La Estrella de Panamá
Panamá,25º

22 de Oct de 2019

Planeta

Oído de surfista y su relación con los antiguos buceadores de perlas en Panamá

El oído de surfista es un tema intrigante que los arqueólogos, antropólogos y médicos han explorado durante más de un siglo

Nicole Smith-Guzmán, bioarqueóloga del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI), descubrió recientemente un ejemplo de oído de surfista: un pequeño bulto huesudo en el canal auditivo común entre los surfistas, kayakistas y practicantes de buceo libre en climas fríos.

"Después de inspeccionar más cráneos, llegó a la conclusión de que un selecto grupo de buceadores varones, quizás buscando perlas y conchas de ostras, codiciadas para la fabricación de joyas, pueden haber vivido en la costa del Pacífico de Panamá hace mucho tiempo", indicó una nota informativa del Smithsonian.

"El hueso es un tejido dinámico que responde a estímulos externos, por lo que los cambios en la estructura ósea proporcionan grandes pistas sobre dónde, cómo vivió y murió una persona", comentó Smith-Guzmán. "Cuando observé 125 cráneos adicionales de nueve sitios de entierros en Panamá, encontré siete casos de oído de surfista en hombres y uno en un cráneo femenino, todos de sitios cerca del Golfo de Panamá", reseñó la publicación.

Nadie realmente entiende exactamente cómo se forman los crecimientos óseos, técnicamente llamados exóstosis. Pero la piel es delgada en el canal auditivo y la teoría aceptada es que el agua fría o las temperaturas frías causadas por el viento y el agua hacen que el hueso reaccione formando capas adicionales, de manera similar a la manera en que se forman los espolones óseos en los pies y en otros lugares donde hay constante irritación o estrés. De acuerdo con un informe citado en el estudio, casi la mitad de los miembros de un club de natación en Inglaterra tenían oído de surfista.

A diferencia de la mayoría de los países tropicales donde el agua de mar es cálida, la temperatura del agua en el Golfo de Panamá desciende rápidamente entre enero y abril, cuando los fuertes vientos alisios del norte obligan a que las aguas cálidas de la superficie entren al Pacífico y las aguas más frías y profundas suban a la superficie para reemplazarla. Esta agua profunda y rica en nutrientes alimenta a pequeños organismos marinos, que a su vez son devorados por peces y ballenas. El Golfo se convierte en un lugar de pesca extraordinariamente productivo que apoya a una industria pesquera próspera y atrae a delfines, tiburones y otros animales de la cadena alimenticia.

Hace años, cuando el coautor Richard Cooke, zooarqueólogo en STRI, desenterró un esqueleto masculino con oído de surfista en Sitio Sierra, cerca de Aguadulce en Panamá, era un estudiante postdoctoral de STRI con un conocimiento rudimentario de antropología física. Pero recolectó todos los restos humanos que encontró, lo que le permitió a Nicole-Smith Guzmán reexaminarlos 43 años después.

Cooke pasó gran parte de su carrera estudiando antiguas prácticas de pesca. Encontró que los pueblos precolombinos de Panamá pescaban en botes a lo largo de las costas del Pacífico y el Caribe de Panamá. Si la pesca por sí sola pone a las personas en mayor riesgo de desarrollar oído del surfista, entonces habrá más casos de crecimiento óseo en todos los sitios, pero todos los ejemplos provienen de áreas cercanas al Golfo.

"Creemos que es más probable que el buceo en las frías aguas del Golfo cause esta formación ósea", comentó Smith-Guzmán. “Los adornos plateados de nácar y los naranjas y morados de dos grandes ostras" espinosas "del género Spondylus eran comunes en los entierros y constituían un importante artículo comercial en la región. "Algunas de estas conchas se lavan en las playas, pero cuando Vasco Núñez de Balboa y otros exploradores españoles llegaron, sus crónicas nos comentaban que los buzos expertos fueron entrenados desde la infancia para bucear hasta cuatro brazas para recuperar ostras de perlas de gran tamaño deseable".

Los españoles alentaron esta industria y durante muchos años, Panamá fue conocida por sus piratas y perlas, incluida La Peregrina, la perla más grande conocida en el momento en que se encontró.

El equipo también descartó las infecciones por hongos o bacterias en el oído que son comunes en los trópicos y que a veces causan deformaciones óseas: la mayoría de los cráneos afectados eran de hombres, y las infecciones deberían ocurrir tanto en hombres como en mujeres aproximadamente a la misma velocidad. De la evidencia que tienen hasta ahora, parece que la mayoría de los hombres estaban involucrados en cualquier actividad que causó el oído de surfista en Panamá. En otro estudio, los arqueólogos de las Islas Canarias hallaron aproximadamente el mismo número de casos en cráneos antiguos masculinos y femeninos, lo que sugiere que las actividades acuáticas no se restringieron a un solo género.

"Hablé con un especialista de oído, nariz y garganta en Panamá y ella nunca ha visto un caso de oído de surfista aquí, pero queremos hacer un estudio de seguimiento en el que observamos cráneos de un área mucho más amplia y también hacemos una "Encuesta a doctores en Panamá para averiguar si surfistas o buceadores lo tienen en estos días", comentó Smith-Guzmán.

El oído de surfista es un tema intrigante que los arqueólogos, antropólogos y médicos han explorado durante más de un siglo. Aunque aún se debaten las causas exactas de este fenómeno, estos crecimientos óseos ofrecen importantes pistas sobre las actividades culturales, la división del trabajo por género y las condiciones ambientales en el pasado.