Temas Especiales

03 de Dec de 2020

Deportes

Cuenta el dinero y hace los goles

PANAMÁ. Pablo Infante se sienta cada día detrás de un escritorio, donde atiende desde hace siete años.

PANAMÁ. Pablo Infante se sienta cada día detrás de un escritorio, donde atiende desde hace siete años.

Si usted lo viera con una camisa de mangas largas, saco y corbata, diría que es un ejecutivo promedio en un banco pequeño, de un pueblo pequeño.

Desde el martes último, eso cambió casi radicalmente. Infante sigue atendiendo su puesto de encargado una sucursal de banco en Quincoces de Yuso, una localidad de la ciudad de Burgos; pero la diferencia ahora está en que se ha convertido en un individuo al que la fama tomó por asalto.

¿QUIÉN ES?

Pablo Infante nació hace 31 años en Burgos; desde pequeño, sus padres buscaron la forma de educarle y hacer de él un hombre de bien.

Lo lograron. Dentro del proceso de crecimiento, el fútbol fue una herramienta importante, pero no la piedra angular del futuro.

Más bien, moldeó algunos aspectos relevantes que le han servido en su tránsito educativo y profesional, mismos que se resumen en tres aspectos básicos: aprender a ser solidario, aprender a trabajar en equipo y aprender a ser amigo.

Los tres puntos derivados de la práctica del fútbol, combinados con los estudios, hicieron de Infante un individuo que sabe que debe trabajar para ganar el sustento diario.

JUGAR POR PASIÓN

Infante ha recibido ofertas para jugar fútbol profesional a un nivel más alto que el de la Segunda División B, donde se ubica su equipo, el Mirandés.

No ha sido por los seis goles que lleva en la Copa del Rey y que lo tienen como el máximo artillero del torneo; sencillamente, hay quienes piensan que triunfaría en un club con muchos más recursos.

Pero Infante, en entrevista que concedió recientemente a medios de prensa españoles, aseguró que su vida ya está hecha y que en ella, el fútbol es una parte importante, pero no es la más importante.

‘Tal vez el momento de jugar al fútbol profesional ya haya pasado para mí’, comentó recientemente.

Se dice que la noche del martes, cuando vencieron 2-1 al Espanyol, debió conducir toda la noche para llegar al día siguiente a abrir el banco, mientras sus compañeros de equipo celebraban éxito.

PUEBLO AGRADECIDO

Miranda de Ebro ha adoptado a Pablo Infante como un hijo pródigo. Es el capitán del equipo Mirandes, líder indiscutible, goleador y gran figura, dentro y fuera de la cancha.

Ayer, al conocer que el Athletic de Bilbao será rival de su equipo en las semifinales de la Copa del Rey, dijo que era precisamente el onceno al que quería enfrentar.

Para él, es un sueño que sigue adelante.

Por ahora, no creo que quiera que alguien lo despierte.