Temas Especiales

22 de May de 2022

Salud

La peligrosa presencia de los parásitos alimentarios

Degustar una deliciosa ensalada o tal vez una rica hamburguesa podría ser el pasaporte de entrada de seres dañinos

La Organización para la Alimentación y la Agricultura de las Naciones Unidas (FAO, por sus siglas en inglés) presentó a finales de la semana pasada una lista de los diez principales parásitos transmitidos por los alimentos que están afectando la salud de los seres humanos a nivel mundial.De ese listado, en Panamá se tiene registro de la presencia de, al menos, tres de ellos. Se trata de dos Protozoos, conocidos bajo el nombre de Toxoplasma gondii y Entamoeba histolytica; además de una pequeña lombriz llamada Ascaris spp.

Durante años Panamá ha tratado de controlar la proliferación de estos parásitos, pero los constantes problemas de sanidad, como la ausencia de agua potable en muchas regiones del país y la falta de protocolos de salubridad estrictos, no han permitido que las estadísticas bajen a cero.

El Ministerio de Salud de Panamá (MINSA) y el Ministerio de Desarrollo Agropecuario (MIDA) hacen lo propio, pero le dejan la responsabilidad final de su salud al consumidor.

‘En primera instancia el MIDA vigila los cultivos, que todo esté en orden en materia sanitaria, que el producto que se está cosechando sea sano. Cuando ese producto llega a la estantería de las cadenas de supermercados o a los mercados de abasto nosotros (MINSA) entramos en acción al revisar cada registro sanitario para garantizar la seguridad alimentaria, pero al final el consumidor es quien a través de una buena higiene de los alimentos y una cocción adecuada garantiza su salud’, explica el subjefe de Seguridad Alimentaria del MINSA, Alberto Vergara.

De este modo, Vergara afirma que en Panamá es seguro consumir productos frescos o recién cosechados, sin perder de vista las posibles complicaciones que pueden traer los parásitos que en ellos se alojan y que luego entran al organismo humano.

‘Los peligros son muchos, los parásitos pueden causar la muerte y además confunden a la ciencia y a la medicina, inicialmente se presentan como síntomas de enfermedades comunes, pero luego de un profundo análisis nos damos cuenta que se trata de un parásito’, señala la epidemióloga de la Caja de Seguro Social, Gladys Guerrero.

Según cifras del Departamento Nacional de Estadísticas del MINSA, el año pasado esa entidad atendió 564 casos de infecciones por Ascaris spp, mientras que de Entamoeba histolytica, dos mil 638 personas, siendo los menores de cuatro años los más afectados.