Temas Especiales

18 de Apr de 2021

Planeta

Fondo especial de $200 mil para conservar el jaguar en Panamá

Organizaciones comunitarias podrán emprender actividades turísticas ecológicas, educación ambiental y adaptación de fincas agropecuarias para promover la conservación del rey de la selva tropical panameña

En la mitología indígena guna, el jaguar es reconocido como un guardían de los lugares sagrados: los bosques. El felino es una de las especies más emblemáticas y carismáticas de los bosques tropicales. Sin embargo, desde 2008 se encuentra en la lista de especies en peligro de extinción por la pérdida de su hábitat, derivada principalmente de la disminución de la cobertura forestal y la expansión de la frontera ganadera, la disminución de sus presas naturales, la cacería furtiva y el comercio ilícito.

El istmo tiene una especial importancia para la conservación de este felino porque es la última y más estrecha porción del Corredor Biológico Mesoamericano. Desde hace miles de años, el corredor ha servido como puente terrestre natural entre América del Norte y América del Sur. Y, en caso de que se perdiera esta conectividad entre poblaciones de jaguares, la variabilidad genética de la especie se vería amenazada.

La presencia de jaguares es asimismo un indicador de la salud ambiental de los ecosistemas y una señal del estado de la biodiversidad panameña.

El Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF, por sus siglas en inglés) destinó $200 mil para que organizaciones comunitarias de la provincia darienita implementen iniciativas para la conservación del rey de la selva tropical panameña.

El fondo será accesible para las organizaciones comunitarias que hayan realizado un trabajo previo en alianza con la Fundación Yaguará Panamá, una organización sin fines de lucro que desempeña actividades de conservación de los felinos silvestres en puntos estratégicos del país.

Los dineros serán ejecutados a través del Programa de Pequeñas Donaciones (PPD) que implementa el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

El proyecto contempla apoyar un abanico de iniciativas innovadoras, entre ellas, la promoción del turismo ecológico, la adecuación de fincas ganaderas con medidas anti-depredacción y campañas de educación con promotores ambientales.

Panamá es con Argentina uno de los dos países beneficiados en el continente americano con un fondo específico para la conservación de los jaguares a nivel de las comunidades locales.

El acceso a este fondo se produce gracias al liderazgo del país que ha venido en los últimos años apoyando iniciativas locales de investigación científica y de iniciativas con las comunidades para minimizar conflictos entre las comunidades y las poblaciones de jaguares.

El fondo pudo lograrse con la Fundación Yaguará Panamá, quienes viajaron el año pasado a Nueva York a la reunión de WildCats que organizó el PNUD con otros socios, y donde presentó los trabajos que se adelantan en el país, y tuvo oportunidad de conocer personalmente a Yoko Watanabe la Directora Global del PPD – GEF/PNUD.

Esta iniciativa ofrece una enorme oportunidad para continuar colaborando con las comunidades locales y las organizaciones de la sociedad civil como socios clave para reforzar el sentido de pertenencia hacia el entorno natural y las especies de vida silvestre con las que conviven; así se podrían potenciar los beneficios que conlleva la conservación del jaguar como símbolo representativo de la biodiversidad en Panamá, la salud de los ecosistemas y mejora de la calidad de la vida de las personas en línea con la Agenda 2030 de Objetivos de Desarrollo Sostenible.

‘En las riberas del Canal de Panamá, el felino está a punto de alcanzar la extinción local'

RICARDO MORENO,

BIÓLOGO, ESPECIALISTA EN JAGUAR

El felino en el Canal de Panamá

ÁREA CANALERA

Desde 2008 no existen reportes del jaguar en las riberas del Canal de Panamá.

‘Es terrible y triste', explicó Ricardo Moreno, especialista en felinos quien, bajo sol y lluvia, se adentra a las riberas del Canal de Panamá con la esperanza de encontrarse con la especie declarada en peligro crítico de extinción por las autoridades panameñas.

Las construcciones de carreteras e invasiones de terrenos han roto la conectividad de los bosques en los que habitaba este felino y probablemente han causado la baja de su población en esta área. Moreno, además, agregó que la pérdida de la conectividad de los bosques afecta la variabilidad genética de la especie y lo expone a la extinción.

Cuando los jaguares se mueven de un extremo a otro existe un rico intercambio genético al cruzarse los de un lado con los del otro y esto adiciona nuevos genes a la familia. Pero, si la población de felinos se reduce a unas unidades, en un solo sitio, una misma familia se entrecruzará y tendrá crías enfermas y débiles.