Temas Especiales

25 de May de 2020

Deportes

Una gala con los mejores

ZURICH. La gala de la FIFA no pudo ofrecer mejores cosas al mundo del fútbol.. Mientras la estadounidense Abby Wambach destronaba a la b...

ZURICH. La gala de la FIFA no pudo ofrecer mejores cosas al mundo del fútbol.

Mientras la estadounidense Abby Wambach destronaba a la brasileña Martha como la mejor jugadora del mundo, el argentino Lionel Messi ganaba su cuarto Balón de Oro consecutivo y un pase seguro a la inmortalidad.

Algunos detalles dejaron ver el espíritu de la FIFA, a poco más de un año para la celebración de una nueva Copa del Mundo, poniendo entre los anfitriones de la velada a Ronaldo, una de las caras visibles de los organizadores de la justa en Brasil.

EL SACO DE MESSI

Las redes sociales jugaron un partido aparte.

Lionel Messi escogió un particular smoking negro con pequeñas bolitas blancas, que encendió los más variados, jocosos y hasta burlescos comentarios en Facebook y Twitter.

Nada más calificarlo como un payaso, e incluso, hubo quien comparó su vestimenta con la que usó hace más de 20 años Diego Armando Maradona en una gala internacional.

Las inevitables comparaciones entre Messi y Maradona también colmaron las redes sociales.

Uno de estos comentarios dejó muy definidas las cosas: ‘Diego ganó una Copa del Mundo, pero nunca un premio al Balón de Oro; Messi no ha ganado una Copa del Mundo, pero tiene cuatro Balones de Oro en la vitrina de su casa. ¿Qué trofeo crees que quiere Messi dentro de poco más de un año? ¡Seguro que lo conseguirá!

LOS MOÑONES

Cuando apareció el colombiano Carlos ‘El Pibe’ Valderrama para entregar el premio al mejor gol del año, su espesa y característica melena rubia, todos miraron a su coterráneo, Radamel Falcao, que competía por el galardón.

Segundos después apareció su rostro en la pantalla compartiendo con Rudd Gullit, cuyas largas trenzas desaparecieron hace tiempo.

El holandés usó una peluca y bromeó con Valderrama, quien anunciaría después a Miroslav Stoch como merecedor del premio Puskas.