30 de Nov de 2021

Planeta

El cambio climático afecta la flor del Espíritu Santo, emblema de Panamá

Desde 1980 la flor es un distintivo en Panamá y se encuentra en peligro de extinción

Flor del Espíritu Santo
Flor del Espíritu SantoElizabeth Hernández | La Estrella de Panamá

La Peristeria Elata, conocida como “flor del Espíritu Santo” y declarada el 21 de octubre de 1980 distintivo nacional de Panamá, también se ha visto afectada por el cambio climático.

Abel Pérez, cultivador de orquídeas desde 1990, cuenta a La Estrella de Panamá que el ciclo de floración de la flor nacional panameña ha variado.

“El cambio climático ha afectado la mayoría de la población de las orquídeas, entre ellas la Flor del Espíritu Santo, antes eran exclusiva de los meses de septiembre, ahora florecen en diciembre o en marzo”, explica.

El cambio climático está perjudicando el ciclo de reproducción y floración de la planta. Si la temporada seca se extiende en el país también les perjudica, ya que su reserva de agua en los pseudobulbos tiene un determinado tiempo.

La hermosa planta de pétalos de color marfil intenso, en forma de una paloma blanca que cautiva la vista por su belleza exótica, es tan delicada que no puede regarse con agua potable por la cantidad de cloro que esta tiene, solo acepta agua de lluvia.

Cuidados:

La flor nacional que es una planta terrestre o epifita, se debe cultivar en un lugar fresco y con mucha claridad.

Colocarle una base de hojas secas de los árboles junto con pedazos de troncos ya descompuestos bien triturados e incluso coco picado.

La principal razón por la que la orquídea está amenazada se debe a la recolección excesiva en su hábitat nativo.

Su hábitat es el bosque maduro muy húmedo, donde se halla sobre musgos en troncos de árboles a unos 1,100 metros sobre el nivel del mar, pero cerca del suelo.

Pérez indica que la planta requiere mucha aireación. “Es una planta que puede vivir a nivel del mar o 500 metros de altura, es muy diferente a otras orquídeas”, asegura.

La Flor Nacional se puede encontrar en la provincia de Coclé específicamente en el Valle de Antón y en la comunidad de Las Minas de Herrera.

Es importante mencionar que en Panamá se conserva dicha flor únicamente en exhibición y no permiten su venta, ya que está en peligro de extinción.