Temas Especiales

15 de Aug de 2020

Tecnología

Coronavirus impulsa los pagos 'cashless'

En el mundo, los países están reconsiderando su dependencia del efectivo e impulsan iniciativas relacionadas con los pagos electrónicos

Luego de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara que el uso de efectivo (billetes y monedas) podría ser un medio de transmisión de la covid-19, millones de personas en todo el mundo se vieron obligadas a pagar diversos servicios y productos con tecnología contactless (sin contacto) a fin de disminuir el riesgo de propagación del nuevo coronavirus.

La idea del 'cashless' es que las personas puedan vivir experiencias en las que el efectivo no sea la base del intercambio económico.Pixabay

Desde entonces, los países se están viendo obligados a reconsiderar su dependencia del efectivo e impulsar iniciativas relacionadas con los pagos electrónicos que propicien el avance hacia una sociedad cashless, es decir, sin dinero en efectivo.

“No se puede tener a la gente haciendo fila en los cajeros para sacar billetes que les darán a otras personas que tendrán que volver a hacer una fila para ingresarlos”, comentó Carlos González, socio director para América del área de Banca Digital de Everis, según publicó el medio digital Mit Technology Review.

Según reseña el portal, González mencionó que “si todo el mundo llevara una billetera electrónica con reconocimiento biométrico de la huella, la cara o el iris, disminuirían los robos y la violencia asociada”.

De acuerdo con un estudio del Instituto de Coordenadas de Gobernanza y Economía Aplicada, publicado en 2017, en América Latina, el 91% de las operaciones de consumo se pagan en efectivo. Dado que la media mundial es del 85%, el continente se erige como uno de los mayores dependientes de esta forma de dinero.

El IX informe de Tendencias en Medios de Pago de Minsait Payments, realizado por la compañía española Indra en 2019, lo confirma al señalar que aunque el efectivo sigue siendo el medio de pago principal en Latinoamérica, crece cada vez más el uso de los medios de pago electrónicos sin contacto, así como las tarjetas contactless o el pago móvil. Un comportamiento que presenta diferencias muy notables a nivel doméstico como resultado de las condiciones del mercado, la regulación y las preferencias de los agentes en cada uno de sus países.

En otro estudio realizado por Mastercard, del 10 al 12 de abril de 2020, el 35% de las personas en la región indicaron que han aumentado el uso de pagos sin contacto, citando como ventajas la simplicidad, seguridad e higiene.

Según la investigación, este cambio en el comportamiento del consumidor es particularmente claro al momento de pagar, ya que las personas expresan su deseo de utilizar tarjetas sin contacto y sus preocupaciones con respecto a la higiene y la seguridad en los puntos de venta.

Pueden realizar depósitos, recargas de dinero, retiros en cajeros automáticos, pagos de servicios, recargas de transporte y celulares; además de recibir dinero dentro de la red de usuarios para uti lizarlo en sus transacciones desde el móvil de forma ágil y segura
JAVIER CARRIZO ESQUIVEL,
GERENTE GENERAL DEL BANCO NACIONAL

De hecho, los resultados del estudio muestran que el impacto de la distancia social y otras normas “de seguridad” a causa de la pandemia es “profundo” en el comportamiento de pago del consumidor, puesto que el 56% de los latinoamericanos dijo que son más conscientes de la suciedad del dinero en efectivo. Mientras que el 84% de los latinoamericanos cree que el pago sin contacto es una forma más higiénica de pagar, redactó la compañía en su portal oficial.

Panamá

En ese sentido, para Panamá, la modalidad se ha vuelto una prioridad en estos meses de crisis por la covid-19.

Por ejemplo, en enero de este año, el Banco Nacional de Panamá habilitó la billetera electrónica nacional (BEN) y la tarjeta Clave transporte, dos medios de pagos electrónicos que reducen el uso de efectivo y promueven la inclusión financiera como parte de su transformación digital.

En Suecia, la desaparición de las monedas y billetes es una realidad.Pixabay

Javier Carrizo Esquivel, actual gerente general de esta entidad bancaria, dijo en aquel entonces que BEN permite a los usuarios utilizar el celular como su monedero virtual. “Pueden realizar depósitos, recargas de dinero, retiros en cajeros automáticos, pagos de servicios, recargas de transporte y celulares; además de recibir dinero dentro de la red de usuarios, para utilizarlo en sus transacciones desde el móvil de forma ágil y segura”, puntualizó Carrizo Esquivel.

Igualmente existen otros bancos privados en el país que utilizan este tipo de tecnología para acelerar las transacciones o evitar el contacto con las personas, y más ahora en tiempos de pandemia.

Pese a que muchos defienden el concepto de sociedad cashless, también están los detractores que ven como principales inconvenientes la falta de privacidad y los peligros de exclusión social derivados de la falta de acceso a los servicios bancarios y a la tecnología, de algunos sectores de la sociedad.

Países vanguardistas

ACTUALIDAD

En la Unión Europea hay un claro ganador en cuanto a la desaparición del dinero en efectivo, y es Suecia. En el país escandinavo el 95% de las compras al por menor se hace ya sin efectivo, y muchas sucursales bancarias no aceptan ni ofrecen billetes y monedas. Igualmente sucede en Noruega y Canadá. Estos tres países, incluido Dinamarca, tienen como meta eliminar el efectivo para 2030, ya que el dinero electrónico es su apuesta desde la última década. Mientras que en Corea del Sur se propusieron poner fin a las monedas de curso legal en este 2020, con iniciativas que pasan incluso por dar el cambio a los usuarios en dinero electrónico. En cambio, en China, se espera que para el año que viene más de un 80% de los usuarios de smartphones lo usen como opción preferida para el pago en comercios. En el caso de España, más de la mitad de las compras se pagan ya con tarjeta. Sin embargo, es una apuesta futurista para países de América, ya que para pensar en esta posibilidad será necesario que los gobiernos y el sistema bancario busquen la manera de erradicar la pobreza y bancarizar a la mayor parte de la población, según publica el portal Dinero.