa el Gobierno.

Autoridades y representantes del Banco Mundial debatieron sobre el agua.

Para superar los retos en seguridad hídrica en el país se necesita fortalecer una institucionalidad que facilite la gestión de esos recursos y definir e implementar incentivos económicos para mejorar la distribución, el uso del agua y limitar la contaminación.

A esa conclusión llegó un grupo de expertos reunidos en Panamá durante la ‘Semana del Agua de Panamá: Plan Nacional de Seguridad Hídrica 2015-2050: Agua para Todos', los cuales además coincidieron en la importancia de realizar intervenciones en servicios de agua y saneamiento para reducir la desigualdad en las zonas rurales del país.

PLANES Y RETOS

El Gobierno desarrolla el Plan Nacional de Seguridad Hídrica

El Banco Mundial considera que los retos en el sector hídrico son cada vez mayores por el cambio climático

Los buenos resultados dependerán de la participación pública y privada.

También mencionaron la prioridad de desarrollar sistemas de contratos basados en metas de desempeño que mejoren la eficiencia en la provisión de servicios de agua y saneamiento, como se ha hecho en países como Chile, Ecuador, España, México y Perú.

Según el Diagnóstico Sistemático de País, elaborado por el Banco Mundial, en Panamá las áreas con mayor pobreza coinciden con las que tienen menos provisión de agua. El documento también señala que en las escuelas hay menos ausentismo en las regiones donde hay acceso a agua y saneamiento.

Durante su disertación, la representante del Banco Mundial en Panamá, Anabela Abreu, destacó que ‘el agua es un eje fundamental en la economía panameña, para el abastecimiento energético, la seguridad alimentaria y para garantizar el bienestar general de la población'.

Sin embargo, ‘los retos en este sector son cada vez más fuertes e incluyen aspectos como la competencia por el uso del agua o las consecuencias del cambio climático', señaló la representante del Banco Mundial, quien reconoce que Panamá ha avanzado para lograr la seguridad hídrica que el país necesita.

‘Los retos para lograr la seguridad hídrica persisten dada la creciente demanda de agua por los sectores productivos, y la necesidad de mejorar la provisión de servicios de agua potable y saneamiento particularmente en los grupos más pobres', afirmó Abreu.

Según Abreu, para enfrentar esos retos y lograr soluciones eficaces, ‘además del Plan Nacional de Seguridad Hídrica se requerirá un esfuerzo conjunto, no solo de las instituciones públicas, sino también del sector privado, los gremios y la sociedad'.

‘La cultura del agua es un trabajo de todos y de todos los días', afirmó el gerente de la Práctica Global de Agua del Banco Mundial, David Michaud.

El ministro de Ambiente, Emilio Sempris, por su parte, destacó que el agua es un tema prioritario en la agenda del Gobierno Nacional y la creación del Consejo Nacional del Agua (Conagua) es un paso decisivo en el fortalecimiento de la gobernabilidad de los recursos hídricos del país.

La ministra de Gobierno, María Luisa Romero, además, subrayó que ‘el Plan Nacional representa la hoja de ruta solidaria que como país debemos ejecutar para que el agua mejore nuestra calidad de vida'.

No siempre se reconoce el valor del agua como elemento esencial del desarrollo humano sostenible, añadió la funcionaria.

Al finalizar la jornada, el ministro Sempris, agradeció el apoyo del Grupo Banco Mundial al Gobierno de Panamá en la implementación de las acciones para hacer del Plan Nacional de Seguridad Hídrica una realidad.

La ‘Semana del Agua de Panamá: Plan Nacional de Seguridad Hídrica 2015-2050: Agua para Todos', celebrada la semana pasada en esta ciudad, fue organizada por el Banco Mundial y el Consejo Nacional del Agua. Reunió a más de cuatrocientas personas, entre autoridades, representantes del sector privado, la academia y la sociedad civil.